Comandante Manuel Piñeiro: Jefe, maestro y amigo. Por Rafael Hidalgo Fernández.*


El 11 de marzo de 1998, hace 23 años, el matancero2 de ascendencia gallega y cubanía acendrada, Manuel Piñeiro Losada, nos dejó físicamente luego de un absurdo accidente automovilístico. Al instante, el símbolo que ya era se multiplicó aún más entre los que tuvimos el privilegio de ser sus subordinados, tratarle de cerca y conocerle en sus múltiples facetas como ser humano y dirigente revolucionario. Sigue leyendo