¿Se justifica la inversión en la expansión de capacidades hoteleras? Por Rafael Montejo Véliz


Sí se justifica porque tenemos un déficit de capacidades hoteleras en primer lugar, sobre todo en hoteles de cinco estrellas. En segundo lugar los recursos financieros no son bolsas de dinero a la espera de oportunidades si no se convierten en recursos financieros temporalmente libres, que es mejor colocarlos en los bancos a ganar intereses. Un cálculo de demanda, oportunidad y ritmo constructivo sitúa las inversiones hoteleras en el momento justo, nunca más justo, ahora que hay una pausa y muchas pueden ser reparadas y rehabilitadas.

índice

El tercer argumento es que la eficiencia hotelera no se mide solo micro económicamente por la linealidad de la ocupación, sino como se hace en todas partes, por lo que aporta en el flujo total de divisas o dinero al balance general del negocio, que por cierto no es solo la actividad hotelera, como se pretende en análisis simples, sino por el conjunto de la industria: tur operadores, transporte aéreo, terrestre y marítimo, casas financieras, logística de abastecimiento y mantenimiento, bases, obras inducidas, mantenimiento e inversión ambiental, industria cultural, recuperación de playas, agencias de viaje, publicidad, industria eléctrica, suministro de agua, industria ligera y del mueble, generación de empleo, etc. Por eso como sector es mucho más.

El hotel es un pretexto, que genera un entorno productivo y un retorno sobre la inversión elevado. La eficiencia tiene como colimador el costo por habitación, que es la norma de la industria y solo por esta causa, la expectativa razonable de recuperación está entre dos y cinco años, lo cual es bueno para una industria que tiene un promedio de crecimiento del 11 por ciento anual. Y en Cuba (pandemia y sanciones por medio) crece más rápido el flujo de turistas que la velocidad de construcción de planta hotelera. Hay como un 20% de la planta hotelera que permanece en mantenimiento y es necesario entonces trabajar con reservas. Y a este análisis es necesario incorporar el sector privado, que tiene un número considerable de habitaciones y, es curioso, muchos han seguido invirtiendo en capacidades de alojamiento, mantenimiento y en restaurantes, que en Cuba tienen una relación directa con el beneficio turístico.

En Europa, en muchos países la planta hotelera está cerrada una buena parte del año y no dejan de construir en zonas, incluso, aparentemente saturadas. Centrarse solo en el aspecto micro lleva a conclusiones erróneas que se centran en señalar la pifia puntual, o cosas «trascendentes» como que no hay frutas en un hotel, o que no se debe invertir en hoteles, sino cuando tengamos cinco millones de turistas a las puertas, por cierto, algo que no hacen los inversores capitalistas, que invierten cuando el mercado está a la baja, si no, que le pregunten a Soros, o a Musk, o a Buffet.

Se ha creado una falacia sin sentido económico alrededor de la construcción de planta hotelera en Cuba. ¿Dónde queda aquello de invertir donde más rápido se recupere la inversión? Y de quién es el capital inversionista? De quiénes son los criterios técnicos, diseños, búsqueda de mercado? De quiénes son los riesgos y su gestión? ¿Quiénes son los proveedores y prestamistas? ¿A quiénes se les alquilan las grúas enormes en caso de que se utilicen? ¿Hay una cantidad de gente perdida, nacionales y foráneos, que no saben lo que hacen? Que yerran en colectivo. Le podremos conceder aunque sea el beneficio, no solo de la duda, sino de la esperanza. Y sí, algunos negocios hoteleros no seguirán adelante y cerrarán, en el sector público y en el privado y otros los tomarán y reabrirán bajo otros nombres, marcas y dueños. Es decir, lo habitual en los negocios, pero la marcha del conjunto seguirá adelante.

(Tomado de Facebook)

2 pensamientos en “¿Se justifica la inversión en la expansión de capacidades hoteleras? Por Rafael Montejo Véliz

  1. Muy interesante. Mi modesta opinión es que se trata de un tema que amerita de un análisis que no tiene a las redes sociales como su mejor escenario. Hay tela por donde cortar.

  2. Realicé un comentario que al parecer violó alguna regla del blog. Primera vez que me pasa aquí. Pero igual ocurre en Cubadebate, Granma o Trabajadores ante cualquier crítica al GAE. El post no sale, y ya. Coincido con Orlando González y discrepo respetuosamente de Veliz, hay mucha tela por donde cortar, lo que no veo es el marco de retroalimentación adecuado para ello. Esperemos exista en el futuro antes de que sea un rollo grande … de tela.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.