No puede sentirse uno más feliz en la tierra. Por Luis Alberto González Nieto


El 23 de marzo de 1988 marcó la derrota definitiva del Apartheid, como bien reconoció Nelson Mandela. Ese día las tropas sudafricanas cayeron estrepitosamente ante las fuerzas cubano-angolanas en Cuito Cuanavale. Mi amigo Nieto, compañero en aquella gesta, me ha enviado este texto, y lo más importante, ha tenido la oportunidad de visitar aquellos lugares 18 años después en lo que llamábamos la dirección Menongue-Cuito para darme mucha envidia.  Sigue leyendo