Del club Pulse y otras masacres y violencias. Por  Ángel Guerra Cabrera


La masacre en el club gay Pulse, de Orlando, con su cauda de homofobia y terrorismo, acaso vinculado en alguna forma al autodenominado Estado Islámico, continuará ocupando durante semanas los espacios estelares de los grandes oligopolios mediáticos. La exprimirán mientras aumenten el rating y el tiraje, aprovechando el luto de los familiares y la solidaridad de la población estadunidense y del mundo. A la vez, continuarán escondiendo a la sociedad de la ganancia y el egoísmo, única alternativa que ofrecen, como la principal causante de la tragedia. Sigue leyendo