Toledo Sande: “Para que haya conquistas y colonizaciones es necesario que haya conquistados y colonizados.” Por Astrid Barnet


Escritor, periodista, profesor, investigador, editor, licenciado en Estudios Cubanos, el doctor en Ciencias Filológicas Luis Toledo Sande (Holguín, Cuba, 1950), es uno de los más prominentes intelectuales contemporáneos por su sagacidad crítica como periodista y escritor y su dedicación y contribución a los estudios e investigaciones sobre la vida y la obra de nuestro Héroe Nacional José Martí. Confiesa que ahora, entre otros desempeños, se dedica a escribir sus llamados textos de pelea, “que el país puede necesitar para mantener vivo el ejercicio crítico colectivo en medio de transformaciones que requieren pensamiento y demandan que la población esté al tanto de lo que ocurre”. Posee la Distinción Por la Cultura Nacional y el Premio de la Crítica de Ciencias Sociales. Sigue leyendo

Sobre los oficios de la alabanza. Por José Martí


La generosidad congrega a los hombres, y la aspereza los aparta. El elogio oportuno fomenta el mérito; y la falta del elogio oportuno lo desanima. Sólo el corazón heroico puede prescindir de la aprobación humana; y la falta de aprobación mina el mismo corazón heroico. El velero de mejor maderamen cubre más millas cuando lleva el viento con las velas que cuando lo lleva contra las velas. Fue suave el yugo de Jesús, que juntó a los hombres. La adulación es vil, y es necesaria la alabanza. Sigue leyendo

Martí: “El que no ve en la vida más que un mercado…”


“[…] – el que no ve en sus capacidades una misión de abnegada tutela de las capacidades inferiores, sino un instrumento eficaz para perturbarlas y dirigirlas en provecho propio; – el que usa para sí lo que no recibió de sí, y no pone en la humanidad, sino que la corrompe y confunde; – el que no ve a los hombres como hermanos en desgracia a quienes confortar y mejorar, aun a despecho suyo, sino zócalo para sus pies, sino batalla de orgullo y de destreza, sino la satisfacción de aventajar en ardides y fortuna a sus rivales; – el que no ve en la vida más que un mercado, y en los hombres más que cerdos que cebar, necios a quienes burlar, y a lo sumo fieras que abatir; – el que del genio tiene lo catilinario, cesáreo y luz bélica, y no lo humanitario y expansivo; – el que, como lisonja suprema a los hombres, cae en sus faltas y se vanagloria de ellas, – ése tendrá siempre la casa llena de clientes, y entrará en los combates seguido de gran número de partidarios.[…] Sigue leyendo

EEUU: La hora del cieno hasta los arzones de las sillas.


Es recia, y nauseabunda, una campaña presidencial en los Estados Unidos. Desde mayo, antes de que cada partido elija sus candidatos, la contienda empieza. Los políticos de oficio, puestos a echar los sucesos por donde más les aprovechen, no buscan para candidato a la Presidencia aquel hombre ilustre cuya virtud sea de premiar, o de cuyos talentos pueda haber bien el país, sino el que por su maña o fortuna o condiciones especiales pueda, aunque esté maculado, asegurar más votos al partido, y más influjo en la administración a los que contribuyen a nombrarlo y sacarle victorioso. Sigue leyendo

De lo “posible” se sabe demasiado. Por Carlos Luque Zayas Bazán


Paralelamente al examen popular de los documentos rectores recientemente emanados del Congreso del Partido Comunista, se han ido publicando en los medios digitales diversas propuestas que desean influir, posicionar y marcar la agenda de los cambios en curso. Son diversos los actores, como sin duda también de muy distinta índole las intenciones implícitas, o las admitidas y expresadas con claridad. Se diferencian claramente los participantes en ese debate ciberespacial: los que se alinean sin dudas con la Revolución, sin hagiografías triunfalistas pero sí con posturas críticas constructivas, de los que declaran admitir la legitimidad de la Revolución y su actual gobierno pero la valoran algo menos que ya inoperante y fracasado. Sigue leyendo

Las dos Américas alcanzan su definición mejor. Por Iroel Sánchez


El 15 de diciembre de 1894  escribía José Martí en las páginas del periódico Patria un artículo titulado “Honduras y los extranjeros”. Allí decía: 

“En América hay dos pueblos, y no más que dos, de alma muy diversa por los orígenes, antecedentes y costumbres, y sólo semejantes en la identidad fundamental humana. De un lado está nuestra América, y todos sus pueblos son de una naturaleza, y de cuna parecida o igual, e igual mezcla imperante; de la otra parte está la América que no es nuestra, cuya enemistad no es cuerdo ni viable fomentar, y de la que con el decoro firme y la sagaz independencia no es imposible, y es útil, ser amigo. Pero de nuestra alma hemos de vivir, limpia de la mala iglesia, y de los hábitos de amo y de inmerecido lujo.” Sigue leyendo