No pienso en mí; pero no llevas mi resguardo. Por José Luis Fariñas


Calor expectante

José Luis Fariñas, s/t, colecc. personal, técnica mixta, 2019

No pienso en mí; pero no llevas mi resguardo,
sino municiones digestivas para dispararme a través del espejo
los pistilos de una brisa menguante que debemos compartir.
Pero tampoco quieres. Me auscultas tan solo y me dejas
trepanadamente listo a ras de los portales brillantes
del casi siempre despedido comienzo de palabra
al final de aquel reguero de columpios donde fuimos niños,
enderezando la penumbra que solo respira muy encorvada,
muy sin alas de mar o de ásperos espacios de concilio.

Piensas como el girasol, pero te llevas lo más lejos posible
de esta inoportuna supervivencia mía, hijastra de la Luna.

Me ruegas que pierda la espalda y ser más fuerte,
más necesario para apagar el sueño, apagando velas.
Yo entonces te miro con otra tos dialogada y general
y me aparto un poco hacia mi nido de algas y verbos muertos:
—Preferiría no hacerlo— te respondería en mi lugar
ya sabes quién.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .