Las campanas bielorrusas doblan por Rusia. Por Sergei Kurginyan


Edición especial del programa “El sentido del juego”

Reunión de Svetlana Tikhanovskaya y la sede de la campaña conjunta. Minsk, Bielorrusia. 30 de julio de 2020 (Foto – Homoatrox)

¡Hola! Quiero dedicar este programa a Bielorrusia.

Pero no desde la perspectiva en la que muchos lo están haciendo ahora. Dios les conceda que continúen con su trabajo. Quiero cambiar el ángulo. Me parece que hoy, a diferencia de 2011-2012, todo lo que se habla sobre revoluciones naranjas e intrigas de Occidente no es que ya esté desactualizado, sino que es tan conocido, tan obvio que repitiendo este tema una y otra vez, desgastándolo, sólo se puede hacer si no se relaciona con la realidad cambiante y con algo que no está incluido en este corredor naranja, sino que está fuera de él. Porque si están sucediendo revoluciones naranjas, es por alguna razón.

Ocurren por ciertas razones internas, debido a una determinada estructura de los territorios en los que ocurren. Y ocurren debido a un cierto comportamiento pasivo y no constructivo de la Federación de Rusia, de su clase política y su élite. Aquí hay dos razones que deben ser discutidas, sin cancelar en modo alguno las preguntas sobre las intrigas de Occidente, ni sobre el hecho de que Occidente está provocando esta misma revolución allí.

Por supuesto, lo hace y seguirá acosando aún más. ¿Por qué no debería hacerlo?

Decir esto es tan necesario como insuficiente, es como una declaración de que el mundo occidental estaba destruyendo la Unión Soviética. Por supuesto que lo hacía. ¿Por qué no debería la CIA destruir a la Unión Soviética como su principal competidor? ¡Esa no es la cuestión! La pregunta es qué procesos estaban ocurriendo dentro de la Unión Soviética, y quién más, además de Occidente, estaba interesado en el colapso de la Unión Soviética. ¿Y qué contradicciones dentro de la estructura de la Unión Soviética, así como qué procesos en ciertas élites dieron lugar al colapso de la Unión Soviética, unidas a estas intrigas de Occidente?

Así es ahora. Sí, hay intrigas occidentales. Sí, puedes hablar de ellas tanto como quieras. Sí, estas conversaciones fueron relativamente nuevas en 2011-2012, en la era en la que comenzamos a discutir quién es Sharpe, qué son las Revoluciones Naranjas. Pero ahora todo el mundo lo sabe y todo el mundo entiende que en cada centímetro de territorio al este de la OTAN, el bloque de la OTAN llevará a cabo estas revoluciones naranjas para engullir e incluir un territorio amplio y extenso, luchando por la dominación mundial absoluta. ¿Y qué? ¿Pero qué es lo que está pasando? ¿Qué, aparte de estas mismas intrigas de Occidente, se incluye en este proceso?

Tanto en Ucrania como en Bielorrusia, y en todas partes, en Armenia y en otros lugares, siempre hay dos factores involucrados en estos procesos:

A) Ciertas fallas en la estructura de aquellos estados en cuyo territorio se desarrolla la Revolución Naranja;

B) y una cierta actitud pasiva y no constructiva por parte de la élite de la Federación de Rusia, que también se asocia con ciertas características de esta élite, con su génesis y su estructura interna.

Estos dos procesos -Rusia más el propio territorio- es lo que hay que discutir además de la Revolución Naranja (que, por supuesto, se está produciendo y es posible que este factor naranja incluso domine lo que está pasando). Y todavía es necesario discutir otra cosa. ¿Qué exactamente?

Un poco más adelante hablaré más sobre la Unión Soviética: qué fue exactamente lo que se llevó consigo, qué es lo que junto a ella dejó este mundo, dando lugar a todo el horror que tenemos. ¿Qué es exactamente lo que fue sustraído de nuestras vidas junto a ella ?

Pero ahora hablaré como si no hubiera alternativas al estado burgués ruso existente. Pues este estado, esta élite con todo lo que declara, etc., todo esto, digamos, ya ha perdido a Bielorrusia, sin importar si Lukashenko gana o no.

