¿De qué somos culpables? Por Víctor Ángel Fernández


Ahora que se hacen esfuerzos sobrehumanos para reescribir la historia o al menos para adornarla o, si se quiere, al menos para reenvolverla en mejor papel de regalo, surgen voces interesantísimas e interesadísimas, en señalar un nuevo culpable o, repito, si se quiere, sacar a la luz al mismo culpable que siempre han querido señalar. Lo importante es que quieren que la culpa la tenga alguien.

Voy a ayudarlos y decir desde un principio lo que muchos no tienen valor para decir: la culpa, la maldita culpa, la tiene, desde un inicio el proceso revolucionario cubano.
La culpa empezó cuando en julio de 1953, Fidel nucleó a un centenar de jóvenes que se negaban a dejar morir al Apóstol en el año de su centenario. La culpa, asumida con honor, era encender el motor chiquito, al decir de Raúl, que echara a andar el motor grande. La culpa era la de cambiar una historia de Cuba que había sido escamoteada. La culpa, está ampliamente descrita en La historia me absolverá.

Esa culpa, virilmente asumida, siguió en la prisión fecunda, en las denuncias en la prensa cubana de la época, en los preparativos del Granma, en la carta de Fidel conminando a Batista para que renunciara de una vez y por todas. La gloriosa culpa de que en 1956, seremos libres o mártires.

Era la responsabilidad de romper con la historia fatalista que dictaba: no se puede cambiar el país teniendo en contra el ejército. Es la culpa de la victoria, la culpa de sumar un pueblo a aquella decena de fusiles y entonces, cinco años, cinco meses y cinco días después, disfrutar la culpa de la victoria.

La culpa de expulsar de la oficina del presidente cubano, al embajador del régimen de EEUU, el cual deseaba seguir representando su papel operístico de procónsul. Otros pecados revolucionarios, fueron la Reforma Agraria, la nacionalización de la Banca, la puesta en manos del pueblo de los grandes monopolios aupados y protegidos por el vecino fiscal.

El pecado imperdonable de la victoria de Girón en sólo setenta y dos horas.
El pecado de la alfabetización, el pecado del cambio de la moneda, el pecado de comerciar con la URSS.

Por cada una de esas revolucionarias culpabilidades hemos recibido, con precisión quirúrgica o con criminales agresiones, las decisiones del señor fiscal de la acera de enfrente.

Argelia, Africa en general, Angola en particular, América, hace mucho tiempo conocen y agradecen nuestra culpabilidad por ayudarlos.

Pregunte el que tiene dudas a la decena y media de presidentes del imperio que de una forma u otra nos han sentado en el banquillo de los acusados. Pregunten incluso al “hermano” reciente, que quiso cambiar la política imperial y desaparecernos con nuevos métodos. Todos han recibido, no obstante los dolores, su correspondiente respuesta desde el banquillo de los acusados, que la historia nos seguirá absolviendo.

Somos, y asumo mi indudable pedazo de culpa, los responsables del centenar de universidades, de los números que definen nuestro real sistema de salud, de las escuelas que se abrieron el primero de septiembre y de las que no se abrieron, pero no por falta de aulas y maestros. Culpable de los derechos reales, aunque algún culpable individual, haga lo que no debe, incluso creyendo defender lo logrado.

¿Errores? ¿Dificultades? Tenemos bastante y no rechazamos la culpabilidad, pero cuando se habla de las responsabilidades por estos problemas, ¿por qué nadie pone en el otro plato de la balanza el peso de lo logrado? El peso incluso de que algunos de esos errores se han cometido por tomar decisiones que pensamos necesarias para resolver algo y nos supera la prontitud, reales cubanos al fin y al cabo, por sobre el necesario asentamiento.
Así que ya saben los analistas de la realidad cubana. Ni siquiera se tienen que referir en sus escritos al “temido” vecino. No tendrán que poner en juego posibles invitaciones a los altares vedados a nosotros los necios.

Ya tienen un texto para citar: culpable de todo es la Revolución. Culpable de todo, somos nosotros, porque seguimos creyendo que la obra puede ser mejor y, mientras el vecino de enfrente, el actual, el siguiente o el otro, nos siga amenazando, seguiremos comprendiendo que, al decir de los siglos: ladran, así que nos están oliendo al cabalgar.
Importante y vale la pena que quede claro, el tribunal, cualquiera que sea, nunca nos escuchará declararnos inocentes de esa culpabilidad.

4 pensamientos en “¿De qué somos culpables? Por Víctor Ángel Fernández

  1. ! coño ! Y ! que culpa tan grande la de Utds que asi y todo llevan 63 años aguantando esta culpa y no se rinden ! Pa’ el carajo !

  2. Parto Victor con la posibilidad que usted me anote en esa lista de culpables de la “gran culpa” y ante un enemigo común como el que ha existido hace más de 60 años, cuente conmigo en la misma trinchera, pero siendo honesto con lo que pienso no podré acompañarlo, ni hacerme cargo de la cantidad de “imperceptibles” culpas, de los errores que se comente y se cometeran por aquellos que enarbolando las mismas palabras que usted y que yo, traicionan su sentido, servir a los más humildes y ser la razón por la que han decidido ocupar una responsabilidad pública, a esos, “ni un tantito asi”, temo que un tipo con la adarga al brazo, me enseño semejante “intolerancia”.
    Saludos

  3. De una culpa como esa la Historia les absolverá pero cuando la escriban los pueblos en nombre de los más altos ideales. Mientras sigan siendo la espada y la cruz los grandes protagonistas al servicio de criminales intereses, mientras reyes y emperadores nos gobiernen y nos sigan convirtiendo en mercancías de usar y tirar, ustedes seguirán en el lado equivocado de la Historia, para desgracia de todo el género humano. En esa anatomía de la destructividad y el egoísmo humanos a lo largo de los siglos, ustedes representan un punto de inflexión y cambio, la demostración de que otro mundo es posible, de ahí que se les combata por tierra, mar y aire. Excelente y demoledor artículo

  4. Saludos desde Nicaragua Libre.

    Excelente, también desde aquí nos declaramos y confesamos que somos con mucho orgullo “que somos culpables”, y que junto a FIDEL, somos y seremos culpables de todo.

    Patria Libre o Morir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .