“El único homenaje que le hubiera sido grato”*


Rubén Martínez Villena

Julio Antonio Mella

El 10 de enero de 1929 cayó asesinado en México, por encargo del tirano Gerardo Machado, el líder comunista cubano Julio Antonio Mella. El 29 de septiembre de 1933, al recibir sus cenizas en La Habana, el también dirigente comunista Rubén Martínez Villena -autor del poema que nombra nuestro blog– pronunciaba estas plabaras.

Camaradas, aquí está, sí, pero no es un montón de cenizas, sino en este formidable despliegue de fuerzas. Estamos aquí para tributar el homenaje merecido a Julio Antonio Mella, inolvidable para nosotros, que entregó su juventud, su inteligencia, todo su esfuerzo y todo el esplendor de su vida a la causa de los pobres del mundo, de los explotados, de los humildes… Sigue leyendo