SOS Bloqueo vs Cuba. Por José Manzaneda*


Imagínense que la Unión Europea impusiera un bloqueo económico total a España, prohibiendo el comercio, las transferencias, el turismo, la venta y compra de tecnología o medicamentos, el uso del euro, que -mediante amenazas y procesos judiciales- impidiera la inversión a empresas de otras latitudes, sancionara a las navieras que traen gas natural o petróleo y, a su vez, negara la entrada a territorio de la Unión Europea a nuestra ciudadanía.1*3OFbhYKBuYYmeNi0YWC4Ag


Aún siendo un país con alto desarrollo económico, imaginen los efectos devastadores que tendría en nuestras condiciones de vida (en salarios, pensiones, servicios públicos, transporte…), en plena crisis económica por la pandemia. Pues bien, ahora, imaginen este bloqueo sobre la población de un país insular y pobre en recursos, del Sur, como Cuba.

Hoy asistimos, con perplejidad, a una operación, en prensa y redes sociales, de negación del bloqueo económico, comercial y financiero de EEUU contra Cuba, que justifica un crimen de lesa humanidad y la violación masiva de los derechos humanos de once millones de personas, sometidas a un brutal chantaje: morir por hambre o derrocar a su gobierno.

El impacto del bloqueo en todas y cada una de las fuentes de ingreso de la Isla es brutal: del orden de los cinco mil millones de dólares anuales, 430 millones al mes. Hasta 2021, 147 mil millones de dólares en pérdidas.

¿En qué consiste el bloqueo a Cuba?

Las bases permanentes del cerco económico y financiero a Cuba son, entre otras, las siguientes:

  • El llamado “embargo comercial”. Empresas y ciudadanía cubanas no pueden vender producto ni servicio alguno en el mayor mercado del mundo, EEUU, ni adquirir sus productos o servicios, salvo excepciones y con regulaciones muy estrictas (ciertos alimentos y medicamentos, pagados por adelantado). Esto implica enormes sobrecostes en absolutamente todas las importaciones de Cuba, muchas desde mercados distantes. También la imposibilidad de adquirir productos y tecnología solo existente en EEUU.
  • Los barcos que tocan puerto cubano no pueden seguir ruta a EEUU, lo que multiplica, para la Isla, todos los costes de fletes y seguros.
  • La prohibición del turismo de EEUU, que significaría una inyección inmediata de liquidez para la economía de la Isla.
  • Las persecuciones, penalizaciones y presiones extraterritoriales constantes a empresas y países, para impedir el comercio con Cuba. Empresas de terceros países no pueden exportar a EEUU productos con un solo gramo de azúcar o níquel cubanos, cerrando a la Isla gran parte de los mercados internacionales. Igualmente, terceros países no pueden vender a Cuba bienes con más de un 10% de componentes estadounidenses.
  • La imposibilidad para Cuba de créditos para el desarrollo, debido al derecho a veto o voto preferente de EEUU en organismos financieros multilaterales, como el Banco Mundial o el Banco Interamericano de Desarrollo.

243 nuevas sanciones

A las anteriores medidas y muchas otras no mencionadas, añádanle 243 nuevas sanciones impuestas durante la administración de Donald Trump, de ellas más de 50 aprobadas durante la pandemia de Covid-19. Por ejemplo:

  • La prohibición de las remesas, que han convertido a la emigración cubana en la única, en EEUU, que no puede enviar dinero a sus familias de forma legal y segura.
  • El cierre migratorio, por la congelación de visas, debido a la clausura del consulado estadounidense en La Habana, algo que busca incrementar el efecto de “olla a presión” sobre la población cubana. El compromiso, firmado por Barack Obama, de otorgar al menos 20 mil visas al año, es hoy papel mojado.
  • La inclusión de Cuba en la lista de supuestos “países patrocinadores del terrorismo”, que implica el cierre bancario internacional casi completo para la Isla, y la imposibilidad, desde hace meses, de realizar compras (de alimentos y medicamentos, por ejemplo), con los dólares recaudados.
  • La persecución sistemática de las navieras que llevan petróleo venezolano a Cuba, hecho causante de la reducción drástica del transporte urbano y de restricciones eléctricas.
  • La restricción aún mayor de los escasísimos viajes de EEUU a Cuba autorizados por la administración Obama, así como la prohibición total de compras de productos en tierra. La prohibición de cruceros, por ejemplo, ha arruinando a numerosos establecimientos del sector privado cubano.
  • La prohibición de vuelos a nueve de los diez aeropuertos internacionales de Cuba, medida que afecta a la comunidad cubana en EEUU, única que, con anterioridad, no estaba sometida a restricciones de viaje.
  • La retirada de la única licencia de inversión que fue autorizada por Obama: la de la empresa hotelera Marriot.
  • La aplicación íntegra de la Ley Helms–Burton, que busca ahuyentar toda inversión extranjera, así como la activación de decenas de demandas contra empresas inversoras, principalmente europeas, para forzar su salida de la Isla.
  • La ruptura –mediante pactos con gobiernos aliados, como los de Ecuador y Brasil- de sus acuerdos médicos con Cuba, que permitían financiar el sistema público de salud de la Isla. Esto explica, en parte, el desabastecimiento sanitario y persigue crear una crisis de salud en la Isla.
  • La abolición de esperanzadores acuerdos bilaterales, como el firmado -y nunca llevado a efecto- entre la Federación Cubana de Beisbol y las Grandes Ligas de EEUU, que habría puesto fin a la “fuga” de deportistas y ayudado a financiar el deporte base de Cuba.

Imagínense que le cortan la luz de su casa, le cierran las puertas para que no entre comida ni medicinas, le impiden a Vd. y a las personas a su cargo que puedan salir a buscar el sustento, y luego le echan a Vd. la culpa de la mala gestión de su casa y le dicen que es un dictador. Eso es lo que EEUU hace con Cuba y su pueblo.

Una estrategia de asfixia de seis décadas, más el cerco de guerra económica de los últimos cuatro años, unido a la ausencia de ingresos por turismo debido a la pandemia, han provocado en Cuba una aguda situación de desabastecimiento en todos los órdenes. El resultado político, esperado desde hace 60 años, de una estrategia que persigue matar por hambre y carencias a un pueblo rehén, es bien pobre: haber conseguido que una pequeña parte de la población, cansada, desesperada, claudique y se rebele contra el gobierno y la Revolución.

Pero la euforia es mala consejera. Estas personas no son la mayoría. La mayoría conoce la causa esencial de sus problemas, y ha salido, por miles, a las calles de toda Cuba, a defender la soberanía de su país y a la Revolución. Los criminales lo seguirán intentando. Pero Cuba es, aún, un hueso duro de roer.

* Responsable de Comunicación de la asociación vasca de amistad Euskadi-Cuba y coordinador del medio Cubainformación TV

4 pensamientos en “SOS Bloqueo vs Cuba. Por José Manzaneda*

  1. Si tiramos de refranero, “entre todos la mataron y ella sola se murió”. Son muchos los países que están colaborando con el bloqueo extraterritorial y la guerra económica y mediática, pero se mantiene la narrativa de que los problemas de Cuba son internos, resultado de que es una dictadura comunista incapaz de reconocer los “errores”, como disponer de 5 candidaturas vacunales eficaces o haber enviado brigadas a Africa Occidental para detener nuevamente lo que podría acabar convirtiéndose en otra pandemia, esta vez de ébola. Son esta clase de “errores” los que convierten a Cuba en el principal objetivo de guerra no convencional, hasta el extremo de que es la única nación a la que no pueden viajar los norteamericanos, la única que tiene prohibidos los vuelos y las remesas, la única con un embargo extraterritorial y retroactivo que dura ya más de 60 años.

    Tratándose de USA, todas estas sanciones contra la mayor de las Antillas habría que calificarlas como la más clara demostración de que el socialismo sigue firme en sus principios revolucionarios e internacionalistas. Si fuera la violación de los derechos humanos y del funcionamiento normal de un estado de derecho democrático, esa pesada cruz en América Latina le correspondería a naciones como Colombia, pero el crimen organizado aquí reinante es lo que garantiza el tráfico de cocaina a la superpotencia, la libre entrada y salida de capitales y empresas transnacionales y una cabeza de playa segura para agredir a quien olvide los principios de la doctrina Monroe en el patio trasero.

    Que nos expliquen los que reclaman un corredor humanitario a USA para Cuba, cómo han funcionado y funcionan los corredores humanitarios en naciones como Afganistán, donde los ejércitos imperiales y aliados están creando un corredor de la muerte al servicio de las mercenarias hordas talibanes con su irresponsable salida de la nación, que no han dejado de bombardear, saquear y dirigir desde que provocaron su salida del área de influencia soviética. Hoy puede leerse en algunos medios españoles “alternativos”, el horror y la desesperación que está suponiendo ya la reconquista del país por los talibanes. Será que les ha pillado con el pie cambiado y no le tiene cuenta a la economía de guerra otra cosa que no sea dejar que su ejército mercenario se haga nuevamente con el poder, cometa sus abominables crímenes y la “comunidad internacional” reclame una partida nueva, con todos los honores, ejercicios de fuego real y actos de rapiña que debe incluir cualquier “guerra humanitaria” que se precie. En Vietnam, quien puso fin a la guerra, en que USA lanzó más bombas que en la II Guerra Mundial (parte en las naciones limítrofes), no fue tanto la heroica resistencia del pueblo vietnamita como el hartazgo de la sociedad civil yanqui, que no podía entender como la mayor parte del presupuesto federal iba destinado a una guerra absurda en una excolonia francesa. Ahora habría que preguntarse quién o qué pondrá fin a los culebrones de las falsas guerras humanitarias en los estados fallidos creados siendo el lobby armamentístico tan poderoso, que hasta Eisenhower, siendo presidente y cuando el complejo industrial-militar sólo había dado sus primeros pasos, se conformó con el pataleo advirtiendo a sus compatriotas del monstruo que habían engendrado.

