¿Sólo falta poner nombre al ataque a Libia?


Isaac Rosa
Anders Fogh Rasmussen marzo de 2003 con pintura roja vertida por un activista en el Parlamento danés, simbolizando la sangre, por la participación danesa en la guerra contra Iraq

Anders Fogh Rasmussen, cuando era Primer Ministro de Dinamarca, con pintura roja, vertida por un activista, simbolizando la sangre, por la participación danesa en Iraq

“Es una crisis humanitaria en nuestro patio. No puedo imaginar que permanezcamos al margen si continúa.” -Anders Fogh Rasmussen, secretario general de la OTAN- .

En el Mediterráneo se está rifando un bombardeo, y Gadafi lleva todas las papeletas. Bueno, Gadafi no: los libios, que serán los que sufran los humanitarios misiles si la OTAN decide salvarlos.

Se está rifando, y no sé si queda tiempo para detener la tómbola, porque veo muy lanzados a los partidarios de la intervención. No sólo se multiplican las declaraciones públicas y los contactos entre países para, como mínimo, establecer una zona de exclusión aérea. Además los preparativos militares siguen adelante, por si acaso.

Según contaba Al Yazira, Malta es ya el centro de operaciones, donde se está preparando todo lo Sigue leyendo