“La cortina de humo” llamada Venezuela en la estrategia electoral de Trump. Por Iroel Sánchez


En 1997 fue llevada al cine por el director Barry Levinson, con el título Wag the dog y Dustin Hoffman y Robert de Niro en los protagónicos, la novela American Hero, de Larry Beinhart.

Un Presidente aspira a reelegirse y se inventa una guerra para desviar la atención de un escándalo sexual. Si la inspiración de Beinhart y Levinson era el republicano George H.W. Bush y su Guerra del Golfo, en enero de 1998 fue Bill Clinton el que bombardeó con misiles a Sudán y Afganistán cuando estalló su affaire con la becaria Monica Lewinsky justo el día en que llegaba a La Habana el Papa Juan Pablo II y las principales televisoras estadounidenses tenían a sus conductores estrella en Cuba para cubrir la visita, pero inmediatamente dieron la espalda y regresaron a su país tras la inesperada noticia.

La cortina de humo fue el nombre con que se presentó en español la película que se acerca a una técnica empleada no pocas veces en la política occidental y que ahora mismo pareciera estar detrás de la oportuna acusación de narcotráfico contra varios líderes venezolanos y el despliegue de buques de guerra en el Caribe que la ha sucedido, mientras llueven los cuestionamientos al modo en que el Presidente Donald Trump está manejando la pandemia por el Coronavirus para poner a su país al frente de las cifras globales de infectados y fallecidos y crecen las demandas de suspender los bloqueos económicos que  ha reforzado contra Venezuela, Cuba e Irán, afectando gravemente sus capacidades para acceder a medicamentos y alimentos, en estas circunstancias extraordinarias

Sobre este asunto, el Presidente venezolano Nicolás Maduro, a cuya cabeza se le ha puesto por la Casa Blanca el precio de quince millones de dólares, ha enviado una carta abierta a los gobiernos de todo el mundo en que ilustra cómo el gobierno de Estados Unidos, en complicidad con el de Colombia,  ha construido toda una dramaturgia para encubrir su participación directa en el más reciente de una ya extensa sucesión de intentos de derrocamiento armado del ocupante del Palacio de Miraflores.

Lo que cuenta la misiva de Maduro parece extraído de un guión cinematográfico, pero nuevamente la realidad deja pequeña a la ficción:

“el 25 de marzo, la República Bolivariana de Venezuela denunció ante la opinión pública nacional e internacional, el desarrollo en territorio colombiano de una operación que tenía como fin atentar contra la vida del Presidente de la República, sus familiares y altos funcionarios del Estado; así como atacar objetivos civiles y militares en nuestro país; sindicando como jefe militar de dicha operación al señor Clíver Alcalá, general retirado de la fuerza armada venezolana.

“Dicha denuncia fue realizada con toda responsabilidad, después de que el día 24 de marzo se diera a conocer una operación de control en la carretera al norte de Colombia, cercana a la frontera con Venezuela, en la que la policía de dicho país capturó un lote de armas de guerra en un vehículo civil.

“Las investigaciones revelaron que se trataba de un sofisticado arsenal cuyo destinatario era un grupo de exmilitares y paramilitares venezolanos y colombianos, que se entrenan en campamentos ubicados en territorio de Colombia.

“El día 26 de marzo, el señalado, Clíver Alcalá, ofreció una declaración ante un medio de comunicación colombiano –desde su residencia en la ciudad de Barranquilla, Colombia– en la que confirmaba su participación en los hechos denunciados, confesando ser el líder militar de la operación y revelando que las armas fueron adquiridas por orden del señor Juan Guaidó, diputado nacional, quien se hace llamar Presidente interino de Venezuela y funge como operador de Washington en el país. Asimismo, confirmó que el armamento tenía como objetivo realizar una operación militar para asesinar a altas personalidades del Estado y el Gobierno venezolano y producir un Golpe de Estado en Venezuela.

“El señor Alcalá aclaró que las armas fueron adquiridas mediante un contrato firmado por su persona, el señor Juan Guaidó, asesores estadounidenses y el señor Juan José Rendón, asesor político del Presidente Iván Duque, y realizado con conocimiento de autoridades del gobierno colombiano.

“Ante esta confesión, la insólita respuesta del gobierno estadunidense ha sido la publicación de las acusaciones mencionadas al comienzo de esta carta, con la extravagante inclusión del nombre del señor Alcalá, como si fuera parte de las autoridades de Venezuela y no un mercenario contratado por Estados Unidos para llevar a cabo una operación terrorista en contra del gobierno venezolano.

“Como demostración de esta afirmación, no necesito más prueba que mencionar la supuesta captura del señor Alcalá por parte de las fuerzas de seguridad colombianas y su inmediata entrega a las autoridades de la DEA estadounidense, en un curioso acto en el cual el reo, sin esposas, se despedía estrechando las manos de sus captores, justo al pie de la escalerilla del avión que lo llevaría en vuelo especial VIP hacia Estados Unidos, lo que demuestra que en realidad todo ese montaje se trata del rescate de alguien a quien consideran un agente estadounidense.”

Esta sería una historia ideal para el periodismo de investigación si el muro mediático que repite el discurso oficial de la Casa Blanca contra quienes esta considera enemigos no impidiera que algo tan escandoloso se abriera paso entre los contenidos de una prensa que se autoproclama libre. Solo escucharemos repetir a coro las acusaciones contra Maduro y la densa cortina de humo alimentada por Washington favorecerá que el asesino de su propio pueblo en que se convierte cada vez más Donald Trump con su ineptitud para gestionar la pandemia gobierne los Estados Unidos por cuatro años más.

La prensa que todos los días se ceba con la contradictoria y a todas luces fracasada estrategia trumpista frente al Coronavirus hace así sinergia con el uso que su bestia negra hace de la mentira para permanecer en la Casa Blanca durante un nuevo período.

Sabiéndose cercado por Washington y los medios de comunicación corporativos, Nicolás Maduro acude a la solidaridad no siempre esperable de los gobiernos. Estos, salvo excepciones, más comprometidos con la conveniencia que con la verdad  tendrían que sopesar si un Donald Trump reeelecto favorece los intereses de sus países, o si por el contrario los hundirá aun más en un mundo cada vez más caotizado donde las más increíbles historias del cine y la literatura se están tornando realidad.

(Al Mayadeen)

 

6 pensamientos en ““La cortina de humo” llamada Venezuela en la estrategia electoral de Trump. Por Iroel Sánchez

  1. “Unnuevo Poncio Pilatos…

     

    ( 1 ) Cuando el mundose estremece

    por laangustia y el dolor,

    el que no sabe deamor

    engañando seenriquece.

    “Eloportunismo crece,

    ese essu estilo, su sello”.

    De justicia habrá undestello

    (contraaquellos insensatos)

    “Unnuevo Poncio Pilatos

    vendráa lavarles el cuello”.

     

    José Pérez Hernández

    ElCernícalo del Parnaso

    Las Tunas/Cuba.

     

    …vendráa lavarles el cuello!

     

    ( 2 ) Aunque pierdanel resuello

    (delincuentesinsensatos)

    “Unnuevo Poncio Pilatos

    vendráa lavarles el cuello”.

    Vuelaun mágico destello

    sobrecada sinagoga.

    ¡Losque invadieron con droga

    (a losEstados Unidos)

    tiemblany, alverse perdidos,

    secolgarán de una soga!

     

    Ramón Espino Valdés

    ElLeoncito de Las Tunas

    Cuba/México.

    06/04/2020.

  2. Pingback: “La cortina de humo” llamada #Venezuela en la estrategia electoral de Trump. | argencuba

  3. La cortina del humo del enemigo exterior es una constante en USA cuando los problemas internos tienen con la soga al cuello al inquilino de la Casa Blanca. Analistas de la brillantez de Gore Vidal y Norman Mailer lo dejaron claro hace ya mucho tiempo como para que este viejo truco siga dando sus frutos. Tratándose de Venezuela hay además razones poderosas para desviar la atención de la ponzoñosa realidad que está provocando el Jake mate de la COVID-19. No sólo cuenta con las mayores reservas de hidrocarburos sino la firme actitud de colocar a América Latina en la vanguardia emancipadora del siglo XXI frente a la vieja y renovada doctrina monroista decimonónica del patio trasero.

    Cuando la mayor parte del continente hierve de ira e indignación contra el imperialismo yanqui y sus políticas neoliberales, con el socialismo bolivariano y sus medios alternativos ( especialmente TeleSUR, ) como abanderados del proceso integrador y emancipatorio de la patria grande, las criminales y apátridas oligarquías ya no encuentran otra forma de sofocar la rebelión que recurrir una vez más a la vieja doctrina de la escuela de las Américas hasta restablecer el “orden”, ya sea por la vía de las dictaduras represivas ya de la alternancia de partidos oligárquicos, donde partidos como el Polo Patriótico y medios alternativos como TeleSUR no tendrían cabida, al igual que en el resto de América Latina.

    La orden ejecutiva que acusa a Venezuela de narcotráfico y decreta la captura de los líderes bolivarianos no sólo es el típico pretexto yanqui, carente de fundamento y muchas veces provocado en forma de autogolpe (como el Maine o el golfo de Tonkin), sino que pasa por encima del vigente orden mundial, donde no tienen cabida las medidas ejecutivas unilaterales. Su relevancia jurídica en derecho internacional es similar a la orden ejecutiva que dictara un discípulo de Al Capone ( cualquiera de los grandes empresarios yanquis en economía neoliberal) contra las autoridades bolivarianas por cualquier discrepancia y que pretendiera secuestrarlas y aplicarles algún castigo. Qué diría falsimedia si empresarios como Bezos contrataran los servicios del Pentágono o de un ejército privado para un ajuste de cuentas contra cualquier gobierno por decretar normas contrarias a los intereses de su empresa, utilizando para ello cualquier infundado pretexto?

    Si al pirómano de Trump le preocupara la justicia universal, empezaría por suscribir el tratado de la CPI, ante la que compareceria por multitud de causas de genocidio ( como sus predecesores), pero no en calidad de acusación sino de imputado, y Venezuela tendría sobradas razones para que su causa abierta prosperara con sólo que el sátrapa del despacho oval estampara su firma, tantas veces utilizada para privar de derechos y dictar sentencias de muerte contra otros pueblos. Pero, del mismo modo que se pasa por el forro los acuerdos de la OMC, decretando los aranceles que el derecho internacional vigente no contempla, confunde la comunidad internacional con el viejo oeste, donde el que desenfunda más rápido y usa armas más mortíferas hace al mismo tiempo de legislador, cherif y verdugo.

    Si a Trump le preocupara el establecimiento o restablecimiento de la democracia en lo que considera su patio trasero, empezaría por condenar el golpe de estado en Bolivia y en Honduras, la tradición al pueblo soberano de Lenin Moreno, y, en el caso del narcoestado colombiano, mataría dos pájaros de un tiro, ya que produce el 90% de la cocaína (que nunca falta en el mercado yanqui). Y qué decir del mercado del opio, que también tiene como principal cártel de consumo al mercado yanqui y que utiliza a menudo las aeronaves y barcos militares yanquis para su transporte? No es casualidad que la heroína se haya convertido allí estos años en un grave problema de salud pública con la ayuda de la lucrativa industria farmacológica.

    Si a Venezuela le conviniera una actitud provocativa hace ya mucho tiempo que personajes como Guaido y Leopoldo López estarían cumpliendo condena por delitos de gravedad extrema. Provocar a los genocidas con insaciable deseos de conquista y asimétrica capacidad destructiva es la mayor de las locuras, de ahí que los terroristas guarimberos sigan en libertad. Pero como mentir contra Venezuela sale gratis gracias a falsimedia, acusan a los dirigentes bolivarianos de inundar el mercado saturado de cocaina yanqui con la misma ligereza que los acusan del tráfico de armas, precisamente desde la Meca de ambos mercados, donde producción y consumo se confunden. No descartemos que cualquier día les acusen también del robo de las reservas de oro de Libia y del robo del petróleo libio, sirio e iraquí.

