Siempre, Che. Por Álvaro Castillo Granada


No tenía planeado ir a esa librería.

 Es más: no estaba muy seguro de saber dónde quedaba.

 Armando me habló una vez de ella con unas señas un tanto mitómanas. Sigue leyendo

Anuncios