“Tiempo de definiciones”. Por Javier Gómez Sánchez


Había una época en que las cosas eran tan sencillas, que irse o quedarse en Cuba podía ser tomado como una decisión política. Que fuera a Miami, o terminar ahí, en vez de otra ciudad en otro país, también era algo que en las mentes parecía marcar algún nivel en la cuestión. Sigue leyendo