  4. Magnifico Sin-permiso, me motiva tu comentario. Así que ,
    al régimen USA del ahora escaldado de Trump le patina el mismo amarillismo que con el Maine, aunque salvando el tiempo y la distancia. Cuando alguien resignado a tener que vomitar más tarde, escucha los aberrantes discursos, entre comillas, del energúmeno este, si acaso no vomitara por alguna caprichosa razón, cuando mira la pose hitleriana al terminar eso de, “todas las opciones siguen y siguen y siguen y vuelven a seguir encima de la mesa, cierro comillas, pues como digo, si no hubiéramos vomitado todavía, yo al menos me meteré los dedos para provocar la vomitada y antes que todo esto, sin olvidar activar el antivirus, ya que todo lo que viene de Gringolandia es bacteriológico.

    El guión hace tiempo se conoce; cuando el golpe continuado desde que el comandante Chávez comenzó a sembrar no ha tuvo éxito, cuando con el presidente electo de la Rep. Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros ha resistido todo tipo de pruebas y de magnicidio también; cuando un títere de cartón-guiñol en un gobierno virtual solo de fantasía, confeccionado en los laboratorios de ideas y de mala sombra, no ha hecho sino dividir más a la llamada “oposición”, cuando todo fracasa, absolutamente todo, cuando ahora con una pandemia proveniente del mundo de la oscuridad, que tanto chinos como rusos conocen el origen del ADN del bicho que esta convulsionando a los humanos de este planeta y que queda por ver como responderán una vez pueda superarse en la medida que sea necesaria, este peligroso episodio convertido en monotema , cuando no se sabe todavía a ciencia cierta si se les ha descontrolado el bicho o no, lo que si no contaban era con el fortalecimiento multilateral de los pueblos que están a la otra orilla, un mundo solidario, de humanidad, de resistencia y de compromiso, mientras todo esto sucede, el imperio de la oscuridad de los padres fundadores, intenta en esta coyuntura coger desprevenidos a los pueblos que dicen ¡¡Yankees go home y pudriros para siempre!!, se inventan la guerra psicológica de un narco estado inexistente, con un presidente y las figuras más notables en carteles de, “Se busca”, “se recompensará” con 15 millones de sucios dólares de sangre.

    Este imperio forajido se inventa todo, el 90% de la droga sale de Colombia = 70% y Perú y Ecuador el resto, y que mandan desde los carteles mexicanos al mayor consumidor de drogas del mundo EEUU, y el régimen de Trump ladra que es Venezuela una narco dictadura, y se fabrica una cruzada de fanáticos mentirosos compulsivos con un decorado de fake news en la redes, barcos de guerra cerca de las costas bolivarianas, amenazando con sus “opciones encima de la mesa”, pero como esto no va a funcionar, una agresión frontal como contra Panamá porque Venezuela no es Panamá y porque la resistencia iba a ser tan tenaz, que es posible que entraran, pero salir es otra historia, a no ser en bolsas de plástico, pues una vez el decorado no impresiona lo que viene es intentar como en Siria, crear un ficticio ESL con bandera de 7 estrellas, al modo del ESL con bandera colonial, y combatir por la “libertad” de Venezuela como les gusta decir a esos delincuentes gringos y pitiyanquis, y en forma de mercenarios tratar de introducirse por la frontera del Israel de Latinoamérica, la tierra del traidor de Santander, Colombia, este sí con un marco presidente, amigo personal de narcos y subalterno del capo di Tutti capo, Uribe Vélez, y de ese modo asesinar selectivamente y vaya Ud. a saber si, en el colmo de sus sueños húmedos y de drogodependencia, quisieran con unos comando de Seal, Hollywood versus, secuestrar al presidente Nicolás Maduro y presentarlo ante las cámaras vestido de naranja, pero esto solo pasa en las películas de Hollywood, la realidad es muy otra, sino que se lo pregunten a esos Seal en Irán sin ir más lejos, y otros más…

    Así que visto esto, me voy a sentir un rato orgulloso con ese ejercito muy diferente de batas blancas de nuestra cubita revolucionaria de Maceo, Martí y Fidel y de todos los defensores de la dignidad y de la ética revolucionaria, porque patria es humanidad, pero si hiciera falta también tomarían las armas para defender al grito de patria o muerte, lo que fuera necesario, no lo olvidéis pitiyanquis y demás gusanada infecta.

  5. Pingback: “La cortina de humo” llamada Venezuela en la estrategia electoral de Trump | mitimaes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .