4 pensamientos en “#LaPupilaTv se queda en casa (video)

  1. Gracias, siempre tocando fibras…

    COVIDANDO CON BORGES

    Cuando todo esto haya pasado
    los abrazos volarán a tu pecho
    ese beso que faltó
    regresará desde el espejo de tinta
    el cariño que debías
    será tu benjuí arrojado al brasero
    desde el desierto a tu resurrección
    seras rico bajo la higuera
    de tu propio jardín

    Saludos

  2. Excelente manual de supervivencia en tiempos de coronavirus para la clase social que, según Warren Buffet, va perdiendo: las mayorías humildes, trabajadores y pequeños empresarios. Desde Darín a Fidel pasando por Naomi Klein dicen cosas muy interesantes, de las que debemos tomar buena nota quienes hemos venido a este mundo a escupir sangre para que otros vivan mejor. Cualquier acontecimiento que sea capaz de provocar una crisis, sobre todo de ansiedad (doctrina del shock), brindará a la clase dominante la oportunidad hacer cambios importantes en su propio beneficio, que, en otras circunstancias, los perjudicados no habrían permitido, y no cabe duda de que el coronavirus tiene poderes especiales en este cometido.

    Yo en esta ocasión quisiera formular una denuncia en nombre mío y de cientos de españoles que estamos siendo ninguneados por las autoridades consulares y centrales, que se han olvidado de que vinimos a Cuba con visa de turista (como es mi caso) o de residentes temporales y, cumplido con creces el periodo de residencia (en mi caso más de tres meses por vínculo familiar y residencia en el domicilio de mi esposa, cubanoespañola), tenemos necesidad de regresar a España por motivos laborales ( en mi caso la agricultura ecológica, única fuente de ingresos al estar en excedencia de mi trabajo administrativo), sanitarios (enfermedades crónicas que necesitan revisión y medicación, familiares (padres, hijos o hermanos que necesitan nuestros cuidados), fiscales y de otra índole, a lo que hay que sumar declaraciones y actuaciones que debemos hacer para ejercitar derechos. Sin embargo, nada de esto parece interesar a quienes, por ser nuestros representantes en la isla y en España, deberían arbitrar las medidas para trasladarnos a la península cuando, por estar cerrado el espacio aéreo, nosotros nada podemos hacer a nivel particular. Creo que vale la pena exponer el caso y sacar conclusiones.

    Este es un nuevo caso de rescate de personas en que se vuelve a demostrar la baja sensibilidad de las autoridades neoliberales, como ocurriera en la crisis de 2008, cuando se rescataba a los bancos y se ignoraba a quienes habían perdido la vivienda por la estafa de la burbuja inmobiliaria. Ahora, el rescate que se nos niega se traducirá en cientos de millones para las compañías aéreas,que saldrán del bolsillo de la clase trabajadora fundamentalmente, imputando con ello a las rentas de trabajo el concepto clásico del riesgo empresarial, como ocurriera con la reforma del artículo 134 de la Constitución.

    Quién entre en la web de la embajada española en Cuba llegará a la conclusión de que la única preocupación de las autoridades consulares es el de la emigración venezolana, producto del bloqueo genocida apoyado por España. Lo plantean como una preocupante crisis humanitaria porque hay que tumbar el chavismo, pero, cualquiera que analice la preocupación que muestran hacia la crisis humanitaria que sufre la emigración Libia, afgana o siria (imposible que les preocupe la situación de terror y caos que viven estos pueblos en un escenario de posinvasion “humanitaria”,ya que es requisito esencial para el saqueo de recursos), se dará cuenta de que no es más que un pretexto para justificar el injerencismo.

    Desde primeros de abril hasta hoy y dejando fuera los 2 o 3 vuelos iniciales que rechazamos muchos porque suponía arrojarnos al epicentro de la pandemia y ponernos en manos de un sistema de salud acostumbrado a subordinar el derecho a la salud (en sentido positivo) al ánimo de lucro del negocio de la enfermedad y que no estaba preparado para adoptar medidas eficaces en materia de prevención , España sólo ha organizado un vuelo humanitario el pasado 17 de mayo, anunciado en la web de la embajada como último vuelo de repatriación, con doscientas y pico plazas y sin coordinarse con compañías de vuelo privadas que, como Evelop, se habían comprometido a volar todo el mes de junio y que han decidido pasarse por el forro las obligaciones contractuales sin que mediara (al menos de momento) razones de fuerza mayor. No podría asegurar si Air Europa está en similares circunstancias. Lo cierto es que los clientes de Evelop hemos sido notificados de la cancelación cuando ya estaba cerrado el vuelo humanitario de Iberia, que dejó a cientos de españoles sin posibilidad de viajar, por lo que he podido averiguar y que contaré después.

    Llama la atención que, existiendo un registro de viajeros, la oferta del vuelo de Iberia se anunciará en la web de la embajada el día 6 de mayo y se diera como plazo máximo para la inscripción y pago el día 7 del mismo mes, fecha en que se difundió en varios medios, cuando el vuelo se demoraría hasta el 17. Si existía un registro de viajeros, por que se seleccionó el pasaje con una oferta abierta de sólo un día que bien pudo brindar información privilegiada a determinado segmento de viajeros, como los que pudieran estar alojados en cadenas hoteleras, dejando fuera a los registrados con anterioridad? El día 14 de mayo, informado por la agencia de viajes de la rescisión de mi contrato por Evelop, hice el registro en la embajada y me respondieron que era solo para turistas españoles y que estaba cerrado. Acaso no era mi caso, nacido en España de padres españoles, con visa de turista y residente en casa de mi esposa cubana? Sólo son turistas españoles los alojados en hoteles?

    No sólo se discriminó a los españoles registrados con anterioridad en el vuelo de Iberia si la selección se hizo con los inscritos conforme a la convocatoria de la web y que pudo favorecer a turistas alojados en hoteles que hicieron gala del mismo instinto autoprotector que los apestados españoles residentes en casas de cubanos por vínculos familiares e ideológicos, convencidos todos de que estábamos aquí en mejores manos y situación sanitaria, sino que ayer mismo, con motivo del vuelo de Cubana del próximo lunes 25 e informado por fuera de la embajada de que esta había reservado plazas, pude comprobar que sólo fueron 30, que yo no figuraba en un listado de casi 300 viajeros entregados el miércoles, que había muchos cientos más registrados (como yo) que no habían sido incorporados a la lista y que podían ser muchos cientos más los desahuciados por el ánimo de lucro de Evelop no inscritos.

    Parece que debemos asumir nuestra irrelevancia los muchos cientos de españoles que no somos clientes de mercantiles como Meliá o Iberostar. A fin de cuentas hemos venido al mundo a dar la vida por la patria como carne de cañón o de fábrica (y ni para eso servimos los amigos del socialismo cubano) frente a quienes están en este mundo para garantizar que se cumpla y recibir todos los honores y recompensas (como Pedro Sánchez y no digamos toda la tropa del trifachito). Si al menos fuéramos opositores venezolanos en la emigración, aunque ya quisiéramos ser tratados como los venezolanos que retornan a la patria gracias al esfuerzo humanitario del gobierno bolivariano en una nación bloqueada y asediada.

    Para finalizar, una reflexión en voz alta que deberían conocer quiénes en Podemos e IU se consideran compañeros de viaje. La situación en que nos encontramos los españoles con necesidad de retornar no solo es delicada por la necesidad de retornar a una vida activa que dejamos temporalmente sino también por los intentos de desestabilización contra Venezuela y Cuba que podrían desencadenar un conflicto armado, como pudo ocurrir el año pasado con la falsa ayuda humanitaria y que viví aquí íntegramente apoyando en medios como esté el derecho a existir y la dignidad de ambas revoluciones. Entonces advertiamos de que tanto en Venezuela como en Cuba habían cientos de miles de españoles nacidos o nacionalizados que seríamos víctimas de las políticas genocidas respaldadas por el gobierno español. Lo mismo podríamos decir ahora. Juan Guaido, un terrorista de extrema derecha entrenado para guerras no convencionales (y ahora convencional) es el resultado de una asamblea Nacional que concurrió a las urnas para acabar con el desabastecimiento, la inflación, la corrupción, la delincuencia y otras promesas que traicionó para centrarse exclusivamente en el desalojo de la presidencia por medios ilegítimos para restaurar el turnismo burgués y neoliberal.

    Tal vez para Pedro Sánchez y los líderes del trifachito el que españoles que comprendemos el momento histórico que estamos viviendo y lo mucho que significan ambas naciones para la causa de los humildes (como lo fue la II República Española) sigamos varados aquí y, cerrado el espacio aéreo por la pandemia, podamos ser víctimas también de esas 24 o 48 horas con licencia para matar, constituye la coartada perfecta y una razón adicional para dejarnos tirados, pero de UP, IU y Podemos esperamos algunos mucho más, sobre todo ahora que están en el gobierno. Cinco petroleros iraníes navegan en dirección a Venezuela para abastecer de la de la gasolina y componentes que el bloqueo genocida le niega. USA y aliados han amenazado con el bloqueo marítimo en base a medidas sancionadoras unilaterales y falsa lucha contra el narcotráfico. No nos defrauden ni en el rescate de los españoles amigos de Cuba (y votantes de UP, como yo) ni de lo mucho que significan Cuba y Venezuela en la lucha contra el neoliberalismo y la transición hacia un socialismo humanista y ecosostenible a nivel planetario.

  3. Se me olvidó anotar en mi comentario anterior que los vuelos de repatriación que necesitamos los españoles, los cubanoespañoles y los cubanos con residencia en España por motivos laborales y/o familiares serían costeados por nosotros mismos, como el vuelo anterior de Iberia, con un coste de 400 euros, lo que hace todavía más incomprensible que no contraten los aviones que sea necesario entre la flota que está en el dique seco por la pandemia. Además, en Cuba el nivel de contagio es bajo si lo comparamos con la gente que podría viajar en la ida y ha sido decretada la obligatoriedad de una cuarentena de 14 días para los que lleguen a España en este tipo de vuelos y el uso de la mascarilla en los supuestos especiales en que se autoriza la salida del domicilio habitual.

    Entonces, por qué no se atiende nuestra justa demanda, cuyo incumplimiento nos está provocando un daño moral y económico elevado? Se estará actuando del mismo modo con los españoles varados en otras naciones de América Latina, como Colombia, Perú o Ecuador, que, para salvar la vida, se han batido en retirada de su indignación misión de chupasangre al frente de corporaciones de bandera española y capital mayoritariamente extranjero? Apuesto a que no con la misma certeza de que habrá un rescate de las compañías aéreas que pagaremos los humildes y dónde se contabilizará hasta los cromos de la historia de la aviación que aporten sus dueños.

    En consonancia con lo que dice Ricardo Darín, la pandemia en Cuba nos ha ayudado a españoles como yo a valorar más el tiempo presente y que se puede vivir dignamente con una huella ecológica mucho menor. También lo mucho que valen las personas para este sistema, su salud y su vida, frente a la maximización de beneficios, que tiene carácter prioritario en el mundo capitalista. Es por omisión sobre todo que debemos valorar la actuación de las autoridades aquí, omisión en el deber de vigilancia epidemiológica, de pesquisaje activo, de aislamiento de los grupos de riesgo, de autoproteccion con mascarilla, que es lo que sirve de barrera a la salida y entrada del virus del organismo humano, donde únicamente puede sobrevivir.

    Como resultado de todas estas negligencias es que los ciudadanos experimentan la sazón necesaria (con un elevado coste en salud, vidas, puestos de trabajo, renta) para que la doctrina del shock logré su objetivo, para que el miedo al coronavirus y el protagonismo de este en tiempos de pandemia hagan comprensibles y tolerables los cambios que se van a producir. Por el mucho daño emocional y económico que el virus ha ocasionado en España, durante el prolongado estado de alarma, me temo que la factura y los cambios van a ser elevados y habrá que hacer lo posible y lo imposible para que un gobierno que concurrió con un programa progresista no lo endose nuevamente a las clases populares.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .