Odio gratuito. Por Alexis Díaz-Pimienta


Hay personas que odian por defecto.
Gratuitamente. Voluntariamente.
Un odio transversal, efervescente
(En su odiosa estructura hasta perfecto).
El odio es casi siempre un mal proyecto
Que sigue hacia adelante, y que culmina.
El odio es una plaga tan dañina
Que no deja crecer, que nos detiene.
Pobre de ti si el odio a verte viene.
Contra el odio no existe medicina.

Perdono a quien me odia, lo perdono.
Es mi contribución a que se cure.
Lo perdono aunque grite y aunque jure
Que va seguir odiando, con encono.
Perdono al odiador y no blasono
La revancha afectiva o la vendeta.
No doy mi otra mejilla de poeta
Porque ya di las dos en otras causas.
Mi odiómetro interior lo pongo en pausa,
Cuento hasta diez y Olvido a quien me reta.
Hoy alguien a quien quise me ha atacado
Con una virulencia inusitada.
Gratuita, irracional, inesperada.
Hoy alguien que me quiso me ha golpeado.
El odio es un ladrón acostumbrado
A las casa vacías y sin llave.
Por eso es peligroso (y es más grave)
Que entre a una mansión que está habitada.
Si es pillado in fraganti (a voz armada)
Cómo va a reaccionar nadie lo sabe.
Hoy alguien a quien quise me ha ofendido
Justo cuando yo estaba recordando
Nuestros buenos momentos y pensando
Que lo mejor de ser es haber sido.
Estoy no sé si triste o sorprendido.
El odio me escupió sal a la cara.
Se me quedó la piel no sucia, rara ,
Y un olor infeliz e irreversible.
La vida es un misterio. Es imposible
De la misma moneda ver dos caras.
Pero yo he decidido perdonar.
No devolver el odio. Recibirlo,
Estudiarlo, guardarlo y convertirlo
En algo diferente. Porque odiar
Nos cambia hasta el color del paladar,
Nos saca lo peor, la parte oscura.
El odio es esa vieja quemadura
Que aún siendo cicatriz arde por dentro.
Yo lo escondo, lo estudio y me concentro
A ver si alguna vez hallo su cura.
Y juro que si encuentro de repente
Un fármaco que cure el odio humano
Lo voy a repartir de mano en mano,
Lo voy a compartir gratuitamente.
No quiero ni licencia ni patente.
No quiero ser su dueño ni custodio.
No quiero revivir este episodio.
No quiero nada y nada necesito.
Si todo el tiempo he dado amor gratuito
No tiene precio exterminar el odio.

Un pensamiento en “Odio gratuito. Por Alexis Díaz-Pimienta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.