El presidente Trump: Una figura irreverente pero funcional al sistema. Por Fernando M. García Bielsa


En las ocasiones en que me he referido al presidente Donald Trump en anteriores trabajos, sin desconocer su cuestionado y polémico desempeño, he tratado de no perder de vista el trasfondo de lo que ha venido ocurriendo en los Estados Unidos en las últimas décadas, lo cual es una parte esencial de la explicación del porqué de su victoria electoral en 2016.

Hay que considerar en primer lugar, junto al descredito del sistema bipartidista y del rechazo ciudadano a los políticos profesionales, los impactos negativos que han tenido al seno de la sociedad estadounidense, tanto la globalización neoliberal, como los debidos al sobredimensionamiento en las pretensiones de mantener su domino global a toda costa.

Ante la ocurrencia de grandes cambios en la geopolítica global y las evidencias de decadencia imperial, se han agudizado las contradicciones al seno de la elite oligárquica en la búsqueda de opciones para detener la declinación de la hegemonía del país que ha venido teniendo lugar en las últimas décadas y preservar su status de gran potencia.

No se ha establecido ni precisado claramente qué parte de los sectores corporativos son los que han apoyado al actual mandatario o lo impulsan [en una alianza con movimientos anti elitistas de base]. Muchos consideran que son secciones del capital financiero y especulativo, tangencialmente contrarios al gobierno federal, y otros segmentos de la oligarquía relativamente marginados que favorecen la línea de otorgar una mayor prioridad a los asuntos domésticos que han sufrido con el predominio de las transnacionales y con la continuidad de una excesiva proyección hacia el exterior.

El discurso demagógico de este empresario devenido en político ha sido en buena medida contrario a la globalización y al multilateralismo al uso. De ahí que enarbole su consigna de “América Primero”. Más allá de la articulación o no de su pensamiento, ese enfoque habría estado a tono y fue reflejo de urgencias de la sociedad estadounidense acordes con los desafíos que ella enfrenta.

Ciertamente la manipulación de sentimientos xenofóbicos, y la oportunidad de agitar temores raciales a partir de la elección del primer Presidente negro, jugaron a su favor durante su campaña electoral en 2016, pero también se benefició por ser esas unas elecciones en las que se manifestó considerable rechazo a la globalización neoliberal y sus consecuencias (el libre comercio, fuga de empleos y asuntos migratorios). Debe notarse que al actual Presidente estadounidense no hizo entonces ni ha hecho críticas al neoliberalismo.

A pesar de su retórica populista, ha servido bien los intereses de los capitalistas y los ricos a través de políticas neoliberales que incluyen la reforma impositiva regresiva, una amplia desregulación y privatización, la expansión de las subvenciones al capital y recortes al gasto social.

Mantengo la hipótesis que las últimas alternancias en el gobierno, con proyectos pro imperiales tan diversos como los representados por Barack Obama y luego por Donald Trump, y que han ocasionado tales pugnas políticas bajo sus mandatos, reflejan en parte la agudización de contradicciones que existen al seno de la oligarquía estadounidense.

Esos criterios están reflejados en otros análisis que he realizado, en particular en los que intitulé “Algunas razones determinantes del resultado electoral” (noviembre de 2016); “La crisis social estadounidense y la personalidad de Trump en su justo lugar” (agosto de 2018), y “El momento de Donald Trump, al margen de su personalidad” (agosto 2019).

En este último comenzaba diciendo: “En no pocas ocasiones el triunfo electoral de Trump en 2016 y su cambiante y polémico modo de conducirse en la Presidencia han sido explicados en base a su compleja y controvertida personalidad…

“Otra explicación, que trataremos se resumir aquí, va encaminada a aproximarnos a la sociedad y el momento en que se dio su triunfo electoral…”.

Ahora, pasados tres años y medio de su gobierno, lo que es la personalidad del Presidente y sus acciones siguen atrayendo la atención pública, a la vez que mantienen abierta la polémica y ciertos grados de incertidumbre. El enorme énfasis en su figura, en su estilo y ocurrencias, muchas veces dificulta la comprensión de lo que acontece.

Las profundas fracturas y contradicciones en la sociedad y la elite de EEUU no cesarán después de Trump. Sea reelecto o no para un nuevo periodo de gobierno, esas son tendencias que se manifestarán en el futuro a través de toda suerte de disimiles personajes y de proyecciones políticas potencialmente peligrosas.

Las contradicciones y tendencias a que nos hemos referido están entre lo más importante a la hora de analizar la actualidad de Estados Unidos. No obstante, en esta ocasión es oportuno detenerse brevemente en el personaje en cuestión, sin pretender despejar muchas de las interrogantes que acerca de él existen.

Un personaje tan habilidoso como disparatado.

