“Y esa historia debe conocerla nuestro pueblo”. Por Fidel Castro Ruz


Y tal vez tan pocas cosas nos puedan ayudar a ser revolucionarios como recordar hasta qué grado de infamia se había llegado, hasta qué grado de falseamiento de la verdad, hasta qué grado de cinismo en el propósito de destruir la conciencia de un pueblo, su camino, su destino; hasta qué grado de ignorancia criminal de los méritos y las virtudes y la capacidad de este pueblo —pueblo que hizo sacrificios como muy pocos pueblos hicieron en el mundo— para arrebatarle la confianza en sí mismo, para arrebatarle la fe en su destino.

Sigue leyendo

Cuba: ¿El “Montecarlo del Caribe”? Por Fabián Escalante Font


El 10 de diciembre del 2015, Fidel en mensaje al Presidente de Venezuela Nicolás Maduro, entre otras ideas expresó: “los revolucionarios cubanos –a pocas millas de Estados Unidos, que siempre soñó con apoderarse de Cuba para convertirla en un hibrido de Casino con prostíbulo, como modo de vida para los hijos de José Martí- no renunciarán jamás a su plena independencia y al respeto total de su dignidad”, algo necesario de recordar hoy, cuando desde el Norte se pretende “glorificar” a Fulgencio Batista y a la sociedad cubana de entonces. Sigue leyendo

El día en que iban a enterrar la Revolución… y en eso llegó Fidel (audio). Por Arleen Rodríguez Derivet e Iroel Sánchez


“Éramos 25 años más jóvenes, ambos éramos trabajadores de la UJC, a cuya sede fuimos aquel día -5 de agosto de 1994- en que los adversarios pronosticaban el fin de la Revolución. Marchábamos, bajo una lluvia de piedras, desde La Punta, Prado arriba, cuando la multitud se detuvo y varios gritaron «Ahí viene Fidel». La historia cambió en minutos.”

Sigue leyendo

La única esperanza de la contrarrevolución. Por Fidel Castro Ruz


“La única esperanza de la contrarrevolución para conquistar el poder, como sabe que no tiene el menor chance de conquistarlo con el pueblo, es con la ayuda extranjera; luego, los contrarrevolucionarios son, antes que nada, traidores a su patria, sonsacadores del extranjero, celestinas que hablan al oído del extranjero poderoso, para ver si con todos los recursos implantan aquí de nuevo en el suelo de la patria la contrarrevolución.” Sigue leyendo