“Eso nos lo enseñó Fidel” (+ video). Por Yipsi Moreno


Intervención de la diputada, miembro del Consejo de estado  y gloria deportiva Yipsi Moreno en la Comisión de Salud y Deporte de la Asamblea Nacional, recogida por el periodista Joel García en el sitio Cubadebate

Sigue leyendo

Nuestro hermano Alejandro (video)


Como he relatado antes, amigos y familiares de Alejandro Herrera, el ser humano de mi generación más parecido al Che que he conocido, nos reunimos a realizar trabajo voluntario en la escuela que lleva su nombre en el barrio de La Corea, municipio habanero de San Miguel del Padrón. Sigue leyendo

¿Ahora es imposible?: cambiar no significa abandonar. Por Carlos Luque Zayas Bazán


Cada vez que leo o escucho la afirmación de que ahora – y aquí el adverbio que congela el tiempo es muy significativo – es imposible, viene a la mente de inmediato y con toda naturalidad el correlato equivalente de esa noción desalmadora y desarmadora, a fuer de aspirar a ser “realista”: hagamos hasta donde sea posible.
Sigue leyendo

Notas rápidas sobre un hito. Por Ernesto Estévez Rams


Hay que detenerse un instante para calibrar el hito que significa que por primera vez en sus casi trescientos años la Universidad de la Habana será dirigida por una mujer y esa mujer es negra. Pareciera cosa menor pero no lo es. Que esto ocurra en el ciento cincuenta aniversario del grito de independencia cuando los negros venidos de África y devenidos cubanos optaron por ligar el fin de la esclavitud a la idea de la independencia es justicia histórica. Sigue leyendo

¿Con quiénes se concertaron los imperialistas en la intervención? Por Fidel Castro


No tenemos la menor duda de que Martí ha sido el más grande pensador político y revolucionario de este continente. No es necesario hacer comparaciones históricas. Pero si analizamos las circunstancias extraordinariamente difíciles en que se desenvuelve la acción de Martí: desde la emigración luchando sin ningún recurso contra el poder de la colonia después de una derrota militar, contra aquellos sectores que disponían de la prensa y disponían de los recursos económicos para combatir las ideas revolucionarias; si tenemos en cuenta que Martí desarrollaba esa acción para libertar a un país pequeño dominado por cientos de miles de soldados armados hasta los dientes, país sobre el cual se cernía no solo aquella dominación sino un peligro mucho mayor todavía; el peligro de la absorción por un vecino poderoso, cuyas garras imperialistas comenzaban a desarrollarse visiblemente; y que Martí desde allí, con su pluma, con su palabra, a la vez que trataba de inspirar a los cubanos y formar su conciencia para superar las discordias y los errores de dirección y de método que dieron al traste con la Guerra de los Diez Años, a la vez que unir en un mismo pensamiento revolucionario a los emigrados, a la vieja generación que inició la lucha por la independencia y a las nuevas generaciones, unir a aquellos destacadísimos y prestigiosos héroes militares, se enfrentaba en el terreno de las ideas a las campañas de España en favor de la colonia, a las campañas de los autonomistas en favor de procedimientos leguleyescos y electorales y engañosos que no conducirían a nuestra patria a ningún fin, y se enfrentaba a las nuevas corrientes anexionistas que surgían de aquella situación, y se enfrentaba al peligro de la anexión, no ya tanto en virtud de la solicitud de aquellos sectores acomodados que décadas atrás la habían solicitado para mantener la institución de la esclavitud sino en virtud del desarrollo del poderío económico y político de aquel país que ya se insinuaba como la potencia imperialista que es hoy. Teniendo en cuenta esas extraordinarias circunstancias, esos extraordinarios obstáculos, bien podemos decir que el Apóstol de nuestra independencia se enfrentó a dificultades tan grandes y a problemas tan difíciles como no se tuvo que enfrentar jamás ningún dirigente revolucionario y político en la historia de este continente. Sigue leyendo

Las subjetividades en el debate del Proyecto de Constitución. Por Manuel Calviño


Yo no quiero para nada hacer aquí una reunión de la Constitución, pero sí reafirmar la importancia de las subjetividades, múltiples, condicionantes y condicionadas. Y como yo soy psicólogo e investigador miro, observo y encuentro que, por ejemplo, los que yo llamo “barrigas llenas”, por decirlo de un modo humorístico, es decir, los que tienen una condición digamos más favorable para enfrentar las vicisitudes de la vida hoy, cuando se habla de la concentración de la riqueza, dicen: “No, ese no es el problema, el problema no tiene nada que ver con la concentración de la riqueza ni la propiedad… lo que hay es que liberar y que la gente luche y que salga alante”, y los “barrigas llenables” dicen: “¿Pero adónde vamos a ir a parar, loco?… hay quien se hace cada día más rico, y los otros no estamos desamparados, ni lo estaremos, pero la estamos pasando muy difícil”. Y es el mismo Proyecto, es el mismo texto, es la misma realidad, pero obviamente cada uno lo ve desde su perspectiva. Y la historia nos ayuda a anticiparnos, a dialogar con la realidad, con esa realidad de las subjetividades múltiples, subjetividades que se conforman desde lugares distintos, siendo el mismo país, subjetividades sustentadas en diez cuc al mes, -doscientos cincuenta pesos, su salario, ganan diez CUC al mes-, y otras subjetividades extendidas desde veinte mil cuc al mes. Subjetividades que concentran más del 80% del dinero que está en los bancos, y no son más que el 15% de las subjetividades.

Sigue leyendo