Trincheras de ideas valen más que trincheras de piedras. (Parte III y final). Por Fabián Escalante Font


Se ha dicho, en numerosas ocasiones, cómo la lucha entre la revolución y el Imperialismo, la lucha entre la revolución y la contrarrevolución, constituye una ley del desarrollo social……existe esa ley, que se elevó a ley precisamente porque la práctica de todas las revoluciones sociales demostró que la lucha entre revolución y contrarrevolución es una lucha que se desata hasta sus últimas consecuencias, que vence la revolución o vence la contrarrevolución, pero que las dos no pueden coexistir, no pueden existir en el mismo sitio, sino en medio de una lucha tremenda, en que necesariamente una de ellas tiene que perecer”. Sigue leyendo

Trincheras de Ideas valen más que Trincheras de Piedras. Parte II. Por Fabián Esalante Font


En artículo anterior dedicado al tema, citaba varios conceptos expresados por César Escalante sobre la propaganda revolucionaria y la conciencia política hace más de 50 años, que adquieren una actualidad meridiana en el escenario político ideológico actual de nuestro país. De manera, que decidí glosar varios de los conceptos expresados y aportar mis ideas al respecto, con la esperanza de que los mismos puedan ser de utilidad, precisamente en el marco del VIII Congreso del PCC. Sigue leyendo

Trincheras de ideas valen más que trincheras de piedras. Por Fabián Escalante Font


La reciedumbre revolucionaria.

El trabajo político ideológico fue la razón de ser para César Escalante Dellundé. Un hombre inagotable en su actividad revolucionaria. En sus lejanos años del Instituto de La Habana ingresó en la Liga Juvenil Comunista. Durante la dictadura de Gerardo Machado participó en la fundación de los soviets de campesinos en el oriente cubano, liderándolos para apoderarse de los realengos que se encontraban entre los latifundios. Sigue leyendo

Los tambores de la Guerra. Por Fabián Escalante Font


Ya se escucha el fuerte sonido de los tambores. No el de nuestros aborígenes caribeños o del sur del continente, que en celebraciones y protestas vibran al son de sus reclamos o consignas. Estos que ahora se escuchan son los redoblados por el Imperio Norteamericano, que se apresta a lanzar una ofensiva generalizada contra nuestros pueblos, al sur del Rio Grande. Sigue leyendo

La maquinaria vs La pupila asombrada: Resumen de noticias falsas y verdades molestas. Por Iroel Sánchez


No recuerdo haber visto antes en televisión una joya de la cultura cubana que pusimos en La pupila asombrada el pasado jueves: Sindo Garay, presentado por Odilio Urfé, cantando con uno de sus hijos los versos finales de Mujer Bayamesa, canción capital de la trova cubana, en presencia de Alejo Carpentier y Nicolás Guillén. Mucho se ha hablado del programa pero pocos han llamado la atención sobre algo así donde se mezclan cuatro grandes nombres de nuestra cultura y una obra clásica de la misma en voz de su autor

Sindo Garay cantando “Mujer Bayamesa” junto a su hijo.

Esta emisión abordó los cambios operados en Cuba en los primeros veinte meses de Revolución en el poder, desde enero de 1959 hasta la Primera Declaración de La Habana.

Las imágenes, tomadas del Noticiero Icaic, de la atención a los niños limpiabotas, de la respuesta popular a las primeras medidas del gobierno estadounidense contra el proceso revolucionario, las palabras de Fidel explicando de modo anticipado pero muy coherentemente la forma  en que la nueva sociedad emergida de la Revolución institucionalizaría su democracia en contraste con la farsa electoralista, tuvieron complemento en el testimonio de Fabián Escalante. Fabián explicó desde su experiencia personal las transformaciones de esos primeros meses en la vida cotidiana de los habaneros, las “tres Habanas” que vivían realidades bien distintas, también pasaron por la pantalla unas palabras de Carlos Puebla sobre la realidad de los trabajadores cañeros antes de la Revolución, para cerrar con las imágenes del Noticiero dirigido por Santiago Álvarez que recogen los días previos a la Primera Declaración de La Habana, seguidas de testimonios gráficos de ese momento fundacional de la política exterior que le ha granjeado a Cuba respeto en el mundo entero. Temas clásicos del propio Carlos Puebla, de Vicente Feliú, Silvio Rodríguez y Pablo Milanés y una guaracha interpretada por Celia Cruz en 1959, dedicada a la Reforma Agraria, constituyeron el hilo musical del espacio, que también tuvo la presencia de otros gigantes de la cultura cubana como Sindo Garay, Alejo Carpertier y Nicolás Guillén junto a la democratización del acceso al libro y las bibliotecas en los campos y ciudades de la nueva Cuba.

Tanto los elogios como las molestias comenzaron temprano, cuando aún no había concluido la emisión. Desde una cuenta en Twitter llamada oximorónicamente Disidente Digno Libre que reproduje en mi perfil en Facebook se nos acusó de “engañar al pueblo” y ser “un programa que vende bien la utopía de la Revolución cubana”, mientras en paralelo se acumularon reacciones en otros espacios de esa red social que aplaudieron el modo en que el programa abordó un período  fundamental de la historia de Cuba. Entre 260 emisiones esta es de las que más opiniones favorables ha despertado y también ha sido la que más ataques ha recibido. No pocos han pedido que se retransmita. En el blog dejaron un comentario cuestionador sobre la emisión que ha acumulado el mayor número de reacciones: “Cierto que la canción sobre la Reforma Agraria es buena y responde a ese momento histórico, pero el comentario sobre Celia (Cruz) y la postura contra Cuba que mantuvo hasta su muerte me parecieron muy pálidos!!” y otros del lado contrario se lanzaron, contra cualquier posible retransmisión, menos mal que la censura sólo existe a noventa millas al Sur de Miami, y no en esa ciudad tan plural desde donde se financian ese tipo de publicaciones.
Sigue leyendo