Dije, repito, y lo repetiré constantemente (aunque en principio los procesos van tan rápido que en algún momento habrá que introducir una agenda diferente) – que hoy, como ayer, hubo y no hay un precio excesivo que se pueda pagar por la entrada directa de Bielorrusia en Rusia. No hay exageración en este precio. No importa cuánto cueste, vale la pena desde el punto de vista de los intereses de los pueblos de Rusia, desde el punto de vista del desarrollo de los procesos mundiales. Y, desde el punto de vista de los intereses del pueblo bielorruso, no entiendo de ninguna manera por qué necesitan soberanía en relación con el pueblo ruso.

De alguna manera puedo entender esto en relación con territorios culturales completamente diferentes, que están organizados de manera completamente diferente, que quieren más libertad cultural (sin embargo, la degradación aparece en su lugar todo el tiempo) … Pero no entiendo en absoluto cuál es la soberanía del pueblo bielorruso en relación con el pueblo de Rusia, con el pueblo ruso, para decirlo de manera simple. ¿Quién necesita esta soberanía, excepto las élites bielorrusas, que la necesitanpara tener su propia granja y mandar de alguna manera en ella? Nadie más lo necesita al nivel de la macrosociedad, de la gente. Pero, la verdad es que las élites tampoco la necesitan.

Se trata de cuán talentoso y en base a qué recursos se está implementando el proyecto de unir Bielorrusia a Rusia. Si este proyecto tuviera recursos suficientes, y si en ello se involucraran personas talentosas, que entienden que es mejor no vivir si no aseguran el éxito de este proceso, y que sueñan con esta adhesión, entonces Bielorrusia ya habría ingresado a Rusia, y Lukashenko habría sido vice – presidente de un estado unido con una nueva constitución, o quien sea.

Hay élites bielorrusas, y una parte importante de estas élites está motivada por sus propios intereses: tienen una “granja”, se mueven de alguna manera en esta granja, tienen tal o cual ingreso de ella. ¿Por qué van a perderla? Bueno, pues habría que mostrarles que obtendrían diez veces más y no perderían nada si se unen.

Pero para hacer esto, sería necesario deshacerse de cierta propiedad llamada la codicia. Para esto habría que compartir de verdad, y no las propiedades del pueblo ruso y otros pueblos de Rusia, sino las propiedades de esta élite tan idiota. Habría que dar para este proyecto tanto como fuera necesario: diez mil millones, veinte mil millones, cien mil millones, no importa si sólo fuera para conseguirlo. Y esto no se puede hacer solo hinchando todo esto, incluida la élite, con dinero y el estatus. Había que hacerlo sutilmente.

Este proyecto determinaba el destino de Rusia, tenía que haberse hecho después de 2001, y ciertamente después de 2008. Han pasado doce años. Que se hace? Nada. ¿Qué se hizo en Ucrania? Lo mismo.

¿Por qué?

Primero, porque se creía que Bielorrusia no iría a ninguna parte.

“¿A dónde van a ir? De alguna manera tendremos relaciones, esto y lo otro, por así decirlo, un poco de gas, un poco de esto otro, y serán como cosas lindas con nosotros … ”Y no quiero gastar mucho dinero y grandes esfuerzos … ¿Que, no es así?

Todo esto tiene un pasado, y estamos en un tránsito geopolítico: en cuanto Polonia llegue a un acuerdo con Lituania, el bosque y las montañas bailarán. Está Bielorrusia Occidental, hay una gravitación constante hacia Lituania y parcialmente hacia Polonia y hay algo más. Hay intenciones agresivas de estos estados.

¿Qué quiere decir con “no irá a ninguna parte”? ¡Claro que se irán! Esto es lo primero.

Segundo. No necesitamos paliativos, no necesitamos este estilo aplicado de los negocios: esto y lo otro bajo cuerda, de alguna manera, en alguna parte.

