“TeleSUR es el derecho de los pueblos a decir sus verdades”


En su más reciente edición el semanario cultural venezolano Todos adentro publica esta entevista que me hiciera su director Iván Padilla Bravo.

Iván Padilla Bravo: En la red digital Twitter hay un usuario que se identifica como @jguaido y, en los últimos días, ha anunciado un «rescate» de Tele Sur y ha «designado» una supuesta «nueva directiva» de la institución comunicacional creada en 2005 por iniciativa de los comandantes Fidel Castro y Hugo Chávez. ¿Conoce usted al usuario tuíter @jguaido? ¿Significa algo para usted? ¿Tendrá algún tipo de autoridad y poder para ejecutar su aludido «rescate»? Por favor, ofrézcanos una reflexión en torno a los hechos públicos referidos y las interrogantes que le planteamos.

Iroel Sánchez: A juzgar por el contenido de sus tuits esta persona apela constantemente a gobiernos de derecha en América y Europa, a organizaciones como la OEA y el Parlamento Europeo, mucho más que a instancias de su propio país, Venezuela. Igualmente, desde esa cuenta se han difundido informaciones que no se han correspondido con la realidad. Solo cito a modo de ejemplo su anuncio de entrada de “ayuda humanitaria” por la frontera de Brasil hacia Venezuela, y su llamado a una sublevación desde una base militar en Caracas, ambos inmediatamente desmentidos por los hechos.

Tomando en cuenta tales antecedentes, su expresión sobre TeleSUR en el sentido de “coordinar con los aliados de la región para iniciar el proceso de sustitución efectiva de la señal actual por un nuevo contenido plural y democrático que pueda ser transmitido y sintonizado progresivamente dentro y fuera de Venezuela” pareciera más de lo mismo: Solicitar acciones desde el exterior para buscar resultados dentro de Venezuela, y la expresión de deseos para que otros se lo conviertan en realidades que él no tiene por sí mismo capacidad para concretar.

No hay evidencia, durante ya más de un año, que demuestre que esta persona puede ejecutar acciones efectivas al interior del territorio venezolano ni de que sus convocatorias y palabras se conviertan en realidades más allá del apoyo que le dan gobiernos afines a los Estados Unidos y el propio Washington.

TeleSUR es un sólido e influyente espacio comunicacional que ha demostrado su vitalidad y efectividad en las más adversas circunstancias. Si no fuera así no habrían existido, mucho antes que las de este señor, expresiones del gobierno de Estados Unidos en contra de su existencia.

La suerte de TeleSUR no depende de lo que un mentiroso patológico pueda decir en internet, sino que está asociada al destino de las revoluciones bolivariana y cubana que han demostrado una enorme capacidad de resistencia frente a los planes de Washington para derrocarlas, el mismo Washington que fabricó y convirtió en máscara de sus intenciones contra Venezuela al inflador usuario de la cuenta @jguaido.

IP: Cuba conoció de una experiencia, con ciertas similitudes con el caso que planteamos, que se identificó inicialmente como el fenómeno Radio Martí. Remontándonos a aquel ejemplo de guerra mediática contra la Revolución Cubana, ¿Usted cree que estemos ante un caso similar contra la Revolución Bolivariana?

IS: No exactamente, Radio y Televisión Martí, surgidos en 1985 y 1990 respectivamente, han sido proyectos multimillonarios del gobierno estadounidense que fracasaron en intentar utilizar ilegalmente el espacio radioeléctrico cubano para emisiones de propaganda política contra Cuba. A pesar de no escucharse ni verse en la Isla por la interferencia exitosa de las autoridades cubanas en defensa de su soberanía, Washington ha mantenido anualmente una asignación de 30 millones de dólares que se han convertido en fuente para sucesivos escándalos de corrupción e ineptitud. En el nuevo escenario creado por internet, estos fondos se han sumado a la telaraña de medios que financia el gobierno norteamericano para la propaganda anticubana en el ciberespacio.

En el caso de lo que se ha anunciado contra TeleSUR, pareciera más el intento de apropiarse una prestigiosa marca que ya existe para convertirla en un vehículo más de la estrategia de los Estados Unidos en la región. A quienes tanto hablan de pluralismo y libertad de expresión no les basta con tener a su favor el discurso unánime de la prensa privada en todo el planeta, vehículo al que también dedican –como se ha revelado- onerosos fondos para la propaganda contra Cuba y Venezuela, sino que pretenden apropiarse de cualquier espacio comunicacional al margen de sus designios y sumarlo a su casi absoluta maquinaria de opinión única.

Hay quienes pretenden ignorar o banalizar estos hechos y no parecen existir estrategias de contraofensiva de parte de las víctimas directas o indirectas de la batalla contra Tele Sur. ¿Qué considera usted que se debe hacer desde la Revolución Bolivariana? ¿Debemos planificar un contraataque? ¿Está en peligro la soberanía informativa de Venezuela? Coméntenos.

IS: Es evidente que la Revolución bolivariana ha sido eficaz en su estrategia comunicacional, sino no habría sobrevivido a tantos y tantos planes de agresión de todo tipo, organizados y financiados por la mayor potencia de la historia. Más que sugerencias, creo hay que aprender de lo que han hecho en términos de comunicación. Hasta ahora, lo de TeleSUR no ha pasado de ser una amenaza, pero confío en que la unión cívico militar bolivariana encontrará la vía para asestar también en esta ocasión un contragolpe efectivo en caso de que se pretenda hacerla realidad, como continuadores de esos maestros del contragolpe que fueron Chávez y Fidel.

IP: ¿Le parece que el usuario tuíter @jguaido actúa en solitario? ¿Realmente contará con un «Ejército realista» y poderoso como el Parlamento europeo, que parece defender la tal medida de «rescate» de Tele Sur?

IS: Como dije antes, basta ver sus tuits, para percatarse de que si no existiera ese apoyo exterior, del Parlamento Europeo y más allá, no sólo no tendría “ideas” que proponer, sino que prácticamente se quedaría sin temas sobre los que tuitear.

IP¿Qué sugiere usted hacer desde las fuerzas del pensamiento crítico y contrahegemónico que acompañan a los pueblos en sus caminos de liberación?

IS: Defender TeleSUR es defender el derecho de los pueblos a decir sus verdades. Toda persona que sea consciente de la enorme asimetría existente en la comunicación a nivel global, de cómo han secuestrado a las mayorías la libertad de expresión y cómo la mentira se ha vuelto la norma contra aquellos que intentan transformar esa situación, debe hacer causa común porque TeleSUR siga siendo lo que ha sido: la voz de los sin voz.

IP¿Cree que Tele Sur puede convertirse en un bastión perdido, arrebatado por los amos del mundo y el imperialismo yanqui-sionista? ¿Qué hacer?

IS: No lo creo. Mientras exista Revolución en Cuba y Venezuela existirá TeleSUR pero habrá que luchar sin descanso por el derecho a existir de esos procesos frente a la recrudecida agresividad imperialista. La pretensión de convertir a TeleSUR en un instrumento más de esa agresión es una confirmación de lo que han logrado juntas Venezuela y Cuba para Latinoamérica y el mundo, sólo la solidaridad más firme en  la denuncia de esta pretensión imperialista puede estar a la altura de esa hazaña.

 

 

 

Un pensamiento en ““TeleSUR es el derecho de los pueblos a decir sus verdades”

  1. El títere diabólico del imperialismo yanqui tiene poderosas razones para odiar profundamente a TeleSUR. Gracias a este medio alternativo, la opinión pública que cuenta con el privilegio de captar su señal ha sido testigo de lo ocurrido en la Asamblea Legislativa de Venezuela, cuya mayoría opositora decidió destituirlo como presidente, lo que no impidió que, cuestionado su espurio liderazgo incluso por su gente, volviera a autoproclamarse a espaldas también del órgano legislativo.

    Pero mientras la tiranía mediática mantenga el control del relato y los gobernantes más poderosos le sigan apoyando, poco importa si el títere no es más que un terrorista de extrema derecha al que la diplomacia goebbelsiana le ha reservado un papel estelar en la telenovela de falsimedia al margen de la voluntad del pueblo venezolano y sus legítimos representantes. El espectáculo que este siniestro personaje y los gobernantes europeos están dando al mundo y a la democracia aceptando su presencia como legítimo representante de Venezuela, con la tapa al pomo de su destitución como presidente de la asamblea venezolana, mientras se niega la entrada a naciones como España de dirigentes venezolanos como reconocidos por la ONU, como Delcy Rodriguez, deja muy tocadas a la diplomacia e instituciones de la UE.

    El problema es que sólo privilegiados que pueden informarse por medios como TeleSUR conocen la verdad de lo que representan Guaido y los gobiernos que le apoyan en el mundo, contrapunto de la democracia y los derechos humanos. El neoliberalismo sólo podía eclosionar en dictaduras militares como la chilena o la argentina y fue necesario crear una tiranía mediática a nivel mundial para que el modelo sin alternativa que requiere se pudiera exportar a sociedades pluripartidistas y de sufragio universal. En este escenario no tienen cabida medios alternativos como TeleSUR. Qué pueblo podría permitir el saqueo de derechos y libertades, que es lo que significa el neoliberalismo, en presencia de medios dispuestos a contar la verdad y partidos dispuestos a anteponer los derechos de las mayorías a los privilegios de una minoría?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .