Elogio del congelador de precios. Por The New York Times


Comparto la opinión brillantemente expresada por Fernando Martínez Heredia de que The New York Times es una gran empresa del sector de información y formación de opinión pública, antigua e influyente, y se sujeta a normas correspondientes a la idea que tiene de su función y al papel que le toca al servicio del orden vigente en su país y su política exterior imperialista. En todo sistema de dominación desarrollado cada uno tiene su esfera, sus maneras y su función. Que yo sepa, nunca ha mostrado alguna simpatía por la sociedad que tratamos de edificar en Cuba, pero puedo admitir que forma parte del sector educado de nuestros enemigos”
Sin embargo, como en los medios de comunicación cubanos no hay columnistas de economía ni en la televisión cubana hay programas habituales sobre temas económicos, a pesar de los reiterados llamados del Pesidente Miguel Díaz-Canel a “enfrentar con sólidos argumentos desde la Economía Política, la plataforma neocolonial y neoliberal que nos quieren imponer, aferrada a los mitos y fetiches construidos por el neoliberalismo” que permitan encontrar un enfoque mínimamente diferente al que la “diversa y plural” prensa que habla sobre Cuba repite unánimente desde El País y El Nuevo Herald al sistema mediático privado sembrado en la Isla por la política del Presidente estadounidense Barack Obama, traigo este artículo sobre un político y economista triunfador en las recientes elecciones primarias argentinas que, según el Times es recordado muy positivamente por “un plan de congelamiento de precios de un conjunto de alimentos y productos esenciales”.

Sigue leyendo