Trump y el bloqueo al ciberespacio cubano. Por Omar Pérez Salomón


Desde que llegó a la Casa Blanca, en enero de 2017, Donald Trump ha dado continuidad a la política agresiva desarrollada por los sucesivos gobiernos de Estados Unidos contra Cuba, fortaleciendo el empleo de un carril que pretende destruir a la Revolución Cubana mediante un bloqueo económico todavía más férreo si fuera posible, las presiones y amenazas desde el exterior, incluyendo la agresión militar y un carril dos que hoy toma una mayor fuerza con el objetivo, como dijera Fidel Castro el 26 de julio de 1995, “de penetrarnos, reblandecernos, crear todo tipo de organizaciones contrarrevolucionarias y desestabilizar el país cualesquiera que sean las consecuencias”. Sigue leyendo

Las Fake News de Domingo Amuchástegui. Por Carlos Luque Zayas Bazán


En las recientes elecciones brasileñas, algo más del 46% del electorado votó por Jair Bolsonaro, el candidato de la ultraderecha fascista de ese país. Sigue leyendo

Brasil: Frente Amplio Antifascista. Por Ángel Guerra Cabrera


La abrumadora victoria del nazi Jair Bolsonaro en la primera vuelta de las elecciones brasileñas no debe ser subestimada. Brasil es la octava potencia mundial, con posición geopolítica de primer orden en América del Sur. Bolsonaro, descaradamente chovinista, misógino, racista, homófobo, proyanqui, prosionista, detesta los valores democráticos.  Es la continuación del golpe de Estado contra la democracia, iniciado mucho antes del golpe parlamentario que tiró a Dilma con una extraña movilización de masas y una campaña mediática internacional que dibujó al PT como el único partido corrupto del país. Campaña salida del Departamento de Justicia estadounidense, promotor del caso Odebretch y las miserables delaciones retribuídas. Sigue leyendo

¿Cuál crisis será televisada, la de Venezuela o la de Argentina? (+ video) Por José Manzaneda


Abel Moya, deportista cubano que solicitó hace un año –sin conseguirlo- el asilo político en Madrid, lleva meses viviendo en la calle y pidiendo limosna (1) (2). Es la misma historia de autoengaño de muchos de los supuestos “disidentes” que, en 2010, llegaron a territorio español por un acuerdo entre Cuba, España y la Iglesia Católica (3). Tras agotar las ayudas –recordemos- algunas de aquellas personas acabaron viviendo en la calle (4). Pero ¿lo han leído en alguno de los grandes diarios españoles? ¿A que no?

Sigue leyendo