Venezuela y la geoplolítica mundial. Por Angel Guerra Cabrera


Venezuela fue foco y manzana de la discordia fundamental de la reunión sostenida en Sochi el 14 de mayo por los jefes de las diplomacias de Rusia y Estados Unidos, Sergéi Lavrov y Mike Pompeo. Seguida por un encuentro de los dos altos funcionarios con el presidente Vladimir Putin, la centralidad del país bolivariano en la cita resulta más significativa por tratarse de la primera visita de Pompeo como secretario de Estado al país eslavo en el contexto de un largo período de envenenadas relaciones bilaterales entre las dos potencias, que se remonta al primer gobierno de Obama.  También, por haberse contemplado en la agenda varios de los temas candentes de la relación bilateral y, a la vez, de la escena internacional, entre ellos Ucrania, el programa nuclear de Irán, Siria, Corea del Norte,  la supuesta interferencia rusa en las elecciones y la política interior de Estados Unidos, y los tratados de control de armas nucleares. Sigue leyendo

Nicolás Maduro, el “dictador” más raro del mundo. Por Justo Cruz


No ha existido en Nuestra América en los últimos tiempos un presidente que haya tenido que soportar tanto odio, tanta maldad, tantas agresiones de todo tipo, como lo ha tenido que soportar el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro.

Sigue leyendo

“Cuba tendrá que adaptarse y eso significa permitir una economía más basada en el mercado”, dice alto funcionario de Trump sobre sanciones a la Isla y Venezuela


Lo siguientes es parte de una entrevista ““on background” realizada a dos funcionarios de alto nivel de la Administración de Trump, publicada en el sitio Cubatrade.org
Sigue leyendo

 Trump: patadas de ahogado.  Ángel Guerra Cabrera


Luego de innumerables intentos fallidos de golpe de Estado contra el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, el gobierno de Trump actúa a la desesperada en la larga guerra contra la patria de Bolívar.  Washington  retorció otra vez principios fundamentales del derecho internacional, de la Carta de la OEA y normas internas de ese desprestigiado organismo para sentar a un representante del super títere Juan Guaidó en la silla de Venezuela. Cómo serían de graves las violaciones al derecho,  que para conseguir  una mayoría  simple de votos, Estados Unidos y sus lacayos tuvieron que aceptar una propuesta de Jamaica dando al enviado de Guaidó la categoría de “representante de la Asamblea Nacional” y no de la República Bolivariana de Venezuela como pretendían los  gobiernos  de  Argentina, Brasil, Canadá, Colombia, Chile, Paraguay y Perú.  Este circo se realiza, no es casual, en un momento en que Washington ostenta la presidencia rotatoria del Consejo Permanente. La maniobra imperial fue tan burda que el corresponsal del proimperialista diario El Tiempo de Bogotá se vio obligado a reseñar perlas como estas: La decisión, en todo caso, fue duramente cuestionada por algunos países, entre ellos México y Uruguay. Para estos, una decisión semejante solo podía ser adoptada por una mayoría calificada de las dos terceras partes (24 votos) y durante una Asamblea General o Extraordinaria… órgano supremo de la organización… Así mismo, que no le correspondía al Consejo reconocer a un gobierno o desconocer a otro.  Sigue leyendo