El caso Alan Gross


Saul Landau*
Hillary Clinton

Hillary Clinton ha hablado sobre Alan Gross

Alguien, quizás el propio protagonista, cometió un error –a lo mejor un “descuido” como los burócratas  de Washington llaman a sus errores. Alan Gross, en una misión para su compañía (DAI), que trabaja para la USAID (Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional) solicitó una visa de turista para viajar a Cuba con el propósito de “promover la democracia”, un eufemismo para socavar a gobiernos que se enfrentan a los dictados de Washington.

Imagínense al norteamericano de 60 años haciéndose pasar por turista mientras distribuye  a cubanos laptops, teléfonos celulares y teléfonos satelitales Sigue leyendo