La gran estafa. Por Antonio Rodríguez Salvador


¿Alguien puede decirnos cuántas transacciones diarias se hacen en tarjetas MLC para comprar cup? Claro que no: son datos que los bancos nuestros mantienen en secreto. ¿Y pudieran decirnos la cantidad de personas que en los parques, en las salas de sus casas, o donde crean oportuno cambien dólares por cup, o viceversa? Claro que tampoco es posible saberlo?

¿Y entonces cómo le cree usted a esos sitios que dicen saber a cómo está el dólar el euro, o el MLC en la calle? ¿Acaso son hackers que espían todos los teléfonos de los cubanos?

Otra pregunta: ¿Sabe usted lo qué es una profecía autocumplida? Le explico: es una predicción que, una vez hecha, es en sí misma la causa de que se haga realidad. Quiero decir, la inflación ciertamente existe, la tasa de cambio real no es la oficial, pero tampoco es la que ciertos sitios ofrecen como la real. Se hace real gracias a que la gente la toma como tal.

¿Cómo llegan al número? Simplemente lo colocan con la mano, y allá va la gente a creerles porque somos así de ingenuos. Dicen que lo toman de las tendencias en ciertos grupos de WhatsApp, que a su vez lo toman de grupos de Revolico, que a su vez… Ya: Dice Pancho, que dice María, que dice Pedro, que alguien más que es pariente del que sabe porque es un cancha, que Songo le dio Borondongo y Borondongo le dio a Bernabé.

Resulta que la economía creció dos por ciento, abrieron las fronteras, empezó el turismo, cayó a niveles soportables la pandemia, retornan las mulas, y como consecuencia de ello, lo cual supone una mayor disponibilidad de divisas y productos en la calle, la tasa de cambio no disminuye, según es de suponer, sino que se encarece violentamente.

Cómo hay gente haciéndose rico a cuenta de esa manipulación. Y ya sé: ahora vendrán los que la justifiquen con los que se quieren ir, con los doctores en economía que toman esos números cómo la verdad científica, e, incluso, con la información que el muerto le dio al babalawo. La ingenuidad no tiene límites (hasta en quienes creen que el mercado lo arregla todo, y muchos más en quienes confunden especulación con mercado y se echan fresco en el portal).

16 pensamientos en “La gran estafa. Por Antonio Rodríguez Salvador

  1. Pingback: La gran estafa. | argencuba

  2. Respuesta sencilla: si usted no tiene quien le mande dólar para comprar leche en mlc usted tiene que comprarlo en la calle o en las redes. Haga usted mismo la búsqueda y dígame si lo logró encontrar a menos de lo que dicen las redes. Ahí tiene su respuesta.

  3. Artysmuse, creo que no entendiste lo que se quiso decir. Claro que al final es real esos precios del dólar, del euro y de la MLC, pero lo es porque lo construyen a base de especulación. Con eso hasta se ha tumbado gobiernos. Se corre la bola de que el precio está a tanto y tanto y como todo el mundo lo lee/escucha, el precio se convierte en real, porque lo dice todo el mundo. Es decir, es construido como real, es una obra de la especulación, una fabricación.

  4. Es curioso, la historia se repite. A inicios de los 90’s, cuando se vivio una situacion parecida, habia rumores que el dolar estuvo a $100 o 120. Incluso, algunos lo situaban hasta $150. Yo, personalmente, nunca lo vi (ni tampoco lo hubiese podido comprar, con un salario de $340.) En aquella epoca, no teniamos Watsup ni Telegram, pero si nuestro criollo «radio bemba», pero el ambiente estaba lleno de historias, veridicas o no. Lo que si se muy bien lo que se pagaba por una caja de cigarros o una botella de ron «normado» (cosas que vendia y me permitian comprar un poco de arroz).

  5. Horacio, la especulación surge de la inestabilidad y no es nada ficticia, es tan concreta q de eso ha vivido todo el sistema capitalista en toda su existencia. Que no lo hayamos previsto es el problema y q luego se pretenda defender como malos razonamientos es aún peor. ¿Cómo fuimos a parar a esa especulación galopante? ¿Porque el ser humano es malo o porque tiene creadas las condiciones para especular? ¿Cómo no subía el USD o el euro cuando se vendía? Porque existía a la venta. O sea mercado intervenido y controlado. ¿Cuando va a parar? Cuando se vuelva a intervenir, de lo contrario yo sigo necesitando leche y tengo q morir en la especulación porque no existe en mi moneda ni tengo un familiar en ningún lado. Y solo menciono leche. No vamos a ver lo q necesita una casa. Si hay tanto dólar guardado q «no se puede usar» usenlo como mecanismo regulador de mercado. Y se quitan a los criticones como yo de arriba. Espero su discurso sobre el bloqueo ahora.

  6. resulta que la economía creció dos por ciento, abrieron las fronteras, empezó el turismo, cayó a niveles soportables la pandemia, retornan las mulas, y como consecuencia de ello, lo cual supone una mayor disponibilidad de divisas y productos en la calle, la tasa de cambio no disminuye, según es de suponer, sino que se encarece violentamente.
    Respuesta igual de sencilla…no cae porque nunca existió la no existencia de moneda de manera oficial. Vendala a 50 y mañana la encontrará a 49. Además la economía no creció un 2%, la economía de un menos 13% fue a un menos 11% por tanto se mantiene en decaimiento de un menos 11. Y el turismo todavía está en pañales y demora. Saludos

  7. Gracias. Qué fácil de solucionar todo y por supuesto que no tiene nada que ver con el boqueo sino con lo que el gobierno pudiendo hacer no hace. El gobierno, siempre culpable, tiene los dólares escondidos y no los quiere vender. Ya entiendo, no sé cómo no nos percatamos antes. Gracias otra vez por iluminarnos.

  8. si cada vez que no conviene dar una respuesta entonces la cosa es de «hay que profundizar» o «no es el momento» o «no es el lugar apropiado» o un sin numero de disculpas para no dar la respuesta que todos sabemos bien.
    en epoca de machado habia mucha mas libertad para hablar, se le llamaba al gobierno por lo que era y se le juzgaba por los resultados obtenidos, sin estar con tantos panitos calientes.

  9. Pingback: La gran estafa. Por Antonio Rodríguez Salvador

  10. porque mirar y juzga al zofa??? que culpa tiene el que tu mujer te pegue los tarros en el, si es tu mujer la que no sirve como tal.

  11. La pupila miope no entiende de economía
    28 de enero de 2022 por Luis Flores
    En un artículo reciente en el blog La pupila insomne, Antonio Rodríguez Salvador planteaba que el precio del dólar en el mercado negro (que no oficial) era más o menos una manipulación imperialista, creada para devaluar el peso cubano (CUP) y provocar molestia en la población. «¿Cómo llegan al número? Simplemente lo colocan con la mano, y allá va la gente a creerles porque somos así de ingenuos….» especulaba Rodríguez Salvador en dicho artículo.
    ¿Se puede ser más ignorante o, más precisamente, se puede ser más mentiroso?
    El valor que reporta diariamente el Toque (ver imagen) no es resultado de la magia o de determinado interés. Es sólo el resultado de un simple algoritmo informático. 
    Un programa recoge automáticamente los valores de los anuncios publicados de oferta y demanda de divisas en sitios de clasificados como Revolico (enlace). Esos  valores son almacenados en una tabla, depurados y promediados. El algoritmo descarta valores que se alejen mucho de la media (1 dólar a 1000 pesos, por ejemplo) porque pudieran distorsionar el resultado y finalmente promedia el resto y obtiene un valor para cada moneda, ya sea compra o venta, cada día. Puede verse una explicación detallada aquí.
    Esto se ejecuta diariamente y así se obtiene una aproximación al valor de oferta y demanda de las divisas cubano. Un resultado, como muchos otros valores estadísticos (que quizás el gobierno calcula y conoce pero no divulga a la población), que es solamente una estimación de un precio, ya que no recoge las diferencias que pueden existir por ciudades, ni analiza el valor real de las operaciones finales. A partir de estos valores El Toque ha podido elaborar la evolución del peso cubano en el mercado informal durante el último año.
    Asumamos que el Toque tiene interés en manipular la divisa, y crear una devaluación artificial del peso cubano. El mercado de divisas en Cuba, aunque quizás pequeño, se rige al final por la ley de la oferta y la demanda. Una manipulación burda del mismo se ajustaría automáticamente, alguien ofreciendo divisas a un valor que los compradores no quieren o pueden pagar deberá ajustar su precio, pero por el contrario, si dicha oferta es aceptada, entonces el precio se mantendrá o incluso pudiera aumentar siempre que se encuentren compradores interesados. 
    Pero, ¿por qué alguien estaría interesado en comprar un dólar a 100 pesos o cualquier otro valor?  ¿Para qué sirve un dólar y para qué sirve un peso? Ciertamente, un peso no sirve para mucho. La oferta de productos en moneda nacional se reduce continuamente. Se abren nuevas tiendas en MLC, y muchas empresas cubanas pasan a vender sus productos en dicha moneda o en las distintas modalidades de tiendas online que no paran de crecer. El CUP sólo sirve para recargar el móvil, pagar la luz y poco más. Sumado a esto tenemos el aumento de moneda en circulación por los aumentos salariales de la tristemente célebre tarea de des-Ordenamiento. La inflación resultante se ve no solo en la tasa de cambio del peso cubano, sino también, por ejemplo en los desorbitantes precios en agro-mercados, negocios y restaurantes privados y estatales.
    Un dólar, en cambio, no necesitamos explicar para qué puede servir.
    Tomando en cuenta todo esto no hay que ser un genio para entender la razón de la devaluación acelerada del peso cubano, proceso que no tiene un final cercano, porque la inflación y devaluación del peso cubano no es culpa de lo que publica un medio, sino estructural en el desastre económico en que han sumido a la isla. Para entender hasta donde esta situación puede llegar sólo tenemos que mirar a nuestra vecina y hermana en sufrimiento, Venezuela, para ver los niveles de inflación que han soportado en los últimos años. 
    Una publicación en uno o varios medios de prensa independientes no podrá ser capaz de manipular significativamente la tasa de cambio del peso cubano. Pero si hay quien puede influir en los mercados de divisas, estos son los estados.
    Un gobierno «normal» puede influir en el valor de su moneda comprando o vendiéndola en el mercado de divisas. El gobierno cubano podría simplemente ofrecer dólares y euros al valor que considere aceptable para la economía nacional, y el resto del mercado tendría que ajustarse a esos precios. ¿Alguien va a comprar un dólar a 100 si en la CADECA está a 25?
    Pero esto implica que sea un gobierno solvente, con reservas de divisas y con personas que sepan de economía en puestos claves. Y ya todos sabemos que el gobierno cubano no es solvente: justo acaban de anunciar que no van a vender dólares, como se estuvo rumorando recientemente.
    También sabemos que los que nos gobiernan son una panda de ineptos, que nos han llevado a esta situación con el des-Ordenamiento, y que lo único que se les ocurre, para controlar o justificar la inflación galopante que tenemos en Cuba, es mandar a hacer artículos estúpidos en la prensa oficialista y en blogs de segunda categoría.

  12. ¿Alguien puede decirnos cuántas transacciones diarias se hacen en tarjetas MLC para comprar cup?

    Yo le puedo responder: nadie cambia USD por cup a 1 x 24. El que hace una transferencia de la tarjeta mlc a una tarjeta cup lo hace por error. Ya incluso el banco sacó una nota informativa sobre eso, y actualizaron el transfermovil para alertar y prevenir al usuario que intente hacer una transferencia desde una tarjeta mlc hacia una tarjeta cup

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.