    Para los que no lo sepan, en tiempos de la influencia soviética sobre Afganistán, las mujeres podían lucir minifalda, ir a la universidad y utilizar contraceptivos. La situación que se les viene encima por la retirada de los ejércitos de ocupación imperiales, que las condenaron a retroceder hasta condiciones de vida de la Edad Media, no tiene nada que ver con la cubana por su especial dramatismo. Pero, hasta que les toque a los ejércitos imperiales llevar la iniciativa de nuevo, nadie las socorrerá sino todo lo contrario: se le está tendiendo un puente de plata a los talibanes con la retirada. Les dejo con un fragmento de la desesperada petición de auxilio de las mujeres afganas, que jamás encontrará respuesta porque va dirigida a sus verdugos, que ahora quieren su sufrimiento y su muerte por exigencias de guión, simplemente por eso, y el enlace para leer el artículo completo https://www.eldiario.es/internacional/testimonio-mujeres-atrapadas-afganistan-prefiero-hijas-mueran-caer-manos-taliban_129_8202176.html:

    “Somos un grupo de mujeres que escribimos desde Herat, una ciudad muy antigua, fundada por Alejandro Magno y famosa por la belleza de sus monumentos y sus parques, pero que para nosotras será nuestra cárcel. Los talibán controlan toda nuestra provincia, han cerrado la frontera con Irán y no podemos escapar ni por tierra ni por aire, porque el aeropuerto está cerrado.

    Todas las ciudades de nuestro país están sitiadas por los talibán, que controlan el resto del territorio. Mucha gente querría escapar de las ciudades, sus tiroteos y bombardeos, pero no pueden hacerlo y por eso están viviendo en las calles o en tiendas de campaña improvisadas. Comienzan a escasear los suministros, tanto para la gente como para el ejército, al que también le faltan municiones.

    En las zonas ya definitivamente controladas por los talibán han cerrado 176 escuelas. Se ha prohibido el acceso de las niñas a la educación, y muchas de ellas son casadas a la fuerza a partir de los 15 años. Se reparten a las mujeres como botín de guerra, las violan y las azotan en público por sorprenderlas sin burka. Mientras, los niños son reclutados a la fuerza como soldados. Ese será el destino que nos espera si cae en sus manos nuestra ciudad.

    Por eso, antes de que se apaguen nuestras voces y desaparezcan nuestros rostros, queremos enviaros estos mensajes, ocultando nuestros verdaderos nombres, para intentar no desaparecer definitivamente en el olvido.

    Sara
    Desde Bamian

    Estoy muy preocupada por mis tres hijas. No tenemos sitio al que huir. La gente nos dice: “Cuando los talibán tomaron los distritos de Saighan y Kahmard, entraron en todas las casas por la fuerza y contaron el número de vestidos para saber cuántas mujeres vivían en cada casa”. Cuentan que los talibán se llevan a las mujeres y a las niñas a la fuerza. Prefiero que mis hijas mueran de una manera digna antes de que caigan en sus manos.

    Amina
    28 años, periodista en Herat, huida a Europa en 2020

    Me siento segura en Europa, pero estoy conmocionada por las noticias que me van llegando. No puedo dormir ni concentrarme en nada. No sé si estoy viva o muerta. Me avergüenzo de mí misma y me siento totalmente inútil.

    Roya
    23 años, estudiante en la Universidad de Herat

    El único recuerdo que dejan tras de sí los talibán es su violencia y el trato inhumano a las mujeres. Volverán a convertir otra vez en sufrimiento toda nuestra vida cotidiana. La comunidad internacional debería saber que si no los detiene, algún día tendrá que lamentarlo.

    Marjan
    19 años, estudiante de Bellas Artes en Herat

    Acabo de leer el libro La última chica de Nadia Murad (la activista yazidí que lucha en defensa de los derechos humanos y que ganó el Premio Nobel de la Paz en 2018). Lo que cuenta Nadia de los horribles crímenes cometidos por ISIS en Irak es muy semejante a lo que están haciendo los talibán, sobre todo en la esclavización de mujeres y niñas, a lo que los islamistas llaman jihad-ul Nikah.

    Creo que la comunidad internacional, sobre todo EEUU y los demás países libres que respetan los derechos de las mujeres, deberían pensar un poco en los talibán y no permitir que tomen el poder en Afganistán y conviertan a 16 millones de mujeres y niñas en sus esclavas.

  2. Pingback: SOS Bloqueo vs Cuba. Por José Manzaneda* | cubanaycatracha

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .