Las Fake News de Domingo Amuchástegui. Por Carlos Luque Zayas Bazán


En las recientes elecciones brasileñas, algo más del 46% del electorado votó por Jair Bolsonaro, el candidato de la ultraderecha fascista de ese país. Sigue leyendo

Brasil: Frente Amplio Antifascista. Por Ángel Guerra Cabrera


La abrumadora victoria del nazi Jair Bolsonaro en la primera vuelta de las elecciones brasileñas no debe ser subestimada. Brasil es la octava potencia mundial, con posición geopolítica de primer orden en América del Sur. Bolsonaro, descaradamente chovinista, misógino, racista, homófobo, proyanqui, prosionista, detesta los valores democráticos.  Es la continuación del golpe de Estado contra la democracia, iniciado mucho antes del golpe parlamentario que tiró a Dilma con una extraña movilización de masas y una campaña mediática internacional que dibujó al PT como el único partido corrupto del país. Campaña salida del Departamento de Justicia estadounidense, promotor del caso Odebretch y las miserables delaciones retribuídas. Sigue leyendo

La contraofensiva de la derecha. Por Oscar Laborde


Cuando la jueza Rosa Weber, del Superior Tribunal Federal, pronunció su voto, rechazando el hábeas corpus presentado por la defensa de Lula –que le impedía transitar el juicio en libertad–, se consumaba el golpe de Estado en Brasil y se hería de muerte a la democracia. Sigue leyendo

#NobelparaLula: Adhiere a la campaña para que Lula Da Silva sea galardonado con el Premio Nobel de la Paz


El Premio Nobel de la Paz Argentino, Adolfo Pérez Esquivel, inició la campaña de adhesiones en la plataforma Change.org para que el ex presidente de brasil sea galardonado con el Premio Nobel de la Paz por su lucha contra la pobreza y el hambre en Brasil. Sigue leyendo

El autoritarismo que duele a las oligarquías. (I). Por Carlos Luque Zayas Bazán


Escribo, y esto lo puede captar muy bien cualquiera que me lea, desde la posición y el posible saber, siempre limitado y en muchas materias, limitadísimo, del hombre común. Declararlo no es un ejercicio de falsa humildad. Cierto es que nacer, crecer, estudiar, gozar, sufrir, odiar y amar y, en fin, vivir en Cuba, nos ha posibilitado a todos, (otra cosa es que algunos no lo aprovechen) cierto acceso, relativamente privilegiado al conocimiento, o, al menos, al cultivo de la curiosidad. Que no por gusto en la época dorada de la juventud, la mía, un buen libro, un buen libro!, de cualquier rama del saber humano!, sólo costaba céntimos de un peso y, por fuerza, alguna diferencia eso habría de provocar. Sólo basta viajar un poco por nuestras dolorosas tierras de América, y tener con cierta frecuencia un aula llena de jóvenes, pero no tan jóvenes, y a veces algunos nada jóvenes, frente ti, para constatarlo sin mucha dificultad. ¿Por qué subrayo lo anterior, violando aquello de que hablar de sí mismo es necio, algo que leí en Martí en aquellos tiempos en que las hojas algo amarillentas de las ediciones Huracán se iban quedando en tus manos a medida que pasabas la página? Son muchas las razones. Pero me limito a una en estas notas. Sigue leyendo