¿Por qué en Cuba no hay estallidos sociales? Por Iroel Sánchez


Una amiga brasileña que como periodista ha estado unos días en Cuba me comentaba su asombro acerca de cómo todos los cubanos con quien habló saben quién es Bolsonaro, quién es Dilma y quién es Lula, lo que no le sucedía en otros países latinoamericanos que había visitado recientemente.

El excepcional interés con el que los cubanos siguen los acontecimientos internacionales es algo muy particular que suele pasar inadvertido para quienes vivimos en la Isla. Ahora mismo, los estallidos sociales en Haití, Chile, Panamá y Ecuador, el conflicto de poderes en Perú, las interminables represiones y asesinatos de líderes sociales en Honduras y Colombia, la ingobernabilidad heredada que obliga al gobierno de México a liberar a un narcotraficante, la prisión injusta del líder de la izquierda brasileña para impedir su segura victoria electoral y las elecciones en Bolivia y Argentina, las agresiones constantes de Estados Unidos contra Venezuela, o el Ucraniagate en que anda sumido Donald Trump,  pueden ser tema de conversación en cualquier lugar de Cuba, desde una esquina donde se juega dominó a un aula universitaria.

Por supuesto, esas conversaciones no evaden las graves dificultades que atraviesa la economía cubana contra la que cada semana se dan a conocer nuevas sanciones del gobierno estadounidense, ni tampoco cualquiera de las deficiencias en los servicios con los que choca la ciudadanía, en los que el impacto del bloqueo económico se puede mezclar con la desidia burocrática y provocar molestias e insatisfacciones  injustificadas. Sin embargo, esa mezcla de guerra económica con insuficiencias internas no provoca estallidos sociales y cuando el sistema -socialismo de Partido único- se ha sometido a la prueba de las urnas, como en el reciente referendo constitucional, a pesar de la intensa propaganda contra el proceso a la que cada año Estados Unidos destina decenas de millones de dólares y una bien financiada “Cuba Internet Task Force”, los resultados le son aplastatantemente favorables a la dirección revolucionaria que Washington lleva seis décadas tratando de derribar.

La explicación de la maquinaria mediática dominante es que la mezcla de la “intensa represión del régimen” y el “relajo cubano” impiden un estallido. Pero en la historia de Cuba -de la reconcentración de Weyler a la dictadura de Batista, pasando por la de Machado- ningún régimen basado en la represión logró permanecer por tiempo prolongado al frente del país, a pesar de un “relajo” en el que la corrupción era la dinámica de funcionamiento de la política y la economía a todos los niveles.

Por el contrario, si en vez de en febrero, la consulta electoral se efectuara ahora, en medio de un bloqueo recrudecido, el por ciento de aprobación superaría con creces los obtenidos entonces, y eso sería fruto, sin dudas, de la combinación de tres factores coyunturales y dos estructurales.

Coyunturales:

  1. .El recrudecimiento de la agresividad del gobierno estadounidense fortalece el sentimiento patriótico y la unidad nacional.
  2. Eficacia política del gobierno cubano, explicando de modo convincente la relación de las escaceses con el incremento de la agresión y el modo en que la estrategia para enfrentar las sanciones estadounidenses busca aminorar su impacto en la vida cotidiana del pueblo.
  1. Situación internacional con visible fracaso de las políticas neoliberales y descrédito de las fórmulas de la democracia burguesa.

Estructurales:

  1. Cultura política masiva entre los cubanos, asentada durante 60 años por la pedagogía de Fidel Castro, acerca de la naturaleza del imperialismo y del proyecto de justicia social y soberanía nacional de la Revolución.
  2. Vínculo la dirección revolucionaria con el pueblo, renovado por el gobierno de Miguel Díaz Canel, que ha reforzado la percepción de que el gobierno escucha al pueblo y trabaja para él.

Ningún país latinoamericano de los que ahora mismo reprime con disparos y gases la protesta social y/o viola  abiertamente las reglas de la democracia formal que ellos mismos defienden ha sido sometido a la guerra económica, al financiamiento multimillonario para crear una oposición artificial y mucho menos al linchamiento mediático y académico global  permanente hacia sus líderes y su proyecto político y social.

Pero a pesar de todo eso hay reconocer que hay gente insatisfecha en Cuba y muchos de esos insatisfechos se van a Miami. La acumulación de casi seis décadas de privilegios migratorios junto al desarrollo de capacidades educativas y el estado de salud propiciados por el socialismo cubano les hacen muy competitivos con respecto al resto de las comunidades no nativas, pero no los convierten en más libres: Más de un millón de cubanos en Estados Unidos sufren graves limitaciones para relacionarse con sus familias en Cuba gracias a las medidas de Trump, sin embargo no hay noticias de que eso provoque protestas allí. Tampoco leemos en ninguna parte que esa ausencia pública de desacuerdo se atribuya a la corrupción y las prácticas represivas nada democráticas  que la clase dominante en la Isla hasta 1959 parece haber implantado en Miami durante su ya larga permanencia en esa ciudad, sin desdeñar el ejemplo edificante que le ha ofrecido un sistema que hoy pone a competir  en corrupciones a Donald Trump y Joe Biden.

28 pensamientos en “¿Por qué en Cuba no hay estallidos sociales? Por Iroel Sánchez

  1. En mi experiencia personal, no creo que en otras partes del mundo la gente este tan desconectada de lo que pueda suceder globalmente. Lo que pasa es que cada ciudadano puede escoger (o no) sus fuentes de informacion y sacar sus propias conclusiones. Incluso hasta en Cuba, a pesar de las limitaciones que puedan haber. Por supuesto, la prensa de cada pais pues refleja sus problematicas nacionales y algunas globales, dependiendo del impacto mediatico y su relevancia para el pais en si. La nuestra no es excepcion y por supuesto, refleja un punto de vista parcializado, a mi entender. Pero eso no es exclusivo de Cuba.
    Creo que los clasicos del marxismo dijeron bien claro que el hombre antes de hacer arte, politica, religion debia pensar en comer, vestirse, cubrir sus necesidades basicas. Y yo me pregunto si un ciudadano comun que tiene que lidiar con multiples retos domesticos (no voy a mencionar los nuestros, porque creo que los conocemos muy bien) le queda mucho tiempo y energia para pensar seriamente, en pensar o proponer nuevas maneras de hacer politica o manejar la economia, mas alla de lo que nos afecta en nuestras inmediateces (que son muchas y bien conocidaa). Por supuesto, algunos parten para Miami (y muchos otros lugares), hay cubanos que han emigrado al lugar que menos pensaria (y que no tienen Ley de pies secos-pies mojados), y no solo porque esten buscando la libertad que Ud menciona (aunque este concepto es tambien,bastante relativo, pero eso lo dejo para otra ocasion). Los motivos y razones de cada cual pueden ser tantos como se quiera y podria hacerse una lista para nada breve.
    Por una parte, yo diria que hay, en general, un grado de confianza de la gente comun en un conjunto de politicas que el Estado cubano trata de mantener, a pesar de los problemas y creo que mucha gente entiende que a veces no se puede mas simplemente, porque no hay con que. Que puede hacerse mas y adoptar otras medidas y que podriamos estar mejor, tambien. Por otro lado, ese mismo ciudadano comun busca sus estrategias de supervivencia y contrarresta las medidas torpes o las regulaciones arcaicas que tambien provienen de ese mismo Estado. Acabamos de ver el capitulo mas reciente, con la apertura de las tiendas en MLC en una pulseada entre los consumidores (ese mismo pueblo, pero usando otro termino) y el Estado, despues de, con bastante retraso, reaccionaron ante los flujos de MLC volando allende los mares, y en respuesta al 10% de gravamen al USD en nuestras CADECAS y a la politica ” recaudatoria” de precios en nuestras TRD’s. Y eso sin mencionar al MFP y los precios de venta de autos nuevos y usados, de las restricciones aduanales, del pago de “extensiones” cada de 2 annos de nuestro pasaporte, etc, etc. Tambien es cierto que en otros lares la gente comun busca sus estrategias personales para lidiar con politicas absurdas y arcaicas (pareciera que en casi todas partes, los politicos tienen un sorprendente grado de desconexion con el mundo real de la gente comun!), aunque no dejo de reconocer que algunos de nuestras frustaciones y retos son de naturaleza diferente.

  2. Pingback: Pourquoi est-ce qu’il n’y a pas d’explosion sociale à Cuba ? Par Iroel Sánchez | histoireetsociete

  3. Admirable análisis: Obviar el bloqueo, relativizarlo o igualar la falta de oferta freezers, carros y ytelevisores de alyta gama con las protestas por servicios como agua, educaxción y salud en otros lugares es estar ciego.
    Gracias

    Iroel

  4. Cuba es una pequeña piedra muy molesta en los brillantes zapatos apestosos del imperialismo capitalista yankee.

  5. Este artículo, repleto de ficción desconoce las verdaderas aspiraciones y necesidades del pueblo de Cuba, ensalzando un gobierno frustrado y vencido

  6. Hay muchas causas mas que explican porque en Cuba no hay un estallido social(Aunque ya huboo uno: EL MALECONAZO)
    EL MAS IMPORTANTE es el control absoluto de TODOS los medios de comunicacion social, de la informacion en fin de la vida y la sociedad cubanas.
    Les voy a poner un ejemplo:
    Recientemente fui a Cuba y sin preguntar varias personas me decian:
    Oye…” como esta el Trum”…oye el tipo nos tiene hasta la tabla” …no nos deja respirar…nos tiene aogao’..en fin todo era culpa de Trump, como si Trump hubiera estado desde hace 6 decadas como presidente. Es increible la manipulacion que ejerce un gobierno que tiene TODO en sus manos en un pueblo que por demas esta totalmente cansado y adormecido.
    Vamos a poner como una causa esencial de la situacion en Cuba a la politica de Trump.Bueno esta bien … pero nadie habla de la politica del gobierno cubano , de la incompetencia para hacer avanzar el pais, de los desastres economicos que han provocado, de la ineficiencia de las empresas, del descontrol de los recursos, de la economia interna que ata a las fuerzas productivas e impide el desarrollo.
    El pueblo cubano no exige a sus dirigentes sino estos ultimos son los que le exigen al pueblo mas sacrificios. El aparato represivo cubano es lo unico eficiente en Cuba.
    En Chile(por ejemplo) la cosa es muy diferente. El presidente tiene que pedir perdon al pueblo cuando algo se hizo o esta mal .El pueblo exige y ejerce sus derechos a protestar ante su gobierno. Las leyes, la estructura social, el pensamiento civico hace que esto funcione. En Cuba por desgracia nada de esto es posible aun.

  7. En mi opinión este artículo al que ensalza es al extraordinario pueblo cubano, con un gobierno que hace por estar su altura.

  8. Cuando el único estallido social que ha existido en Cuba, en 1994 alentado por el bloqueo y el estímulo de EU a la emigración ilegal, a diferencia de lo que hacen los líderes “democráticos” que mandan el ejército y l policía a reprimir, Fidel Castro fue en persona a hablar con quienes protestaban y se acabó la protesta.
    Hoy con internet es imposible el control absoluto de los medios de comunicación social, que en Chile y casi todos los países los tiene la oligarquía y Trump y sua antecesores han dedicado miles de millones a financiar una prensa “opositora” en Cuba. Trump no lleva seis décadas pero ese financiamiento y el bloqueo económico contra Cuba sí y no ha podido doblegar a Cuba precisamente por lo que explica brillantemente Iroel.
    Piñera no hizo “algo mal”, como ha dicho el pueblo chileno, sion 30 año de neoliberalismo.
    Hay que ser cínico o imbécil para creer en la demagogia piñeriana.

