Los cubanos no nos rendimos. Por Ángel Guerra Cabrera


El 17 de abril de 1961 Cuba fue invadida por una brigada de contrarrevolucionarios de origen cubano organizada, entrenada y equipada por la CIA y el Pentágono. El día antes, bombardearon los aeropuertos sin lograr el objetivo de destruir en tierra la minúscula aviación revolucionaria. Los invasores fueron derrotados y hechos prisioneros, en su mayoría, en menos de 72 horas de incesantes y cruentos combates, incluyendo heroicas acciones en el aire de los pilotos de la Fuerza Aérea Revolucionaria. Cientos de miles de cubanos y cubanas, plenos de conciencia patriótica y política, estábamos sobre las armas y, como afirmó Fidel alguna vez, podíamos haber derrotado simultáneamente varios desembarcos como aquel. Sigue leyendo

 Trump: patadas de ahogado.  Ángel Guerra Cabrera


Luego de innumerables intentos fallidos de golpe de Estado contra el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, el gobierno de Trump actúa a la desesperada en la larga guerra contra la patria de Bolívar.  Washington  retorció otra vez principios fundamentales del derecho internacional, de la Carta de la OEA y normas internas de ese desprestigiado organismo para sentar a un representante del super títere Juan Guaidó en la silla de Venezuela. Cómo serían de graves las violaciones al derecho,  que para conseguir  una mayoría  simple de votos, Estados Unidos y sus lacayos tuvieron que aceptar una propuesta de Jamaica dando al enviado de Guaidó la categoría de “representante de la Asamblea Nacional” y no de la República Bolivariana de Venezuela como pretendían los  gobiernos  de  Argentina, Brasil, Canadá, Colombia, Chile, Paraguay y Perú.  Este circo se realiza, no es casual, en un momento en que Washington ostenta la presidencia rotatoria del Consejo Permanente. La maniobra imperial fue tan burda que el corresponsal del proimperialista diario El Tiempo de Bogotá se vio obligado a reseñar perlas como estas: La decisión, en todo caso, fue duramente cuestionada por algunos países, entre ellos México y Uruguay. Para estos, una decisión semejante solo podía ser adoptada por una mayoría calificada de las dos terceras partes (24 votos) y durante una Asamblea General o Extraordinaria… órgano supremo de la organización… Así mismo, que no le correspondía al Consejo reconocer a un gobierno o desconocer a otro.  Sigue leyendo

Trump no puede con Maduro. Por Ángel Guerra Cabrera


La gran capacidad de resistencia, la inteligencia estratégica y táctica del chavismo y de su liderazgo están haciendo ya historia. Despertará seguramente más admiración aun en los cuatro puntos cardinales cuando la verdadera historia de esta heroica puja del pueblo venezolano contra el imperio logre traspasar la cortina de basura de los pulpos mediáticos. ¿La prueba?   A casi dos meses y medio de que Washington desencadenara la más brutal, ilegal e inmoral ofensiva para derrocarlo, el gobierno de Venezuela permanece firmemente en las manos del presidente Nicolás Maduro Moros. Sigue leyendo

Trump vs Putin en Venezuela. Por Ángel Guerra Cabrera


Rusia “tiene que salir de Venezuela” y para conseguirlo “todas las opciones están sobre la mesa” declaró el presidente Donal Trump desde la Casa Blanca el miércoles 27 de marzo. A su lado, visitante de honor, la esposa del supertítere Juan Guaidó, el más lacayo y descolorido de la legión de lacayos del Grupo de Lima. Otra señal de que Estados Unidos, a consecuencia de su crisis de hegemonía, intenta restablecer la infame doctrina Monroe, como han reiterado varios de sus voceros oficiales.

Sigue leyendo

El eje Washington-Brasilia. Por Ángel Guerra Cabrera


El giro a la derecha y al neoliberalismo 3.0 en la mayoría de los países de América del Sur está ejerciendo una considerable influencia a favor de los intereses imperialistas de Estados Unidos en América Latina y el Caribe. Esta voltereta, que encuentra y encontrará creciente resistencia popular, está marcada por una actitud genuflexa ante Washington, de los gobiernos de Chile, Argentina, Paraguay,  Ecuador, Colombia, y, por supuesto, Brasil. Todos ellos ejaezados, como si fuera un paseo por un jardín, al carro de guerra trumpiano contra Venezuela. Sigue leyendo