Lo terrible de una guerra prolongada. Por Waldo Leyva


Lo terrible de una guerra
Prolongada
No es el hambre
Del cerco
Ni el cansancio,
Ni la desperanza,
Ni los muertos
Que quedan en el polvo
En terreno de nadie.
Lo atroz,
Lo insoportable,
Lo que quita
Las ganas de vivir
Es que conoces
El color de los ojos
El gesto,
La íntima camisa
Del que, tal vez, mañana
Se pasa al enemigo.
(Del Facebook del autor)

 

2 pensamientos en “Lo terrible de una guerra prolongada. Por Waldo Leyva

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .