La fábrica de miedo y la policía en Cuba. Por Javier Gómez Sánchez


javiergosanchez09@gmail.com

Si algo hemos visto mantenerse en las redes sociales, durante estos meses viviendo bajo todas las presiones psicológicas que nos impuso la Covid-19, aun cuando ya han ido desapareciendo los temores e incertidumbres de los primeros tiempos junto a la explotación mediática y política de estos, ha sido la campaña permanente contra la imagen de la policía en Cuba.

Si bien fotos o videos de cualquier cosa negativa realizada por agentes de la PNR, forman parte habitual del contenido que vierten sobre los usuarios cubanos en las redes un grupo de medios de comunicación digital desde Miami, el bombardeo durante este tiempo con esa intención ha sido prácticamente diario. Ha resultado casi imposible abstraerse de ellos para un usuario promedio de las redes en Cuba.

Una maquinaria engrasada con dinero recibe cualquier contenido gráfico que le sirva para eso, como de cualquier otro aspecto negativo que genere molestia sobre la vida en el país. El material publicado por algunos de estos sitios digitales, es de inmediato replicado por varias páginas web similares. En caso de no recibirlo directamente, los editores de estos sitios están a la caza permanente de todo lo que aparezca publicado por los usuarios en las redes sociales, especialmente Facebook, que les sea de utilidad.

La Covid-19 trajo la necesidad de medidas drásticas como el aislamiento, que exigían una máxima disciplina social, y su exigencia por parte de las autoridades encargadas de velar por ella. Las medidas incluyeron la aplicación de multas, un recurso de uso bastante global, especialmente en países desarrollados. La situación obligó a movilizar no solo a la policía con su habitual uniforme numerado como garantía de identificación, sino a personal extra de diversas ramas de las fuerzas armadas, que asumió la difícil tarea de lidiar en la calle con la población. Esto, sumado a la tensión generada por la propagación del coronavirus, proporcionó un escenario que esos medios digitales consideraron ideal para sus propósitos.

Cada medida anunciada, se publicaba acompañada de un titular pensado para generar aprensión, acompañado de la foto en la que apareciera alguna patrulla, agentes de la PNR, o simplemente algún tipo de uniformado.

La agenda mediática anticubana contra la PNR se disparó al aumentar las colas en las tiendas. Si antes solo los conductores de autos tenían un contacto relativamente frecuente con la policía, ahora la mayor parte de la población comenzaba a interactuar bajo situaciones controladas por esta.

Salieron a circular todo tipo de relatos, reales o no, sobre supuestas multas injustificadas, maltratos y abusos de autoridad, con o sin acompañamiento gráfico, basados en la mayor emotividad posible, pensados para provocar un estado permanente de indignación en quienes los leyeran.

La ocurrencia en los Estados Unidos del asesinato de George Floyd, un ciudadano afroamericano detenido por un policía blanco en la ciudad de Minneapolis y asfixiado con total impunidad, tuvo una amplia repercusión, seguida de violentas manifestaciones con una fuerte represión policial en varias ciudades estadounidenses, provocando un ambiente de sensibilidad hacia la violencia policial y racial más allá de ese país.

Las intenciones de la maquinaria han pretendido en vano conectar, de forma forzada y hasta absurda, la indignación por la actuación frecuente de la policía estadounidense, con la ocurrencia de algún tipo de evento lamentable y estadísticamente escaso en la realidad cubana como han sido los de Calabazar y Guanabacoa.

Es necesario hacer uso de toda nuestra capacidad intelectual para no ser víctimas de esta súper ofensiva del momento, que busca sembrarnos artificialmente miedos y rechazos a la policía, sin que provengan de las experiencias personales -que pueden ser muy diversas- sino del efecto del impacto intensivo de esas acciones mediáticas. El objetivo de esta campaña Anti-PNR es intentar que nuestro criterio basado en la experiencia vivencial, sea sustituido por un criterio basado en la imagen fabricada por la experiencia comunicacional. La inducida por esta maquinaria.