La capacidad del actual mandatario para llamar la atención y la excesiva cobertura que le brindan los grandes medios de prensa a sus exabruptos, incoherencias y payasadas resultan funcionales al sistema. Mientras casi todos los ojos se centran en él, tras bambalinas, alejado de la luz pública, su gobierno sigue llevando adelante las habituales políticas antipopulares y pro empresariales.

Grosso modo entre las opiniones más extendidas y reiteradas respecto al actual Presidente de Estados Unidos está la que lo considera un loco y hasta un imbécil. No concuerdo con esos criterios, aunque a ratos pueda dar esa impresión con sus desplantes altaneros mezclados con ciertos grados de improvisación e ignorancia. Hay que tener en cuenta, entre otras referencias, el cómo Trump ha maniobrado con destreza durante la consecución de sus negocios y en sus manejos mediáticos, aunque su competencia para el actual cargo es sin dudas cuestionable.

Ciertamente el Presidente es un tipo presuntuoso y pedante en extremo, pero habilidoso y con mañas pese a su impericia. Eso lo ha demostrado también, tanto durante su campaña en 2016, primero contra una pluralidad de aspirantes de peso a la nominación republicana, luego contra su oponente demócrata Hillary Clinton y, finalmente, en tanta o mayor medida, al defenderse y maniobrar desde la Casa Blanca contra una gran cantidad de enemigos dentro y fuera de su gobierno.

Estos son, entre otros muchos, una parte sustantiva del poderoso establishment tradicional del Noreste del país, de la gran prensa, de los aparatos de inteligencia, parte del liderazgo republicano, segmentos de la alta burocracia y del llamado “estado profundo”. Esas pugnas y tensiones con y desde el Ejecutivo, unido la personalidad inestable de Trump, han atentado en no poca medida contra la coherencia de la gestión institucional del país.

De esos sectores provinieron constantes ataques e investigaciones a cargo de numerosos comités creados al efecto en torno a las supuestas injerencia electoral, primero rusa, y ucraniana después, así como el fallido juicio político para destituirlo. Por otro lado, esos ataques reactivaron las energías de sus bases de apoyo.

Tanto por su estilo arrogante, unipersonal e intuitivo, como al verse obligado a constantes reacomodos y a maniobrar en un ambiente hostil, es que podrían explicarse algunos de los repetidos cambios que ha efectuado en su círculo de colaboradores y altos funcionarios. Todo ello y más ha contribuido a mantener a la población confundida y le ha ocasionado una considerable pérdida de credibilidad.

Obviamente, el magnate no actúa sólo, ni al servicio de una minúscula elite. Representa a una parte de los grandes capitalistas norteamericanos, pero él y sus aliados son fuerzas polarizantes dentro de la política del país. El sustrato político que le sirve de asiento representa algo distinto, o más bien dimana de un trasfondo distinto y de la búsqueda por una fracción de la elite de un rumbo diferente dentro de la continuidad de las pretensiones y la política imperial.

Por lo demás, no se debe desconocer el hecho de que en Estados Unidos el poder real no radica en el poder ejecutivo, lo que es más claro aún en la conducción de la política exterior. Con los presidentes de turno varían el estilo y los énfasis; ellos ponen su sello o marcan el modo como se actúa y según las condiciones o desafíos del momento.

Algunos otros rasgos de la base político-social de Trump

Está claro que el estilo y muchos de los modos de comportamiento del presidente Trump dejan mucho que desear, pero eso no significa que sea un tonto ni un inepto, si bien repetidamente miente y sin rubor se desdice, mientras que a ratos parece que juguetea o provoca haciéndose el bruto.

En muchas ocasiones realiza acciones ciertamente indignas del cargo y que parecieran contraproducentes, aunque no pocas veces le funcionan si consideramos las percepciones favorables de buena parte de su base política en un país tan diverso, tan fracturado y polarizado como Estados Unidos.

No es difícil constatar que sus locuras y dichos provocadores también le generan un extendido rechazo. Menos fácil es entender los códigos de las poblaciones en zonas alejadas y diversas de la sociedad estadounidense; aquellas regiones rurales, empobrecidas y enajenadas con la política tradicional que, junto a masas obreras venidas a menos por el deterioro manufacturero, le dieron respaldo a Trump.

Trump estudia su base religiosamente y con frecuencia cambia su retórica en función de dónde cree que van sus partidarios más confiables. Se trata de un núcleo duro de esos sectores que parece seguir apoyándolo fielmente, aunque está por ver si el Presidente conservará una coalición que sea suficiente como para posibilitarle su reelección en medio del desastre social que ocasiona la gran crisis económica casi sin precedentes que se ha desatado a la par con la pandemia del Covid-19.

El manejo de esta crisis sanitaria por parte del mandatario ha sido pésimo, inconsistente y ha estado entre sus peores actuaciones durante su mandato. Como Presidente le ha faltado asumir el liderazgo requerido en momentos de particular inseguridad e incertidumbre ciudadana, cuando se requieren mensajes tranquilizadores y que contribuyan a la unidad nacional. Por el contrario, conatos y protestas en varios estados en pro de levantar las cuarentenas han sido alentados desde la Casa Blanca.

Políticamente Trump es un demagogo de derecha que ha logrado proyección gracias a la crisis de la sociedad estadounidense. A la vez pareciera ser un oportunista sin grandes convicciones éticas ni lealtades, y que no ofrece ninguna visión conceptual. Pero el avivar las actitudes xenófobas le ha servido para atraer y movilizar a extensos sectores de población como los arriba mencionados. Eso también ha exacerbado a elementos violentos y neo fascistas que se han sentido empoderados.

Trump es además bastante fanfarrón. Habituado a sus corruptas prácticas en el mundo de los negocios, utiliza frecuentemente embustes y engaños, pero también amenazas como una treta para regatear con sus contrarios, según se ha podido ver en varios de sus desempeños en política internacional. Se desenvuelve como un mafioso, maniobrando tras bambalinas, pero también con bastante agudeza y ruindad, sin ningún disimulo, que algunos expertos han señalado son características de individuos que desprecian al prójimo.

Se podría considerar que es como un engendro construido con las peores partes de anteriores administraciones y saturado de abundante mordacidad y jactancia narcisista lanzadas con tal desmesura y perversidad que deja a muchos perplejos.

Para Trump, mantener protagonismo y estar en las candilejas es esencial. Su desparpajo y autosuficiencia, que por un lado lo lleva a exageraciones, a darse bombo a sí mismo, también conlleva expresiones descarnadas, sin tapujos y por consiguiente menos engañosas, como en alguna medida lo eran las edulcoradas palabras de Obama.

Esa verborrea de Trump y muchas de sus impertinencias y acciones provocan rechazo no solo en Estados Unidos sino en todo el mundo, desacreditan la imagen de la Presidencia y del país, y por tanto son susceptibles de facilitar la movilización y concertación de voluntades en contra de las repetidas políticas agresivas de esa pretensiosa potencia.

2 pensamientos en “El presidente Trump: Una figura irreverente pero funcional al sistema. Por Fernando M. García Bielsa

  1. Pingback: El presidente Trump: Una figura irreverente pero funcional al sistema. | argencuba

  2. Que un gánster como Trump llegara a convertirse en una marca de éxito en el mundo de los negocios y acabara de inquilino de la Casa Blanca no hace sino confirmar que el poder económico y el político en USA son una misma cosa y que las instituciones públicas ya no están para garantizar los derechos del pueblo, regular la economía y velar por el interés general sino para servir al crimen organizado. Intentemos imaginar a Al Capone de emperador y veremos que las medidas que el habría adoptado son las que venimos observando desde Ronald Reagan hasta hoy.

    Trump sólo se diferencia del resto en que ha tomado las decisiones en primera persona y pensando en los intereses de su clase y, de forma especial, en los suyos y de sus familiares. El América Primero ni siquiera se refiere a los intereses de USA sino de la corporative clase yanqui que en un tiempo combatió a Al Capone y los de su clase pero que, disuelto el campo socialista, comprendió que pagar impuestos era de izquierdas, que las empresas públicas están mejor gestionadas en manos privadas, que garantizar derechos universales contraviene las leyes de la evolución y la teología de la prosperidad, que la protección de los trabajadores y los salarios dignos fomentan la pereza y disparan la inflación, que la regulación de la economía es un ataque a las libertades y que no hay mejor defensa ni más convincente que un complejo industrial-militar ante el que las pistolas gansteriles no eran más que un juego de niños.

    Todo lo que Al Capone sólo podía realizar en sueños, porque eran los tiempos en que el crecimiento económico y la paz social se basaban en la redistribución de la riqueza a través de un sistema fiscal todo lo progresivo que se pudiera (tras la II Guerra Mundial las rentas por encima de 200.000 dólares pagaban por encima del 80%) y la economía debía estar regulada para evitar prácticas gansteriles, ahora es toda una religión, que tiene en Milton Friedman a su autoridad suprema y en Al Capone a su mártir y ejemplo de vida supremo.

    A nadie le debe sorprender que quienes conspiraron violentamente contra las instituciones que velaban por el interés general y la paz social para poner en práctica sus insolidarias y criminales prácticas mafiosas defraudando al fisco, operando en la economía sumergida o deslocalizando a otros países, traficaban con drogas, no aceptaban reglas económicas de ningún tipo y hacían sus pinitos en la economía de casino, ahora no sólo hayan convertido esto en ciencia económica revolucionaria, que ha desguazado al sector público, sino que además hayan convertido a las pocas naciones que todavía son un faro de dignidad en el mundo en estados satánicos que es preciso destruir para que su modelo brille y solo hay una forma de conseguirlo: que no exista alternativa posible a modelo tan despiadado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .