Johny, el de mi barrio. Por Michael Vázquez Montes de Oca


Johny, el de mi Barrio, ha escuchado, porque él no lee el periódico salvo la página deportiva, no ve la televisión del país y mucho menos los noticieros, que un número indeterminado de personas quieren la elección directa del Presidente  y otros cargos importantes. Aunque solo se entera de algunas cosas por el llamado Paquete y los comentarios de vecinos tan ilustrados como él, se le ocurrió enseguida una idea brillante; ¿ Por qué no podría él postularse y hacerse millonario con el dinero que obtendría de la campaña electoral y el que robaría después de los programas de gobierno no realizados ? . Y ahí empezaron las dificultades. Sigue leyendo

Latinoamérica: Solo el pueblo salva. Por Iroel Sánchez


Sobre algunos de los aliados de gobiernos latinoamericanos de izquierda se pudiera decir lo que Kissinger confesó un día sobre quienes acompañan la política imperial: “Es peligroso ser nuestro enemigo, es fatal ser nuestro aliado”.  Sigue leyendo

Cuba hacia una nueva Constitución. Por Ángel Guerra Cabrera


Es evidente la necesidad de una nueva Constitución en Cuba. Pero una cosa es decirlo y otra hacerlo.. Se trata de un asunto de alta complejidad, muy ambicioso en sus alcances. Además de la redacción de un texto empapado de las ricas experiencias cubanas en materia de real ejercicio de los derechos humanos en su integralidad, su contenido estaría llamado a incorporar a la institucionalidad las novedosas prácticas democráticas cubanas y canales para su ampliación y perfeccionamiento.  La Constitución actualmente en vigor fue aprobada en referendo popular en 1976, hará pronto medio siglo. Aunque le fueron introducidas modificaciones parciales por la Asamblea Nacional del Poder Popular(ANPP) en 1992 y 2002, su marco histórico ha sido rebasado por los importantes cambios económicos y sociales operados en la isla, sobre todo en los dos últimos quinquenios, particularmente como consecuencia de la implementación de las resoluciones adoptadas en el VI y VII congresos y la Conferencia Nacional del Partido Comunista de Cuba y de otras medidas gubernamentales adoptadas en los últimos años. Igualmente, por los dramáticos cambios en la situación internacional del último cuarto de siglo y en las formas en que Cuba se relaciona con el mundo. La sociedad cubana de hoy, además, es mucho más culta, diversa y compleja que la de hace medio siglo y ello hace necesario un marco constitucional más inclusivo que lo refleje.

Sigue leyendo

Comentando con TeleSur la elección del Consejo de Estado en Cuba (video)


“En Cuba funcionamos de manera diferente. Hay un grupo de compañeros con responsabilidades ya en la dirección del país, de otras generaciones. Por supuesto lo más lógico es que alrededor de ese grupo de compañeros estén las personas que les van a dar continuidad en el gobierno hoy a la generación que sale de la dirección del gobierno del país, pero en Cuba no hay esa obsesión que aveces leemos en esos medios. Hay confianza en que la persona que resulte electa va a responder y va a tratar de trabajar por los objetivos que nos hemos trazado los cubanos”.

Sobre la elección de los Jefes de Estado. Por Fidel Castro


Como regla, en casi todos los países son los partidos políticos los que deciden quiénes van a ser los diputados. No es el pueblo el que postula, son los partidos los que postulan; y no solo postulan, sino que deciden quién va a ser electo ya por ese mecanismo, y eligen un Parlamento; esos Parlamentos a veces eligen un presidente, al jefe del Estado, y eligen después al jefe de gobierno. Sigue leyendo

El autoritarismo que duele a las oligarquías. (II). Por Carlos Luque Zayas Bazán


El autoritarismo que duele a las oligarquías. (II)

“la idea central que Marx legó al siglo XX  y a siglos posteriores, se podía expresar así: “el crecimiento espontáneo, supuestamente “libre”, de las fuerzas del mercado capitalista desemboca en concentración de capitales; la concentración de capitales desemboca en el oligopolio y en el monopolio; y el monopolio acaba siendo negación no sólo de la libertad de mercado sino también de todas las otras libertades”. Lo que se llamaba “mercado libre” llevaba en su seno la serpiente de una contradicción explosiva, una nueva forma de barbarie…”

Salvador López Arnal. En: El marxismo sin ismos de Francisco Fernández Buey.

Salvador López Arnal (SLA), comentando el libro de Francisco Fernández Buey (FFB), Marx (sin ismos)de donde citamos fragmentos en el texto anterior -, dice a propósito de la teoría neomaquiaveliana que esta aceptación cínica es un reconocimiento de “la limitación interna (económica, principalmente) de las democracias constitucionales.” Sigue leyendo