La única esperanza de la contrarrevolución. Por Fidel Castro Ruz


“La única esperanza de la contrarrevolución para conquistar el poder, como sabe que no tiene el menor chance de conquistarlo con el pueblo, es con la ayuda extranjera; luego, los contrarrevolucionarios son, antes que nada, traidores a su patria, sonsacadores del extranjero, celestinas que hablan al oído del extranjero poderoso, para ver si con todos los recursos implantan aquí de nuevo en el suelo de la patria la contrarrevolución.”

Discurso pronunciado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en el primer desfile y concentración en apoyo a las leyes revolucionarias, en el Palacio Presidencial, el 22 de marzo de 1959

5 pensamientos en “La única esperanza de la contrarrevolución. Por Fidel Castro Ruz

  1. Fidel nos ensesño que la Revolución es un proceso irreversible si no permitimos que se autodestruya desde adentro con nuestras propias desviaciones y contradicciones pues la contrarrevolución, desprovista del más mínimo apoyo del pueblo para alcanzar sus nefastas pretensiones, depende inexorablemente del poder extranjero, dígase imperialismo, para instalarse en nuestro suelo. La contrarrevolución tenía y sigue teniendo como aliados naturales a las oligarquías y burguesías dependientes de nuestro hemisferio.
    La definición de contrarrevolución que nos hace Fidel en este discurso está tan vigente hoy como lo estuvo entonces: “aquí no llamamos contrarrevolucionarios más que a los que lo son de verdad, más que a los que se suman a las campañas de calumnias, a los que se suman a las campañas de calumnias extranjeras, pagadas por los intereses de la oligarquía internacional (APLAUSOS); más que a los que se suman a las campañas de los criminales de guerra, más que a los que cambian muy sospechosamente —como a quien se le paga— de una postura a otra postura, como vulgares mercenarios cambiacasacas (APLAUSOS).
    Fidel también nos alerta sobre las consecuencias que traería el fracaso de la Revolución:
    “Si fracasamos, si nuestros planes no los podemos llevar adelante, los únicos perjudicados van a ser los propios trabajadores (APLAUSOS); como la Revolución si fracasa porque no la ayudan, los únicos perjudicados van a ser los campesinos y los obreros, cuando no los únicos, porque todo el pueblo sufriría las consecuencias del fracaso de la Revolución, los mayores sacrificados serían los campesinos y los obreros.”
    Fidel nos resalta algunos de los vicios heredados del pasado neocolonial y entre ellos destaca la discriminación racial:

    “De todas las formas de discriminación racial, la peor es aquella que limita el acceso del cubano negro a las fuentes de trabajo porque es cierto que ha existido en nuestra patria, en algunos sectores, el bochornoso procedimiento de excluir al negro del trabajo (EXCLAMACIONES Y APLAUSOS).

    Todo el mundo sabe que no soy demagogo, todo el mundo sabe que odio la demagogia, todo el mundo sabe que jamás toco un problema si no lo siento, que jamás toco un problema si no lo hago con absoluta honradez (APLAUSOS). Hay dos tipos de discriminación racial: una, es la discriminación en centros de recreo o en centros culturales, y otra, que es la peor, la primera que tenemos que batir, la discriminación racial en los centros de trabajo (APLAUSOS); porque si una delimita las posibilidades de acceso a determinados círculos, la otra —mil veces más cruel— delimita el acceso a los centros donde puede ganarse la vida, delimita las posibilidades de satisfacer sus necesidades, y así cometemos el crimen de que al sector más pobre le negamos precisamente más que a nadie la posibilidad de trabajar.

    Cometemos el crimen de que mientras la sociedad colonial hacía trabajar al negro como esclavo, y hacía trabajar al negro más que a nadie, y hacía trabajar al negro sin retribución alguna, en esta sociedad actual, a la que algunos han querido llamar “sociedad democrática”, todo lo contrario, se le quiere impedir que trabaje para ganarse la vida. Así, mientras la colonia los mataba de trabajo y los mataba a palos, nosotros queremos matar de hambre a nuestros hermanos negros (APLAUSOS).

    No debiera ser necesario el dictar una ley, no debiera ser necesario dictar una ley para fijar un derecho que se tiene por la simple razón de ser un ser humano y un miembro de la sociedad (APLAUSOS). No debiera ser necesario dictar una ley contra un prejuicio absurdo, lo que hay que dictar es el anatema y la condenación pública contra aquellos hombres llenos de pasados resabios, de pasados prejuicios, que tienen el poco escrúpulo de venir a discriminar a unos cubanos, de venir a maltratar a unos cubanos, por cuestiones de piel más clara o más oscura porque, en definitiva, todos la tenemos más clara o más oscura (APLAUSOS), porque aquí, si no la tenemos un poco morena porque nos viene de español —y a España la colonizaron los moros, y los moros venían de África (RISAS)—, la tenemos más o menos morena porque nos vino directamente de África. Pero nadie se puede considerar de raza pura, y mucho menos de raza superior (APLAUSOS); y, por lo tanto, de la misma manera que para establecer y llevar adelante una campaña en favor del consumo de productos nacionales, sin necesidad de dictarse una ley ni sanciones penales, vamos a ponerle fin a la discriminación racial en los centros de trabajo, haciendo una campaña para que se ponga fin a ese odioso y repugnante sistema con una nueva consigna: oportunidades de trabajo para todos los cubanos, sin discriminación de razas, o de sexo; que cese la discriminación racial en los centros de trabajo, y que blancos y negros nos pongamos todos de acuerdo y nos juntemos todos para poner fin a la odiosa discriminación racial en los centros de trabajo (APLAUSOS). Así iremos forjando, paso a paso, la patria nueva.”

