Sangre en los frijoles y magia en los archivos


Iroel Sánchez
Dedicatoria de Luis Posada Carriles en el cuadro que regaló a Bardach, y que aparece en los documentos presentados en la Corte.

Dedicatoria de Luis Posada Carriles en el cuadro que regaló a Ann Louise Bardach, y que aparece en los documentos presentados en la Corte de El Paso

Ann Louise Bardach, la periodista del New York Times, a la que Luis Posada Carriles confesara su protagonismo en los atentados con bomba de 1997  en La Habana, comenzó su testimonio en el juicio por perjurio contra Posada declarando  “no soy testigo a favor o en contra de nadie”, a lo que el fiscal T.J. Reardon  ripostó: “Eso puede ser verdad en su mente. Pero legalmente no es cierto”. Bardach es la última persona en testificar en el ya muy dilatado proceso  y según declaró en el juicio, Posada Carriles la contactó para la entrevista porque quería que se reconociera la “naturaleza heroica de lo que estaba haciendo en su campaña”, en Sigue leyendo