Al mismo tiempo, viene a tratar de destruir con toda intención la imagen positiva precedente, creada por el trabajo de los policías en las paradas de guaguas, de gran alivio popular ante la disminución del transporte público durante los difíciles días vividos, meses atrás, conocidos popularmente como ¨La Coyuntura¨.

El nivel cultural de cada persona es un elemento importante, alguien con un escaso conocimiento de cómo funciona esta maquinaria, con poco sentido crítico, es más vulnerable a estos contenidos y más propenso a su asimilación y reproducción.

Tampoco lo debemos ver como algo aislado, separado de los objetivos políticos superiores para los que está creada esa maquinaria de medios contra el sistema social en Cuba. El intelectual ruso Serguei Kara-Murza, analizó en su libro Manipulación de la Conciencia la estrategia mediática sobre la población, contra la policía soviética, durante el proceso de destrucción de la URSS entre finales de los 80 y principios de los 90: “Una esfera importante de la conciencia social es cómo se perciben las relaciones entre las personas y el Estado en su forma habitual, personal, como son las relaciones de la gente con la policía. El símbolo guardián del orden es uno de los principales objetos de la ideología, que si está dirigida a fortalecer el Estado, moldea en la conciencia una imagen favorable (…) Si la ideología trabaja para destruir el Estado, crea un mito negro sobre la policía.” (1)

Esto demuestra que la producción de contenidos en los medios cubanos que sean capaces de responder a esas intenciones de medios enemigos son vitales, mientras su abandono o insuficiencia pueden dejar un costoso vacío. Es necesario un diseño diverso, no solo de información y series de televisión, sino de campañas más abarcadoras de comunicación, humanas, sutiles y cercanas al público. Una pérdida sensible en la creación mediática de empatía entre el ciudadano y el policía, fue la desaparición sin actualización alguna de aquel spot infantil, frecuente en la televisión cubana de los 80, que decía: ¨Policía, policía, tu eres mi amigo¨.

Días atrás el programa Hacemos Cuba, a partir de numerosas comunicaciones de los ciudadanos para informarse sobre el tema, ofreció el esclarecimiento sobre si es posible fotografiar o grabar a un policía durante sus funciones públicas. La respuesta fue afirmativa. Incluso ese testimonio gráfico puede ser usado como parte de una denuncia, por lo que constituye un abuso de autoridad por parte del agente impedirlo por cualquier medio. Otra cosa es su publicación en las redes sociales, que incluye el derecho del policía al respeto de su imagen personal, y la intencionalidad que se tenga al hacer esa circulación digital.

La respuesta fue satisfactoria para la mayoría, pues viene a esclarecer lo que ha sido motivo de algunas situaciones desagradables entre agentes del orden y ciudadanos. Hace notar la importancia del conocimiento de la ley por quienes son responsables precisamente de hacerla cumplir, y en este particular, cuando en el país existen cada vez más personas con celulares y acceso a Internet, se hace urgente ese conocimiento, tanto en la parte que le toca al policía como al ciudadano.

Pero al emitirse el programa, cuyo contenido no tuvo reproducción en la prensa, de inmediato varios medios digitales miamenses se lanzaron a tergiversar la información. A esa maquinaria nunca le convendrá que los ciudadanos conozcan realmente la Ley, ni los conductos institucionales por donde puede comunicarse y hacer valer sus derechos, por lo que divulgar estos lo más posible equivale a contrarrestar sus intenciones.

No hay Policía en el mundo, en ningún país, que sea capaz de alcanzar el máximo de perfección en sus labores. Toda fuerza del orden está formada por seres humanos, que a su vez ejerce su trabajo sobre otros en las más disímiles situaciones. En el caso de Cuba, son conocidas las complejidades sociales, regionales y migratorias que influyen sobre el trabajo policial. Aun cuando se ha intentado con la mayor voluntad y desde el más alto nivel evitar el movimiento de agentes del orden desde unas provincias hacia otras con déficit de personal -La Habana especialmente- con las situaciones que eso conlleva, ha sido imposible evitarlo.

Tampoco se trata de enajenarse, ni ser ingenuos, sino conscientes de la ocurrencia real de actos condenables, ya sea de violencia o de corrupción, o de perdida de la ética y el profesionalismo, para los que la propia PNR, el Ministerio del Interior y la Fiscalía, poseen mecanismos conocidos públicamente para su denuncia.

Al inicio de la Covid-19 la psicóloga argentina Monika Arredondo, publicó en el diario Página 12 un extracto de su libro La Clase Media argentina. Modelo para armar II, en el que explica: “Los climas de opinión se convierten en un espacio privilegiado para la propagación del odio, el miedo y la alarma social. Estas imágenes multiplicadas y trasmitidas a toda hora desplazan toda forma de pensamiento racional, confirman y certifican certeza frente al enemigo propuesto. (…) El miedo es el alimento y el motor de sus narraciones en los períodos de dominación e instalación de modelos neoliberales. Hay una construcción mediática del acontecimiento, un sentido, un direccionamiento que se confirma en la banalización de la vacuidad y de la hiperrealidad.” (2)

En la medida en que el país ha ido superando exitosamente la Covid-19, se van fabricando nuevos temas con los que crear molestia y temor en los usuarios de las redes. Es el resultado de la frustración de quienes se frotaban las manos con los titulares que publicarían de un caótico escenario que nunca se llegó a ver en Cuba. No les ha quedado más remedio que rebuscar e inventarse otros.

Viendo las pretensiones de equiparar lo incomparable, en el fatal resultado de algún aislado suceso policial lamentable en Cuba, con el carácter del asesinato alevoso de George Floyd en Estados Unidos, o la circulación reciente de imágenes del Muro de Berlín junto a las del construido alrededor de un complejo costero de restaurantes y otros negocios en el litoral de La Habana, no queda menos que pensar sobre cuánto de ¨banalización e hiperrealidad¨ hay en esas ideas. Pero, sobre todo, reflexionar sobre las intenciones de los medios que masivamente las alimentan. Ese es el verdadero muro, el que están tratando de construir en nuestras mentes, con cada ladrillo de manipulación.

1) Serguei Kara-Murza, Manipulación de la Conciencia. Tomo II, p. 396. Ciencias Sociales, 2014.

2) Monika Arredondo, La construcción del miedo: Alarma social y los medios en tiempos de pandemia. Página 12. Marzo, 12 de 2020.

10 pensamientos en “La fábrica de miedo y la policía en Cuba. Por Javier Gómez Sánchez

  1. Muy importante el tema, y tratado con la seriedad y el equilibrio necesario. Se trata de analizar la realidad sin barreras, con la debida crítica, como debe ser en todos los ámbitos, sectores y aspectops de nuestra realidad. De todas formas considero tener en cuenta la siguiente aclaración de Fundeu BBVA (asesorada por la RAE) sobre los términos profesionalismo y profesionalidad.
    ¿Es lo mismo «profesionalismo» que «profesionalidad»?
    Actualmente, sí, con el significado de ‘característica de la persona que desempeña un trabajo con pericia, aplicación, seriedad, honradez y eficacia’.
    Este uso de profesionalismo empezó registrándose principalmente en el español de América, pero ya se ha extendido y se recoge en diccionarios de uso como el Diccionario de uso del español de América y España (Vox) o el Diccionario del español actual (Seco, Andrés y Ramos).
    Sin embargo, es preciso recordar que el sentido más utilizado de profesionalidad sigue siendo el de ‘condición de profesional’, de una actividad o trabajo, por ejemplo («… lo acusó de falta de ética y profesionalidad»), y el de profesionalismo, ‘utilización de una profesión como medio de lucro’ («El atleta medita dar el paso al profesionalismo»).
    https://www.fundeu.es/consulta/profesionalismo/
    Por eso creo que lo más correcto es “…pérdida de la ética y la profesionalidad”.
    Lo cual, estoy seguro, no es un problema generalizado en nuestra fuerza policial.

  2. Pingback: La fábrica de miedo y la policía en Cuba. Por Javier Gómez Sánchez | Caribe Isla Grande

  3. Buen articulo, lucha contra la desinformación y la maldad contra nuestro pueblo. policía y pueblo, ejército y pueblo, intelectual y pueblo, todo es lo mismo en Cuba, así tan solo, grande Nicolás Guillen cuando en otra época dijo “no se por que piensas tú, soldado que te odio yo”. Eso es lo que pasa hoy en otras sociedades, en la nuestra no, en la nuestra, soldado policía y pueblo uno solo contra el que nos quiere hacer daño

  4. Creo que el principal problema es la lentitud en dar la información, se da muchas veces a los 2 o 3 días de que ya los medios independientes, apoyados o no desde Miami, han dado la noticia varias veces y el público ha creado su opinión propia. A esa hora ya el daño está hecho y se presta a formar más tergiversación y confusión. La noticia debe ser inmediata y quedar en construcción hasta su esclarecimiento, creo que Cubadebate ya se dio cuenta de ello y muchas noticias salen así, en construcción.

    Nuestra población necesita más instrucción en sus deberes y derechos..eso de tirar fotos a la policía es un ejemplo más de cosas que no se saben si son legales o no ni por uno u otro lado y entonces se propician situaciones desagradables. Cómo un policía va a creer q a a él no se le puede tirar fotos, y es q se lo creen y si lo haces te buscas un lío, bueno te buscabas.

  5. Pingback: La fábrica de miedo y la policía en Cuba – Visión desde Cuba

  6. Hasta que las medidas restrictivas asociadas a la COVID-19 modificaron la vida cotidiana, era muy inusual tropezarse con la policía en las calles de La Habana, al menos en sus municipios más emblemáticos (Habana Vieja, Centro Habana, Plaza de la Revolución y Playa). Bastante más inusual que en años anteriores, salvo los fines de semana al atardecer en zonas de elevada afluencia de gente, como el Parque Central, en que, como años anteriores, te podías encontrar con algún que otro policía acompañado de un pastor alemán. Para mí, es prueba relevante de que la población cubana tiene interiorizadas y asumidas las normas de convivencia en los espacios públicos y en tiempos normales.

    Otro asunto bien distinto es la indisciplina social en el trabajo y las comunidades de vecinos donde los factores sociales (empezando por los CDRs y terminando por la PNR) no están cumpliendo con su cometido satisfactoriamente, lo que se convierte en una fuente de desafección y de malestar que está afectando negativamente a los indicadores de salud de la revolución socialista, ya que son las personas disciplinadas y con valores las víctimas directas e indirectas del problema y habría que preguntarse por su incidencia en el fenómeno migratorio y el no retorno de cubanos y familiares extranjeros que un día planificaron tener en Cuba su segunda residencia y, en algunos casos, la única tras la jubilación.

    Si existe un antídoto para la competitividad, el individualismo y el consumismo, es la convivencialidad y el desarrollo de la espiritualidad, que tienen en la indisciplina social su mayor flagelo, por lo que corresponde a los factores sociales retomar su función de vigilancia y erradicación de los comportamientos tóxicos y las deficiencias en los edificios y centros de trabajo, que atacan al corazón de la revolución de los humildes y para los humildes, que muy poco o nada tienen que buscar en el aberrante y suicida estilo de vida capitalista.

    Al alterar la pandemia la vida cotidiana en los espacios públicos, era normal una mayor presencia de la policía en las calles, acompañada de abundante información en los medios de comunicación, que mucha gente ha internalizado rápidamente por razones más que justificadas, pero no todos han sido igual de receptivos y no ha faltado quien ha visto en la violación de las normas una oportunidad más de hacer contrarrevolución. Así y todo, ha resultado una rareza escuchar en tiempo de pandemia la sirena de un coche policial o ver a un policía hacer uso de la fuerza contra alguien.

    Lo que comenta la población y ha podido observar uno es que se ha pecado por defecto a la hora de sancionar a los acaparadores, los revendedores, los que no guardaban la distancia de seguridad o los que llevaban mal colocado el nasobuco o mascarilla. Con quienes no se ha tenido contemplaciones es con los que no hacían uso de esta, a quienes se ha sancionado y procesado penalmente en caso de reincidencia, siendo esta medida de especial relevancia para el éxito logrado en el control de la pandemia, a diferencia de las naciones donde la salud es un disvalor y una pandemia como esta una oportunidad de realizar cambios profundos en beneficio de las clases hegemónicas, de ahí que, puesto que el alcance de los cambios depende de la magnitud de los daños y el estado de shock de las víctimas, los errores y los fallos en la adopción de medidas resulten sistémicos y se intente descalificar a los gobiernos que han actuado correctamente por reprimir conductas responsables del contagio masivo, como no guardar la distancia o no usar la mascarilla, a los que se tilda de represores de derechos y libertades, haciendo virtud del autocontagio y de la transmisión de enfermedades.

  7. Fui una vez el niño que se acercó al policía saludando al amigo. Ahora soy el hombre que agradece su presencia y circula sin temor ante ella.
    Hay que seguir educando a nuestros agentes, y hay que educar a la población en su relación para con ellos.
    Están creciendo muchos niños oyendo sandeces y frases irrespetuosas dedicadas a la PNR. Hay que revertir ese fenómeno, pero para ello hay que dejar muy claras las pautas entre lo que está mal y lo que está bien. Para eso necesitamos una sociedad más justa, transparente y enaltecedora del trabajo honesto.
    La policía en nuestro país no debe jamás ser vista ni actuar como un órgano represivo. Corresponde a nuestra historia y nuestras esencias una policía defensora del honor y la justicia, sensible ante el amor y comprometida con la vida.
    Una vez más estamos echando una pelea de ensueños, pero si bien en este mundo las langostas son para ricos o pescadores. Nosotros deberíamos dejar de intentar ser ricos y perfeccionar el arte de coexistir con el mundo que nos rodea siendo pescadores felices.
    La campaña nos ha ayudado a tener una mejor policía? Yo creo que sí. Solo se arreglan los problemas que se asumen.
    No podemos temer a sus campañas, solo hay que ser mejores cada día y defender lo nuestro.

  8. No hay nada perfecto y nuestra policía debe mejorar,pero hay una campaña para demonizarla la cual mantendrán a toda costa. Excelente análisis.

  9. Jamás debemos olvidar que a la industria anticubana sigue siendo un modo de buena vida para sus mentores principales en las oficinas de los Grupos Especiales en los Estados Unidos, que cuentan con ramificaciones en muchos paises. Para sus acólitos locales acá, aunque es una migaja lo que les llega, su participacion les engorda el currículum para una posible aplicacion positiva a obtener visa.
    ¿Desde cuándo esta acuñada la expresión “…Una feroz dictadura que mantiene oprimido a su pueblo…”? La utilizó JFK y la sigue utilizando el actual inquilino ¡60 años después!!!!
    Es tal la autosuficiencia y el complejo de esos personajes, que no se molestan en cambiar el discurso.
    Nosotros sí estamos OBLIGADOS a ser creativos y a CAMBIAR TODO LO QUE TENGA QUE SER CAMBIADO, pero bajo la concepción de Céspedes, Maceo, Martí y Fidel.
    El enemigo sigue ahi y no nos dejará pasar ser chapuceros.

  10. Muy buen artículo, meridiano, claro asequible. Es importante que nuestro pueblo no se deje confundir por la manipulación mediática contra nuestra revolución. La PNR siempre ha estado al lado de nosotros, el pueblo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .