Mentiras contra Cuba: La certificación de una derrota


Iroel Sánchez

La orfandad moral y la ausencia de escrúpulos de los enemigos de la Revolución cubana han vuelto a demostrar que no conocen límites. El fallecimiento por enfermedad de un recluso común, que había sido condenado por actos de violencia contra una mujer, y que contó con todas las atenciones y garantías de los servicios de salud cubanos, se ha intentado convertir en materia prima para una nueva campaña de descrédito contra Cuba.

Sigue leyendo