Trincheras de ideas valen más que trincheras de piedras. Por Fabián Escalante Font


La reciedumbre revolucionaria.

El trabajo político ideológico fue la razón de ser para César Escalante Dellundé. Un hombre inagotable en su actividad revolucionaria. En sus lejanos años del Instituto de La Habana ingresó en la Liga Juvenil Comunista. Durante la dictadura de Gerardo Machado participó en la fundación de los soviets de campesinos en el oriente cubano, liderándolos para apoderarse de los realengos que se encontraban entre los latifundios. Sigue leyendo