Tercero. Todo lo que gravita hacia Rusia esta siendo ignorado por las autoridades rusas y la élite rusa en estos estados vecinos. Quieren tratar con aquellos que ya están en el poder, esto es prestigioso. Tratas con Yanukovych – es serio y prestigioso, pero tener que hablar con no sé que partidos pro-rusos… que se vayan a tomar por saco. O esta posición, o incluso otra más ambigua, según la cual “vence a los tuyos, los extraños tendrán miedo”. En otras palabras, “¿Qué va a pasar con los nuestros? Los nuestros se quedarán con nosotros de todos modos” – escuché palabras tan idiotas hace unos seis años en los pasillos de los altos niveles. “Los patriotas se quedarán con nosotros, lo importante es comprar a los otros, complacer a aquellos que no están …”

Esta postura de cretinismo suicida se desarrolla todo el tiempo. Y a ella se le superpone algo más: dado que el segmento liberal en la élite en Rusia es muy influyente, también contribuye a la destrucción de todos los proyectos que no son buenos para Occidente. Ya sea que se trate de la unificación de Ucrania con Rusia o de la unificación de Bielorrusia con Rusia, no importa, todos estos proyectos son torpedeados por nuestra élite liberal, que, repito, tiene un potencial enorme.

La sociedad rusa se está volviendo cada vez más pro-soviética-conservadora. Pero esta sociedad es una amplia mayoría popular. En cuanto a las élites, nadie limita a estas élites liberales, y todo lo que se habla sobre las fuerzas patrióticas que dominan en la televisión y de que no hay lugar para los liberales allí me parece muy poco convincente. Porque incluso cuando se trata de televisión en la que en un 100% se expresa la posición de las autoridades (no importa lo que hagan las autoridades, todo está bien), incluso estos canales no tienen las mismas oportunidades para sus dirigentes que tiene Venediktov. 1

La radio de Vladimir Soloviov (de posición patriótica y progubernamental) no llega a las provincias profundas, pero Eco de Moscú sí. Y ninguna de nuestras universidades verdaderamente conservadoras tiene las posiciones que tienen nuestras universidades pro-occidentales, que forjan y forjan una élite pro-occidental año tras año y recibiendo un dinero inconmensurable tanto de Occidente, como dinero igualmente inconmensurable de nuestros presupuestos.

Todo esto no es accidental, pasa por algo, tiene algunas razones generales profundas, y estas razones son absolutamente claras para mí.

Tan pronto como se derrumbó la Unión Soviética, tan pronto como se dijo “estamos entrando en la comunidad mundial, nos estamos moviendo dentro de la tendencia que marca la comunidad mundial” … Los líderes determinaron la tendencia. ¡Punto!

Tan pronto como se dijo esto desapareció la alternativa, Rusia estaba condenada a una destrucción más o menos rápida. Se puede prolongar esta agonía y hay que prolongarla … Pero hasta entonces, hasta que vuelva la alternativa con su propia misión, con la idea de que estamos abriendo otros caminos para la humanidad, y no siguiendo los mismos caminos que han sido declarados como caminos principales y están determinados por EE.UU. y sus satélites … Hasta que no se diga claramente otra cosa, esta otra cosa no se implementará en la práctica, ¡en la práctica! – Rusia perecerá, y perecerá. Y esto se llama levantarnos desde las rodillas. Nos levantamos y volvemos a caer, volveremos a levantarnos …

Ningún pequeño fragmento de la Unión Soviética, como Bielorrusia, Ucrania, Armenia, Asia Central, puede construir su propio Internet como lo hacen los chinos. ¡No pueden! Pero Rusia se supone que puede. Pero incluso para lograr esto, se necesita personal, recursos y voluntad para ejecutar un proyecto, incomparable con lo que hay ahora. Y si esto no sucede, ¡ya está! – ¿De que soberanía estamos hablando? Dónde está, en que consiste, quién lo determina?

¿Echaron a algunos fondos occidentales? ¡Pero aun quedan un montón! Y no solo se pasean sin cortarse un pelo, sino que pertenecer a ellos te da un sello de calidad. Y esto significa ser contemporáneo. ¿Cómo podría ser de otra manera si seguimos la misma tendencia que marca Estados Unidos y en el que ellos van por delante del mundo entero y todos les siguen? Esto significa que cuanto más queremos acelerar en esta dirección, más necesitamos a todo este personal, todas estas oportunidades, imitación de todo lo que dan para tener mas prestigio. Esto sucede todos los días y nadie lo detiene. Pero esto está sucediendo a una velocidad en la enorme Rusia y a otra velocidad diferente en estados pequeños como Bielorrusia, Ucrania, Armenia y otros. ¡Allí está sucediendo muy rápido!

Lukashenko deseó construir una “granja”. Una “granja” bonita, bien cuidada, acogedora y debidamente organizada llamada Bielorrusia. Y creó esta granja. Al menos, hizo todo lo posible para asegurarse de que esta granja fuera así. Fue lo suficientemente inteligente para un razonamiento bastante banal (y se le instó) de que si chupas de dos reinas al mismo tiempo, Occidente y Rusia, asustando a Occidente con que te unirás a Rusia y a Rusia con que te unirás a Occidente, puedes tener algunas ventajas. Y Lukashenko lo hacía todo el tiempo, a veces montando “escándalos de familia contra nosotros, y luego, por el contrario, coincidiendo con nosotros. El fue por este camino.

Pero yendo de esta manera en la pequeña Bielorrusia y Lukashenko la modernizó, es decir la adaptó a la tendencia. Y cuando se introduce al país en esta tendencia, él mismo produce su propio sepulturero en la figura de la intelectualidad pro-occidental, en primer lugar, y en la élite empresarial, así como los grupos asociados con ellos. Lo hace él mismo, ¿comprendes? Y lo mismo hace Putin en Rusia, Yanukovych lo ha hecho en Ucrania y Assad lo ha hecho en Siria. Siempre ha sido así y todo dependía de hasta qué punto.

Y tan pronto como se hace esto, la revolución naranja es una cuestión de tecnología: tomas un abrelatas, lo abres como una lata y listo. Esto es lo primero.

Segundo. Dirigentes autoritarios populares, digamos así, (o líderes populares que puedan gozar del apoyo popular durante mucho tiempo y con razón, ¿por qué no, si ese apoyo popular realmente existe?) tarde o temprano, terminan de manera catastrófica. No está claro por qué sucede esto, bueno, no hay una razón lógica para esto. Pedro el Grande también estuvo [en el poder] durante mucho tiempo, pero Pedro no tuvo una transición tan directa a la arrogancia excesiva y que esta arrogancia afecte su cerebro y su voluntad.

Aquí, con los líderes de hoy, esto pasa por los mismos procesos: estás sentado y de repente entiendes que aquí estás tu solo …

¿Y qué dicen los líderes de tendencias? Y los líderes de la tendencia dicen que debería hacerse de otra manera.

Y piensas: “Joe… pues a lo mejor en algún sentido, probablemente de verdad, es necesario que no sea así, pero de otra manera. Sin embargo … por esto … y por lo otro … Y nuestra gente no es la misma, y estamos en una posición diferente, nosotros seguiremos viviendo por este esquema”.

Pero desde el interior algo socava este esquema. Entiendes? Lo socava.

¿A que llegó Lukashenko? En primer lugar, llegó hasta el punto de comenzar a darse ventaja a si mismo, creando un cierto menú político. Dijo que solo competiría con los políticos más débiles que elegiría el mismo.

¿Recordais la pelicula “Rocky”? El protagonista de la serie Rocky descubrió que su entrenador no elegía a los boxeadores más fuertes para sus combates. ¡Y aquí simplemente se elige a los más débiles! Es una pena ver esto, que como resultado Lukashenko decidió que competiría con personas que son obviamente más débiles que él. Y Uds. pueden ver cuánto más débiles son. Son tan débiles que no hay palabras. La señora Tikhanovskaya no es Juana de Arco, ni Catalina la Grande, ni siquiera Ksenia Sobchak (opositora en Rusia), que tiene al menos algún tipo de impulso. Pero esta es algo fláccido y sin fuerza. “¡Así que competiremos con ella! Entraremos al ring con un hombre que apenas puede mantenerse en pie y al que también daremos una inyección para que no se mueva demasiado … “

Esto no está bien. Y esto fue un profundo error político. ¿Qué lo causó? Precisamente esta arrogancia. “Estamos en el poder, hacemos lo que queremos …”

¡No querido! No puedes hacer todo lo que quieres. Estás en el poder y tienes que luchar por él todos los días. De verdad, forzándote a pensar, moviendo tantas neuronas cuanto tengas. Desarróllalas ¡y todo lo demás! Y mira a tu alrededor, qué tipo de personas hay a tu alrededor. Y con quién puedes hacer esto juntos, y con quién no, porque son lacayos. Y no hay nada más peligroso que un lacayo para una persona que ha estado en el poder durante mucho tiempo. Y que lo recuerden todos los que se rodean de semejantes lacayos : Precisamente ellos harán que todo se hunda.

Ahora [este líder] ha creado este menú político deshonesto para sí mismo. Y con este menú político deshonroso el creyó que ganaría.

Pues el siguiente punto por el que el dejó de “cazar ratones” fue el siguiente: ¡si existes bajo la amenaza de la Revolución Naranja, entonces no apuestes solo a la policía y ejercito creyendo que todos se agacharán! ¡Haga unas elecciones super honestas! Demuestra cada segundo tu valía.

Lukashenko ganó estas elecciones. Estoy seguro. Pero no puede mostrarlo, porque está rodeado de troncos con ojos o personas ambiguas. Y todo su aparato no puede hacer esta tarea tan primitiva.

Todos los protocolos de todos los colegios electorales, que están disponibles para todas las fuerzas políticas, deben ser contados. Tomados tal cual y contados honestamente. Y antes de eso, en cada sitio, los dirigentes que llevan mucho tiempo en el poder y que saben que la Revolución Naranja será usada en su contra deben establecer tal transparencia, tal evidencia que no va mas. Y no decirle a tu gente: “¡Aceptarás cualquier resultado! Yo soy el poder y hago lo que quiero”. Cualquiera que diga esto va al abismo.

Y [debería] demostrarle todo el tiempo a la gente, decir: “Gente, miren, hemos hecho todo. ¿Querías que tales políticos compitan con nosotros? Déjalos competir. Te convenceremos de que somos mejores. Y si no convencemos, nos marcharemos. ¿Quieres que todo sea justo? ¡Mira lo honesto que es todo!”

Y lo más peligroso es cualquier deshonestidad en cualquier ámbito. Digo metafóricamente que hay que fusilar por esto … Bueno, hay que dar veinte años de prisión por cada deshonestidad en cada mesa electoral. ¿A quién le interesa ante todos que esta deshonestidad no suceda? ¡A un líder que lleva mucho tiempo en el poder! Está interesado en esto, en la absoluta transparencia de los procedimientos.

Y más. Cuando todo esto se implementa, cuando hay un menú político normal – uno, una discusión normal sobre la agenda – dos, unos debates normales – tres, y transparencia de los procedimientos electorales – cuatro … Cuando se dan estas condiciones, comienza el quinto: continuamente y en una alianza suficientemente profunda con fuerzas que quizás no le gusten, [el líder político] debe construir un bloque que hará frente a cualquier intento de la Revolución Naranja.

Y qué esta haciendo: Anuncia que Rusia no es tan buena para él y que los rusos también quieren derrocarlo. Luego bloquea todo lo pro-ruso y todo anti-naranja. Y luego se queda solo consigo mismo y sus lacayos.

Entonces, ¿qué comienza a aplicarse? En lugar de construir una coalición amplia y hacerla dinámica, activa, movilizable …

Lo que, por cierto, nadie hace, Trump tampoco saca a sus seguidores a las calles, tampoco le conviene a la coalición antiliberal. ¿Por qué? Porque esta coalición no conviene en Estados Unidos ni en ningún otro lugar, ni a las fuerzas de seguridad (que quieren vender su recurso, y que no necesitan a otros, porque entonces su recurso se volverá menos valioso), ni a los liberales, ni a la élite en general, que no quiere que las masas sean incluidas en el proceso. Ella quiere estar consigo misma y arreglar las cosas ente ellos.

Entonces cuando esta amplia coalición anti-naranja no se crea y no se moviliza, de repente resulta que ¡Dios mío! – ¡Ha llegado la revolución naranja! Y como a estas alturas ya te has vuelto taciturno y estás llevando a cabo las acciones más antipopulares posibles, y esto lo hacen todos esos dictadores que llevan mucho tiempo en el poder, resulta que parte del pueblo está en tu contra. Te dicen: “¿Qué estás haciendo? Como te portas así? En qué te has convertido, te apoyamos, pero ¿ahora qué? ¡Nos estás engañando! ” Etc.

Cuando Occidente ve que hay una base orgánica de protesta, aunque no sea muy grande, comienza a inflarla con fuerza. Ésta es su obligación, no puede dejar de hacerlo. Tiene las estructuras adecuadas para esto y todo lo demás. ¿Ha habido ya un traslado de militantes de Ucrania, Polonia y Lituania? Sucederá en una semana.

Después qué dice este político, que ha estado en el poder durante demasiado tiempo y se ha vuelto arrogante?

Dice: “Tengo mis fuerzas de seguridad y lo harán todo”.

Primero, nunca harán demasiado. Nunca harán lo suficiente para mantener las cosas en paz por mucho tiempo. Esto se llama “la abuela recordó cómo era de niña”. Ni el Comité Estatal de Emergencia de la Unión Soviética ni las fuerzas de seguridad de Lukashenko; ninguna de estas personas es Beria, Sudoplatov y otros. Y no existe tal clima. No los aplastaran del todo por muchas razones. No se sabe dónde tienen su dinero y de quién dependen. Tienen parientes, algunos de los cuales les gritarán: “¡No te atrevas derramar sangre, estás aplastando a mis amigos!” Y [tal representante de las fuerzas de seguridad] vacila, porque no sabe qué pasará después. Y no le cree a Lukashenko, porque tiene miedo de que despues de aplastar a todos Lukashenko lo traicionará y le entregará.

Entonces, por todas estas razones, las fuerzas de seguridad no aplastarán todo. Esta es la esperanza vacía de las personas que se guían por el principio “hay fuerza, no se necesita cerebro”.

En el siglo XXI el noventa y ocho por ciento es inteligencia, y luego la fuerza.

Despues se descubre que las personas que la llevan a cabo no están preparadas para este tipo de represión. Usan el limitado arsenal de herramientas que tienen y las habilidades que tienen. Esto significa que siempre serán excesivamente rígidos hasta que crujen. Y nadie sabe cuándo van a crujir.

Y finalmente, lo último. En esta situación se sigue manteniendo esta ambigüedad de la tendencia. Me refiero al bielorruso, quiero decir: “Estamos un poco con Rusia, pero hablamos de tales y tales cuestiones. Y para tal y tal incluso decimos que allí estamos más cerca de Ucrania. Y aquí exprimiremos a los rusos. Y aquí a los otros … Esto es un columpio … “

¡Pero es imposible permanecer en este columpio en el momento de la Revolución Naranja! Hay que acabar con esto inmediatamente para evitar lo peor.

Lo mismo está sucediendo en Rusia. ¡Lo mismo! Ésta es una característica fatal de los regímenes postsoviéticos, pos-imperiales y pos-alternativos que mantienen una relativa independencia del Occidente.

En primer lugar, es una independencia extremadamente relativa, extremadamente. Siempre se basa en la entrada de corporaciones occidentales al territorio … “¡Todas las banderas nos visitarán, hurra, hurra, hurra!” – estos trucos pseudo-Petersburgo con la pérdida de la soberanía económica industrial y la transferencia de más y más personas bajo el control de estas corporaciones occidentales.

En segundo lugar, ocurre lo mismo con los fondos.

En tercer lugar, existe un coqueteo continuo con las élites liberales.

En cuarto lugar, a instancias de alguien se están llevando a cabo reformas absolutamente destructivas, incluida la reforma de las pensiones, que de todos modos tendrán que cancelarse y que ahora no puede cancelarse bajo presión, sino tiene que ser de otra manera. Y esto también requiere cerebro.

Entonces la burocracia comienza un juego correspondiente con estructuras supuestamente de sociedad civil asociadas a ella . Ya recordamos estas estructuras del período pasado: cuánto costaron y cómo se comportaron en el momento en que comenzó la Revolución Naranja, también conocida como Bolotnaya, en la Federación de Rusia.

Además, se toman medidas correspondientes por este covid, que aumenta constantemente la indignación de la gente. La burocracia demuestra su arbitrariedad, su temperamento, todo el tiempo confiando que dar con el puño sobre la mesa será suficiente y todo saldrá bien.

¡No saldrá bien! Las personas que piensan “si hay fuerza, no se necesita el cerebro” no ganan en el siglo XXI. No es así como se juega en esta época. Y lo más importante, cualquier juego está condenado al fracaso si Rusia no recupera el carácter mesiánico-alternativo que era inherente a la URSS, y sigue diciendo que está en la tendencia global. Que está copiando todos los grandes avances con los medicamentos transformadores o lo que sea, que están implementando los países occidentales que definitivamente caen al satanismo.

Si las enmiendas a la Constitución existentes no se llenan de verdadero contenido, no valen nada.

Si no hay nuevas enmiendas relacionadas con la ideología, y si esta ideología no declara su carácter alternativo, y esto no se implementa en la práctica, tarde o temprano, por más que la cuerda se retuerza, no será látigo, será una soga. Y ahora es necesario darse cuenta de todo esto a partir de la experiencia de Bielorrusia.

En cuanto a lo que hay que hacer en Bielorrusia, en mi opinión, por lo que dije, todo está claro. Hay que hacer herraje en caliente. Y no mandar tropas, como alguien espera, y no violar la soberanía del país, sino construir las relaciones correctas en las condiciones de este mercado político. Y no ser codicioso en esta etapa, sino, negociar de verdad, hasta el final.

De lo contrario, repito, se perderá Bielorrusia, después de eso la región de Kaliningrado quedará aislada, nos comunicaremos con ella solo por mar. Entonces Bielorrusia se unirá a la OTAN. Entonces el cinturón Báltico-Ucraniano-Caucásico finalmente se cerrará, porque todo lo demás se unirá a esto. Nos encontraremos rodeados y tete-a-tete con nuestras élites pro-occidentales, funcionarios de seguridad ambiguos y una sociedad civil sin energía. Y todo esto sucederá antes de 2024.

Por lo tanto, hablando ahora de Belarús, también hablo de nuestro destino. Y concluyo esta discusión con la famosa frase de “Por quién doblan las campanas” de Hemingway, este es el epígrafe de John Donne: “No preguntes por quién doblan las campanas: están doblando por ti”.

En cuanto a la opción verdaderamente estratégica para salvar a nuestra población y a la población de la ex URSS, solo está en la restauración de una superpotencia, que sea un imperio capaz de marcar una tendencia global alternativa y cumplir en la práctica lo establecido, quitando del camino todos los obstáculos en relación a este objetivo. Solo entonces estaremos a salvo, literalmente.

¡Nos vemos en la URSS-2.0!

 La Esencia del Tiempo periódico /23 agosto 2020 https://rossaprimavera.ru/article/04fcc1cc  (Traducción de Sara Rosenberg para La pupila insomne)

1 Es un periodista, redactor jefe, copropietario (18% de las acciones) y presentador de la emisora de radio ultra-liberal “Eco de Moscú”, presidente de “Eco-TV”. El principal cliente de la empresa Eco TV era Overseas Media, un canal propiedad del oligarca Vladimir Gusinsky. Gusinsky en 2000 abandonó Rusia. Tenía ciudadanía rusa e israelí. El 9 de febrero de 2007 recibió la ciudadanía española, acreditando que es sefardí (descendiente de los judíos expulsados de este país en 1492).

2 pensamientos en “Las campanas bielorrusas doblan por Rusia. Por Sergei Kurginyan

  1. Muy triste todo lo que está ocurriendo, y sus causas profundas, en Belarus. La Historia una vez más está demostrando que hay principios inviolables para poder enfrentar los embates imperialistas.

  2. No creo que hayan estado para nada bien los coqueteos de Lukachenko con un tipo como Pompeo. Me recordó a Khadafi, que todos sabemos como terminó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .