Revisar la historia de Cuba… a machetazos (+video). Por José Manzaneda


A la derecha le apasiona el revisionismo histórico. Desde Miami nos dicen que la dictadura de Fulgencio Batista fue un “éxito económico” porque, entonces, una ínfima parte de la población de Cuba accedía a cierto nivel de consumo, rodeada –eso sí- de enormes bolsas de miseria (1). Sigue leyendo

#LaPupilaCumple10: “La maravillosa novela breve de Junot Díaz”. Por Iroel Sánchez


Con este post, aparecido el 11 de septiembre de 2010, comenzamos la reproducción de algunos textos como testimonio de lo publicado en estos diez años del blog.

Maldiciones y conjuros caribeños que llegan hasta la familia Kennedy, fantasía nórdica, juegos de roles, spanglish, momentos claves de la historia dominicana: Hatuey, las intervenciones norteamericanas, Cuba, los haitianos, el trujillato y la diáspora. “Todo mezclado” —diría Guillén—, para crear una obra maestra que narra, de manera hilarante y en ocasiones dolorosa, la búsqueda de la belleza desde la condición de emigrante, negro, y joven amante de la ciencia ficción. Sigue leyendo

Algunas tesis que se me ocurren por diez años de La Pupila Insomne. Por Ernesto Estévez Rams


La Pupila Insomne reclama la memoria no como anécdota sino como contexto que permite entenderlo más allá de su valor puntual. En la reescritura de la historia, la anécdota es resemantizada fuera de su entorno para convertirla en portadora de la tesis que quiere contrabandearse al receptor. Es así como los festejos de un grupo de amigos en víspera de un acto heroico por ellos ignorado, es presentado como argumento que apunta a la supuesta irrelevancia de la organización en que militaban. Frente a esos usos carroñeros de la historia, La Pupila Insomne apunta a mirar la Revolución no como el resultado de la suma de episodios, sino como resultado de un devenir, entre muchos que pudieron ser posibles, consecuencia afortunada de la dialéctica histórica. Sigue leyendo

Nombres en litigio, guerras culturales en América Latina: Del Happenning desarrollista a la posguerra fría (PDF). Por María Eugenia Mudrovcic


“….el flujo de dinero estadounidense a la región deja de ser canalizado a través de estados dictatoriales amigos, revistas liberales o fundaciones fascinadas con el “American way of life” para pasar a engrosar las arcas de las cada vez más numerosas ONGs enfocadas en desarrollar “sociedades civiles” organizadas entorno a cuestiones de género, etnia, religión o medio ambiente. La hegemonía neoliberal ya no necesita Pinochets. Tampoco Vargas Llosas.”
Lo anterior es parte de la introducción a este libro fundamental para entender la lucha ideológica contemporánea en América Latina. A través del estudio del papel que han jugado revistas como Primera Plana, Mundo Nuevo, Libre y Encuentro de la Cultura Cubana, instituciones como el Center for Interamericans Relations y Mercosur, y figuras como Mario Vargas Llosa y Carlos Monisiváis, María Eugenia Mudrovcic documenta un volumen imprescindible para comprender los procesos culturales que han conducido al estado actual de la región y responder una pregunta incómoda: ¿por qué la “república de las letras” rechaza de manera más visceral a la política que al mercado?

Sigue leyendo

Encuentro de la cultura cubana: Política, intervención y mediaciones en la Pos Guerra Fría*. Por María Eugenia Mudrovcic


“When intellectuals can do nothing else they start a magazine”

Irving Howe

Volviendo sobre los pasos perdidos de la extinta revista Encounter (1953-1967) o de la no menos polémica Mundo Nuevo (1966-74), Encuentro de la Cultura Cubana aparece en 1996 cuando los rastros de la Guerra Fría parecían decididamente arrasados por el éxito que había alcanzado la retórica de la globalización. Financiada por la National Endowment for Democracy (NED) y la Fundación Ford, la “nueva” revista del exilio cubano se publica trimestralmente en España y aspira a circular “ampliamente dentro y fuera de Cuba” con un doble propósito: “no admitir límites ideológicos y políticos a la libertad de expresión” y promover una literatura cubana capaz de integrar la producción cultural de la Isla con la que se realiza fuera de Cuba.  Encuentro dice “oponerse tanto a la estrategia del Gobierno cubano” como “a las tesis más excluyentes del exilio [de Mia-mi].” Y a pesar del origen de los subsidios que recibe–para muchos la deuda que contrae con instituciones como la NED o la Fundación Ford compromete toda aspiración de autonomía política–se presenta como una revista moderada que abraza una causa transnacional y reclama para sí una posición “integracionista” o “tercerista” en el clima de nuevos desafíos emergentes en la pos-Guerra Fría.1  Sigue leyendo