Para que Celaya no sea un arma cargada de silencio ( + video)


Ángel Munárriz

Gabriel Celaya

La celebración de centenarios moda que vive ciertamente su plena edad de oro sirve para divulgar la obra de quien sea que cumple 100 años desde su nacimiento o fin, para hacer patente una deuda de gratitud. Así debería ser. Pero a veces el efecto es contrario y subraya el ostracismo al que ha sido condenada la memoria del protagonista. Tal es el caso, según el poeta Juan de Loxa, de Gabriel Celaya (Hernani, Gipuzkoa, 1911-1991). “Ha sido tristísimo. Es increíble el olvido al que se le ha sometido”, afirma. El día en que se cumplían 100 años de su nacimiento (18 de marzo), la lectura de su obra en el Koldo Mitxelena Kulturunea de Donostia fue apenas una raya en el agua.

Sigue leyendo

Celaya: el poeta y el hombre en una búsqueda permanente de la libertad


Armando López Salinas

Gabriel Celaya

Nacido en Hernani, burgués por familia, estudiante en colegios religiosos, parece destinado a regentar y heredar la empresa familiar “Herederos de Ramón Múgica”. Empieza a escribir a los 12 años, según confesión propia. En 1927 termina los estudios de bachiller y quiere ingresar en la Facultad de Filosofía y Letras, pero la presión familiar se lo impide, tiene que ser ingeniero industrial.

Ha olvidado, para entonces, su lengua euskera, la que hablaba de niño. Y aunque Celaya, en algunos de sus libros, cante tradiciones vascas, raíces primitivas de su tierra, tiene que hacerlo, cosa que lamenta, en otra lengua que no es la suya de origen. A mí me parece, quizá también por el ritmo del verso, por lo coral de los mismos que, paradójicamente, a través del castellano, lengua que domina, habla Gabriel en vasco sin saberlo.

En Madrid se instala en la Residencia de Estudiantes, conoce a Unamuno, a Sigue leyendo