La alucinada “democracia de Occidente”. Por Sara Rosenberg


Las potencias occidentales, -los llamados “países democráticos de Occidente”- tienen una larga y abominable historia de intervenciones abiertas o disfrazadas contra la soberanía de los pueblos de Oriente, África y América Latina. Un proceso de expansión colonial e imperial (saqueo y destrucción) que se prolonga hasta hoy de diversas maneras. Sigue leyendo

En vísperas del 28 de Enero, pensando en Martí y una provocación. Por Karima Oliva Bello


825 casos positivos y 4 muertes!
Cuba enfrenta el momento más complicado desde que comenzó la pandemia. Con una economía que hemos visto criminalmente amordazada, más de lo que ya era, si fuera posible y lo fue; realizando con un esfuerzo descomunal decenas de miles de PCR diarios y hospitalizando de forma gratuita no solo a los portadores del virus sino también a los sospechosos de portarlo; mientras se empeña en producir una vacuna con la que podamos inmunizarnos todos y avanza con un ordenamiento que por sí solo determina un escenario difícil.

Sigue leyendo

Allende. Por Karima Oliva Bello


El golpe de estado en Chile nos recuerda que los criminales no fueron solo ese bando de militares sin escrúpulos ni humanidad. El crimen fue económico, lo fabricó un Premio Nobel de Economía: solo matando al pueblo chileno y ahogando en sangre su resistencia se le pudo imponer la nueva fase del capitalismo. Sigue leyendo

Origen y actualidad de la Operación Cóndor. Por Fabián Escalante Font


La Doctrina Nacional de Seguridad de Estados Unidos, sustentada y alimentada por la doctrina Monroe y otros conceptos fascistas (Kissinger) fueron los padres de la operación Cóndor cuyo nombre, según el terrorista de origen cubano Antonio Veciana se debe al complot –así denominado por la CIA- para asesinar a Fidel Castro en ocasión de su viaje a Chile y después sirvió de cobertura para el sabotaje y derrocamiento del gobierno de Salvador Allende. Sigue leyendo

Contra la virulencia de los pixeles. Por Patricia Pérez Pérez


La era de internet ha forjado una arena en constante evolución donde la ética, el civismo y los códigos universales del honor se enfrentan a los intereses más bajos de una masa informe, carente de principios y valores, que se disuelven en el plástico, la tóxica pixelización y el anonimato. Tratándose de la guerra mediática de Estados Unidos en contra de Cuba, cuyas estrategias se han modificado con las dos últimas administraciones de la Casa Blanca, cualquier bufón con turbante, pulsera y cascabel, sacado del hampa cervantina de Rinconete y Cortadillo, sienta bien para equilibrar o sustituir, según sea el caso, a los blogueros devenidos propietarios de medios, los malos artistas y los “laboratorios de ideas” sutilmente influenciados y hasta financiados por B. Obama, y sumar ahora, con título de marioneta pública a la continuidad de la farsa, la parada esperpéntica y el lenguaje soez de los embustes. Sigue leyendo