Manuel Artime Buesa, el Golden boy de la CIA. Por Fabián Escalante Font


El día 16 de junio del año en curso, el Presidente de Estados Unidos Donald Trump anunció en Miami, la derogación de las medidas de su antecesor Barack Obama, con relación al proceso de “normalización” de las relaciones con Cuba. Del discurso poco se puede decir, en todo caso, que el principal afectado es pueblo norteamericano, al cual nuevamente cercenarán sus derechos civiles y humanos, pues Cuba es el único destino del Mundo al cual no pueden viajar. Sigue leyendo

Mangosta no come cocodrilo (Parte VI y final)


En su discurso ante el senado el 14 de junio de 1960, unos meses antes de ser electo, John F. Kennedy señaló  “Debemos mantener invulnerable una fuerza nuclear de represalia que no sea inferior a ninguna otra (…) debemos elaborar un programa de dispersión de bases, a la par que aceleramos el desarrollo y la producción de unos proyectiles que no puedan ser destruidos por un ataque sorpresa: Polaris, Minuteman, y proyectiles aire- tierra de largo alcance, así como incrementar nuestra producción de proyectiles Atlas…”

Sigue leyendo

Mangosta no come cocodrilo (Parte II). Por Fabián Escalante Font


Siguiendo con el año 1962, documentos desclasificados señalan que “en junio, la CIA recibió informaciones serias de que el pueblo cubano estaba a punto de rebelarse contra el régimen de Castro, sin ningún tipo de patrocinio de los Estados Unidos”.1 Ante tales noticias, el Pentágono, en la persona del general Benjamín Harris, propuso el plan para esa contingencia, el cual refería en uno de sus párrafos:

“Los Estados Unidos apoyarán y sostendrán la rebelión en Cuba con todos sus recursos, incluyendo el uso de su fuerza militar para garantizar la sustitución del régimen comunista por un nuevo gobierno adecuado para los Estados Unidos […] En el caso de que esta sublevación se extienda como un movimiento popular contra el régimen comunista, los Estados Unidos deben ser capaces de ejecutar una rápida acción militar para anticiparse a un concertado y drástico programa de represalias en pro de la humanidad y de la misión de este plan.”2

Sin embargo, aun en aquel peligroso escenario la Revolución continuaba su programa social, político y económico. Al concluir el tercer año de gobierno, el Consejo de Ministros aprobó el presupuesto de la nación para 1962: 1,853 millones de pesos, el más alto de toda la historia del país. Se dedicaron 270 millones al fomento de la cultura y la educación; se aprobó la creación de 15,890 aulas para la educación de adultos, se destinó medio millón de pesos mensuales para la asistencia social a personas desvalidas; la Unión Soviética declaró que garantizaría todo el transporte de mercancías destinadas a Cuba procedentes de sus industrias, que en ese año alcanzaría la cifra de setecientos millones de dólares. Pero nada de eso fue analizado en el Consejo Nacional de Seguridad de los Estados Unidos. El SAG, bajo la conducción de Robert Kennedy y el general Lansdale, continuó instrumentando el aniquilamiento de la Revolución Cubana. Sigue leyendo

En #LaPupilaTv: Fidel le habla en inglés a los Estados Unidos (video)


De la mano de Fabián Escalante, ex jefe de la Seguridad del Estado cubana, La pupila asombrada analiza la trama que involucró a la CIA, Kennedy y Fidel y terminó con la vida de la periodista norteamericana Lisa Howard. Música de Santiago Feliú, Silvio Rodríguez y el Dúo Buena Fe.  Sigue leyendo

Mangosta no come cocodrilo (Parte I). Por Fabián Escalante Font


Próximamente  se cumplirán 55 años de la “crisis de octubre” o “crisis de los misiles soviéticos en Cuba de 1962”, que estuvo antecedida por la “operación Mangosta”, el proyecto subversivo y terrorista de mayor dimensión y envergadura que el gobierno de Estados unidos y todas sus Agencias hubiese emprendido hasta entonces. Sin embargo, en la memoria de los estudiosos y analistas del tema, solo ha quedado el episodio de los misiles y sus consecuencias, sin explicar o comprender cuáles fueron las causas y orígenes de aquel conflicto que puso al Mundo al borde del holocausto nuclear. Por ello, con éste artículo, iniciamos una serie de textos para analizar aquellos acontecimientos y colocarlos en su justa dimensión histórica, política y operativa.

El título alude imaginariamente, al combate entre dos poderosos animales,  la mangosta norteamericana con todos los recursos materiales, militares y científico técnicos a su favor y el cocodrilo cubano,  que sumergido en el agua y armado con sus poderosas fauces, cabalgado por Fidel  se tornaría invencible,  derrotándolos una vez más. Sigue leyendo

Orígenes y vigencia del pensamiento político de Fidel [1]. Por Fernando Martínez Heredia[2]


Comienzo mi intervención por el primer indicador de la vigencia de Fidel. El homenaje que recibió, en los nueve días que siguieron a su partida, fue una consigna de hoy, una invención de jóvenes que hizo suya todo el pueblo de Cuba: “yo soy Fidel”. Así se demostró que Fidel es del siglo XXI, y no solo del XX, y también que cuando el pueblo entero se moviliza con conciencia revolucionaria es invencible. En esos días del duelo, Fidel libró su primera batalla póstuma y la ganó; al mismo tiempo, volvió a mostrarles a todos el camino verdadero, como vino haciendo desde 1953.

Entiendo que ha sido muy atinado el tema que me han fijado los organizadores, porque en la compleja y difícil situación que estamos viviendo en nuestro continente los orígenes, los rasgos fundamentales y la vigencia del pensamiento político de Fidel pueden constituir una ayuda inapreciable. Hoy podemos avanzar mejor con esa ayuda de Fidel, pero a condición de emular con sus ideas y sus actos, para sacarles provecho en lo decisivo, que serán nuestras actuaciones. No imitando simplemente a Fidel, que nunca imitó a nadie, sino traduciéndolo a nuestras necesidades, situaciones y acciones. Sigue leyendo