  9. Me parece un magnifico análisis, quien desconozca los efectos negativos del brutal bloqueo de una de las potencias mas grande del mundo contra Cuba es un ignorante y comparar las reacciones del gobierno cubano ante manifestaciones por insatisfacciones o alentadas por el propio imperio que nos bloquea, con lo que esta pasando en Chile es algo absurdo y superficial

  10. Pingback: ¿Por qué en Cuba no hay estallidos sociales? Por Iroel Sánchez

  11. Muy bueno pero que muy bueno excelentes comentarios también.

    Esto me pone a pensar sobre algunas cosas que pasan en las redes sociales y en la blogosfera de los que dicen ser revolucionarios de verdad.

    Tomo como ejemplo a LJC, que por cierto últimamente esta muy callada sobre las sanciones y medidas contra el pueblo de Cuba. Aqui va:

    Harold dice el 17 de Octubre: https://jovencuba.com/2019/10/17/los-regalos-del-pueblo/#comment-304099

    “Mi contacto con la cultura anglosajona hasta ahora es (salvando distancias) en la misma ciudad del Apóstol de Cuba y por un tiempo mucho menor, así que eso no me preocupa demasiado. Cuando se aprecie más en Cuba el concurso de mis modestos esfuerzos, regresaré.
    H”

    Hoy publica en Twitter con doble intención: https://twitter.com/HaroldCardenasL/status/1189375295700254725

    “El presidente @DiazCanelB es todo abrazo y sonrisas con Vladimir Putin y expresa a @MedvedevRussiaE una “enorme satisfacción” por la visita que hiciera a la isla. @realDonaldTrump ha hecho un excelente trabajo acercando a #Cuba y #Rusia. Hurra!”

    Nuestro pionero capitalista esta muy bien posicionado en las entrañas del monstruo cuando almuerza cerca del New York Times y usa Twitter para criticar al gobierno cubano constantemente.

    Saludos a todos. Gracias
    Jorge

  12. Yo he sido testigo en primera persona del alcance extra territorial del bloqueo, asi que no lo obvio, aunque no lo mencione. No voy a elaborar en aras de brevedad. Solo que es algo, que esta fuera de nuestro control. Por lo menos, en un futuro cercano.
    Donde si tenemos control y mayor influencia es en aspectos de nuestras politicas domesticas en todos los campos. Es ahi donde podemos hacer caer muros y barreras a los cuales me referia en mi comentario anterior. Es ahi donde nos toca ser creativos, agiles, audaces, flexibles. No digo que el actual gobierno no este yendo en esa direccion. Pero en mi modesta opinion, se necesita mas. No son tiempos de muchas pausas…

  13. Imperialismo? ..Capitalismo? y que cosa son Putin y su gobierno . Son comunistas…son socialistas? Por favor si no hay pais mas imperialista que el ruso.
    Lo triste es que son un pais de tercer mundo capitalista, imperialista pero con armas nucleares.

  14. Hay algunos por acá más dogmáticos que Stalin. En su afán anticubano y bloqueador no quieren que Cuba se relacione con nadie capitalista Jajaja.

  15. ¿Por qué en Cuba no hay estallido social?
    No hay mayor estallido social que una diáspora de más de 3 millones de cubanos en todo el mundo. Cada cubano que nace, en algún momento de su vida empieza a idear algún plan de escape, da igual el destino, por aire, mar o tierra, el objetivo es llegar a esos lugares que nos han enseñado a odiar desde nuestros primeros años de vida.
    Los mismos cubanos que sostienen al pueblo que dice el autor sostiene a la Revolución.

  16. Bueno hay siete millones de puertorriqueños y cuatro de ellos viven en la yuma, y en la Isla hay estallidos sociales. La emigración no es argumento.

  17. Todos los que apuestan por un cambio en Cuba no tienen nada mejor que ofrecer a este pueblo, como alternativa al socialismo, hablan de libertad de expresión, igualdad de derechos, democracia; tal parece que nunca se han leido la constitución nuestra para que vean cuantos derechos adquiere un cubano al nacer. Somos un pueblo instruido y con tantas estupideces no van a engañar a nadie.

  18. Pingback: ¿Por qué en Cuba no hay estallidos sociales? | La Covacha Roja

  19. “Más se perdió en Cuba” solia escuchar de niña en mi país natal.
    Vivi 17 años en EEUU por caprichos del destino y zarpe en un velero con mi familia en noviembre del 2017 asqueada de un neoliberalismo salvaje, una democracia hipócrita y un dirigente obsceno y despota al que la mitad de los ciudadanos veían como el elegido por esa deidad del “God bless America”.
    Tras mas de un año a flote mi sueño se hizo realidad. Visitamos Cuba en febrero del 2019. Por fin experimentaría con mis cinco sentidos ese país y esa gente maravillosa dinde desde hace 65 años están haciendo las cosas de forma diferente. La educación y la sanidad son gratuitas para todos los ciudadanos y es un país caribeño tropical donde se puede cultivar comida todo el año. ¿Que mas se podia pedir? ¿No era esa la receta del paraíso?
    Sin embargo mi decepción fue tal que estuve en estado de shock mas de dos meses sin poder decidir si lo que había experimentado había sido real o una mala pesadilla.
    Lo mas impactante quizás fue la omnipresente propaganda. La revolución como continuidad (una revolución es un levantamiento, una protesta puntual tras la cual se cambia la forma de política y hacer de un país como en la revolución de los. Claveles en Portugal).
    Los cubanos solo saben de otros paises lo que los medios cubanos les cuentan.
    Todas las noticias en los noticieros son: si buenas, afines al regimen comunista cubano; si malas de algún país traidor neoliberal.
    La comida escasea para el cubano aunque los hoteles y restaurantes para turistas funcionan perfectamente y o falta de nada. Los campos están vacíos sin cultivos, las vacas y las langostas pertenecen al gobierno y los cubanos no pueden comerlos. Cuando llegamos llevaban tres meses sin huevos en toda la isla y a pesar de que las gallinas corretean libres por doquier a nadie parece ocurrírsele ponerlas en un corral porque todo pertenece al gobierno.
    Las tiendas del gobierno donde se compra con cartilla y pesos están vacías. La calidad de las frutas y verduras a las que tienen acceso la gran mayoría de los cubanos deja mucho que desear y casi parece que hayan salido de un vertedero que de una huerta nacional.
    La Habana vieja esta en tal estado de decadencia que no podia dar crédito a mis ojos. (Solo las cuatro calles para turistas irónicamente renovadas con fondos extranjeros muestran lo que fue en sus años de gloria).
    Tuve la oportunidad de hablar con varios cubanos. Todos están asqueados de su propia suerte. No se recelan porque tienen miedo, porque el aue habla desaparece de la noche a la mañana sin dejar rastro. Las divisas entran en Cuba, el turista paga en CUCs a precios europeos, pero todo se queda en las elites del gobierno. Las ayudas humanitarias de alimentos entran en Cuba pero se quedan en las manos de los militares que las revenden en CUCs en tiendas repartidas por las ciudades mas grandes.
    Las infraestructuras están en un estado gravísimo y he contemplado las calles inundadas en Cienfuegos porque todas las tuberías gotean.
    He visto coches SUV aparcados enfrente de la sede de la television en La Habana mientras que los que se consideran mas afortunados pagan unas cifras prohibitivas por unos vehículos que apenas si van a 30Km/hora.
    He visto gente sin esperanza y jóvenes sin mas ambición que salir de Cuba en cuanto se les presente la oportunidad.
    He visto músicos sin pasión que solo ansían venderte por 10 CUCs Cd de pésima calidad.
    He sido víctima de timos de la estampita y nunca me había sentido tan turista como en Cuba, en la forma: eres turista por tanto tienes dinero por tanto tienes que dármelo porque soy mas pobre que tu. Las mujeres te paran por la calle para pedirte ropa y los niños te piden dinero.
    Pero cuando se sienten seguros los cubanos hablan y no son flores lo que le tiran al gobierno!!
    Como me dijo un valiente: no es solo el embargo de EEUU. Es un embargo interno!

  20. Gracias, Eugine, por compartir su exeriencia que al parecer es fruto de llegar creyendo Cuba es el paraíso que no es y el hecho de contastarlo le ha producido su conversión en el infierno que tampoco es, reprodiciendo todos los estereotipos de la peor propaganda estadounidense. Lo lamento mucho pero su testimonio sobre la velocidad de los vehículos en La Habana lo dice todo sobre la profundidad de su análisis.
    Un saludo.

  21. Pingback: ¿Por qué en Cuba no hay estallidos sociales? | ZonaFranK

  22. Pingback: ¿Por qué en Cuba no hay estallidos sociales? – Latinoamerica

  23. Totalmente de acuerdo, solo agregaría que la historia de rebeldía de este pueblo, que casi pasa en los “genes” de tantas generaciones, permite que “olfateemos” las segundas intenciones de las manipulaciones mediáticas o tangibles, de las situaciones que vivimos. Un ejemplo de ello fueron las actitudes del pueblo frente a lal supuesta política de “acercamiento ” del ex-presidente Barack Obama.

  24. Y luego de leer los comentarios a este artículo, siento pena por aquellos que juzgan la realidad de un país y su gente por lo que intercambia con los primeros que se tropieza en su camino, una vez más se minimizan o quedan inexistentes los millones de cubanos y cubanas (pues no quiero extenderme hablando de otro país) que sí creemos en la Revolución, esa que para hacerla día a día supone buscarse problemas con los que ponen en primer lugar sus intereses personales, sus ilusiones consumistas y frustraciones de “malos ricos” o “malos pobres”, como lo quieran ver, los mismos que se corrompen y pretenden corromper a los demás, cambiando trabajo y sacrificio, por desidia y engaños. Si estos comentarios fuesen de un artículo sobre la visión de un periodista de un medio hegemónico de EE.UU o Chile, solo por poner un ejemplo, igual pudiera haber referencia a una parte de la población que está satisfecha con los poderes de turno, desconociendo la mayoría ” silenciosa” que busca alternativas para sobrevivir en medio de políticas de gobierno que lo invisibilizan y “aplastan”. También estoy segura negaría o desconociera el criterio de esa buena parte de la población que está insatisfecha con el orden de las cosas vividas en su cotidianidad. Sólo que ahora, esos miles, que bien pudiera decirse millones, han decidido protestar contra un “orden” de cosas vividas que ya no quieren soportar más, porque no es posible una vida digna en medio de tanto engaño, de tantas trampas. Su esfuerzo diario y sus sacrificios le pueden permitir unas satisfacciones temporarias, no permanentes, no de esencias, no de principios, esos que sí se transmiten y legan a sus hijos, esos que no pasan como la pobreza material, porque la educación, la salud y la seguridad ciudadana son garantías de riqueza de espíritu y de moral. Claro que en Cuba, como en cualquier lugar del mundo, hay personas con escala de valores mínimas, que denigran de quiénes lo guían, alimentan (porque casi seguro son los que menos trabajan y piensan en los demás, los que tanta frustración sienten), cuidan y defienden, pero por favor, no humillen y desconozcan a los millones de cubanos y cubanas que conscientes de nuestras insuficiencias, de los enormes retos que debemos vencer de la propia esencia humana, y del duro bloqueo yanqui de 60 años, no dejamos de pensar y hacer todos los días un poco más por un mejor país. En Cuba no hay estallidos sociales, porque la mayoría seguimos creyendo que la Revolución somos nosotros mismos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.