  2. La raquítica y endeble burguesía de la neocolonia, cantera de las filas de la contrarrevolución, sólo bastaría recordar las clases sociales de donde provenían los mercenarios invasores de Playa Girón, fue incapaz de construir un estado burgués con un proyecto económico propio independiente de los designios de Washington. La dependencia del imperialismo norteamericano ha sido una característica intrínseca de esta clase social que desde los años más intensos de la lucha de clases ha utilizado al imperialismo como instrumento para destruir la Revolución. Las raíz de esa dependencia se encuentra en la economía y se remonta a la república neocolonial.
    Las relaciones económicas entre Cuba y los EEUU dependían fundamentalmente del sistema de cuotas azucareras y aranceles preferentes para el azúcar. Durante el periodo de la gran depresión, cuando los países de América Latina elevaban sus aranceles para impulsar la industrialización, Cuba se vió obligada a reducir sus aranceles ante las importaciones de los EEUU, lo cual imposibilitó cualquier intento de desarrollo industrial. Al decir del ya fallecido economista mexicano-cubano, Juan Noyola, Cuba llegó a sacrificar su desarrollo industrial para seguir siendo el abastecedor de azúcar de un mercado que ya ni siquiera le pemitiera utilizar plenamente los recursos productivos dedicados a la actividad azucarera. Este rasgo de la subutilización de los recursos productivos, que se fue acentuando durante todo el período neocolonial, era resultado de nuestro sometimiento/dependencia al mercado y los intereses económicos norteamericanos. “Cuba era en forma creciente desde 1920 hasta 1958 una economía caracterizado por una utilización muy insuficiente de todos los recursos productivos.” Sobre todo el recurso humano. Véase, Juan F. Noyola, La Revolución Cubana y sus Efectos En El Desarrollo Económico.El Trimestre Económico,
    Vol. 28, No. 111(3) (Julio-Septiembre de 1961) p. 408.

    Cierro este comentario con unas citas de un trabajo del Prof. Estévez Rams donde nos expone magistralmente algunas características de la burguesía cubana que le imponían el sello de neocolonia a la república que les entregó el interventor yanqui:

    “Luego de la caída de Machado y las componendas auspiciadas por Welles dentro del revolico de donde emergiera el malnacido de Batista, vino, el único intento tímido de una menguada burguesía nacional industrial de encauzar un proyecto propio de una república burguesa. Fracaso estrepitoso. Aquello termino como sabemos, bonche, corrupción y más dependencia económica y política a los Estados Unidos.

    Aquí no hubo república burguesa porque nuestra muenga burguesía a medias, nunca fue independiente para crear un estado y tener gobierno propio, siempre fue clase frustrada y mediocre obligada a servirle de palanganera a la burguesía norteamericana.”
    Véase, Ernesto Estévez Rams, ¿Es República Burguesa el mejor nombre para la República pre-revolucionaria? en https://postcuba.org/directo-a-la-historia-universal-de-la-infamia/#.XUdFg8hJHIU

  3. En LJC hay un señor por cuyas manos jamás pasó un libro o escrito de Juan Francisco Noyola, pero tuvo la osadía de incluir en su comentario una cita con palabras que le atribuye al economista mexicano para apuntalar la tesis de que Cuba no era una república neocolonial. Estas palabras espúreas, pues jamás fueron emitidas o escritas por Noyola, provienen de un sitio de la web que defiende el neoliberalismo. [El nivel de vida en la Cuba Republicana http://www.neoliberalismo.com/nivel.htm ] Ya nos podremos imaginar los elogios de este panfleto a las bondades de la mal llamada república burguesa que no era otra cosa que una simple neocolonia. A los confundidos o ciegos ante las realidades definitorias de una neocolonia en la república que nos entregaron los interventores yanquis les recomiendo la lectura del libro de Kwame Nkrumah quien acuñó y elaboré el concepto de neocolonialismo. Neocolonialismo : la última etapa del imperialismo.
    “La esencia del neocolonialismo es que el Estado que le está sujeto es, en teoría,independiente y tiene todas las galas externas de la sociedad internacional. En realidad su sistema económico y con ello su política son dirigidos desde fuera
    El neocolonialismo es la peor forma de imperialismo. Para quienes lo practican significa poder sin responsabilidad y para quienes lo sufren explotación sin desagravio.
    El neocolonialismo representa al imperialismo en su etapa final. En lugar del colonialismo como instrumento de imperialismo, existe ahora el neocolonialismo. “

  4. Que bueno compartir esa ideas en momentos en q los nuevos señores feudales , quieren q los pueblos rev dignos no ascedan al disfrute de sus recursos materiales y espirituales de sus patrias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .