Hablando de Socialismo y Revolución…con ideas ilustradas y colonizantes. Por Maikel Pons Giralt*


Hablar de revoluciones, revolucionarios y socialismo, parece ser que pasó de moda hace tiempo. Bueno, permítanme rectificar, porque depende del discurso que utilices e intereses y conceptos que proclamas. No es exactamente que no puedas hablar de revoluciones y socialismo, es que hay determinadas condiciones sine qua non para ser reconocido, legitimado y tolerado en determinados espacios académicos y sociales, hablando de estos temas. Es como tener en cuenta los 10 mandamientos bíblicos o en el otro extremo tener que guiarte por el Manual de Economía Política soviético. Sigue leyendo

Consejos para un buen Oporto*. Por Iroel Sánchez


  1. Cultive las relaciones personales pero solo con los que puedan aportarle visibilidad y más relaciones con gente influyente. Para ello trate de estar en todos los lugares a la vez: En la embajada de los Estados Unidos y en un encuentro de blogueros revolucionarios, en  la “huelga de hambre” donde comen aguacates y en el blog de un intelectual antiimperialista.
  2. Hable constantemente de cuanta causa tenga seguidores y a las que nadie se opone. Todo mezclado: el maltrato animal, un monumento para los médicos internacionalistas, el acceso a internet para todos y el transporte público, así hasta que no quede nadie fuera que le pueda significar un apoyo.
  3. Mezcle, mezcle todo lo posible. Por ejemplo, mezcle a Julio Antonio Mella  con el APRA, que él llamó “Asociación para Revolucionarios Arrepentidos”, o al Che Guevara -que dijo “los términos medios son la antesala de la traición”- con la defensa del “centrismo”
  4. Victimícese, diga que lo persiguen. Desentierre fantasmas, hable de cosas indefendibles que ocurrieron hace más de cuarenta años y asócielas a cualquiera que lo critique a usted. Acuse a sus adversarios de etiquetar, de paso emplee contra ellos etiquetas como “estalinistas”, “extremistas”, “intolerantes”, “Pol Pot tropicales” y, por supuesto, omita, omita hasta el insulto cuando sus correligionarios insulten y amenacen hasta con romper dientes.
  5. Si sus antiguos cofrades quedan desnudos ante verdades evidentes, todo el mundo habla de ellos y no para bien, abandónelos. Escriba y escriba pero sin mencionar el nombre ahora maldito. Pídales que escuchen a José Alfredo Jiménez: “si te acuerdas de mi, no me menciones”
  6. Sea equilibrado. Reclame el derecho de quienes son financiados desde el país más poderoso de la historia, por fondos públicos y privados que superan en varias veces el presupuesto de todos los medios de comunicación cubanos juntos, a hacer uso de estos últimos porque, seguramente pobres de difusión y bolsillo, están en desventaja.
  7. Y mienta, incluso intente ganarse el calificativo de “más mentiroso”. Mienta, que algo queda, como Goebbels le recomendó.

*Oporto solía llamar José Lezama Lima a los oportunistas.

Ideas en el centro del debate. Por Elier Ramírez Cañedo


Estos días han sido muy intensos en las redes sociales. Una entrevista al reconocido intelectual cubano Enrique Ubieta, aparecida en Granma, donde sostiene que el llamado “centrismo” no es más que un disfraz de los que hoy pretenden restaurar el capitalismo en Cuba por la puerta de la cocina,[i] desató la ya conocida maquinaria de fango contra su persona.  Junto a los improperios y la manipulación, han salido a la palestra pública, contaminando en muchos casos la posibilidad de un debate serio y respetuoso, los oportunistas, resentidos y  hasta “conversos”; esos que antes fueron defensores a ultranza del dogma y ahora se presentan como abogados de la mayor pluralidad de ideas posibles. Sigue leyendo

Otro Premio para EcuRed


En la mañana de este 19 de julio de 2017, la Enciclopedia Colaborativa Cubana EcuRed recibió el Premio Espacio que otorga la Asociación Cubana de Comunicadores Sociales a profesionales, organizaciones y empresas que sobresalen el ejercicio de la comunicación social.

EcuRed fue premiada en la categoría de Comunicación Institucional y el reconocimiento fue otorgado en el marco del marco del 4to Festival Internacional de Comunicación Social que se celebra en el Palacio de las Convenciones de La Habana, lo que se suma a la categoría de campeona que el mismo proyecto recibió recientemente en la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información.  Sigue leyendo

Las falacias en su centro. Por Enrique Ubieta


La verdad social puede ser escurridiza. No basta con pretenderla para hallarla. A diferencia de la manzana de Newton, no siempre cae hacia abajo. En gran medida su descubrimiento depende de nuestros ojos; y más que de los ojos, de nuestra mirada, o para ser más exactos, de nuestro ángulo de visión, de nuestra atalaya. Existe con independencia de los individuos; pero la guerra en torno a su legitimación expresa intereses. Las simplificaciones más comunes acogen extremos falsos: que la verdad está repartida entre todos, que es la suma de todos los ángulos de visión; que sin la verdad de los explotadores es parcial e incompleta la verdad de los explotados. Es curioso, pero los extremismos se ubican, paradójicamente, en la comodidad del centro. Sigue leyendo