Macri, una mala persona. Por Ángel Guerra Cabrera


Mauricio Macri prometió acabar con el “cepo” cambiario kirchnerista y lo suprimió no más llegar a la presidencia. Pero ahora, aunque acotado, termina su mandato reinstaurándolo. Sin embargo, no para proteger las reservas internacionales y la economía popular, como era el caso con Cristina Fernández de Kirchner(KFK). Al contrario. El gobierno macrista ha llevado al país a una situación límite. Default o cesación de pagos, palabras malditas ahora traducidas eufemísticamente por los tecnócratas como “reperfilamiento” de la deuda y una devaluación acumulada del peso al cierre de agosto de 304 por ciento. Argentina, que estaba desendeudada y con inflación controlada en el gobierno de CFK ha pasado a ser uno de los países más endeudados del planeta, con las más altas tasas de interés, la segunda mayor inflación, el mayor riesgo país y una de las más acentuadas caídas del PIB. Todo ello significa una enorme pérdida en los ingresos de las mayorías, pobreza, cuando no indigencia de millones, hambre de niños y ancianos. Asombroso, multitud de personas con trabajo malcomen una o dos veces al día. A la vez, la desenfrenada especulación financiera, los privilegios fiscales y en el uso de divisas que conservan los capitales concentrados han propiciado un enriquecimiento obsceno de una pequeña elite local e internacional, comenzando por Macri y los miembros de su gabinete. No ha de extrañar que el objetivo del cepo cambiario macrista, a diferencia del de CFK, sea crear otro mecanismo para continuar facilitando la fuga de capitales, como lo denunció el miércoles 4 el periodista Horacio Verbitsky. Sigue leyendo

¿Prólogo de una nueva historia? Por Pedro Pablo Gómez


Los hechos que se están desarrollando en la actualidad en la república de Argentina muestran la realidad de lo que ocurre cuando el sector más reaccionario de la sociedad recupera la conducción del país y en este caso, avalado por el triunfo electoral, lleva a la presidencia a una persona como Mauricio Macri. Sigue leyendo

¿Quién gobierna en Argentina? Por Iroel Sánchez


Muchas veces se ha dicho que se puede tener el gobierno pero no el poder, si antes era así, en un contexto en que este último se ha ido trasladando a los grandes medios de comunicación y sus financistas, esa afirmación se ha vuelto más real que nunca. Sigue leyendo

Las deudas de Macri. Por Pedro Pablo Gómez


Todos los denominados políticos en el mundo occidental, en su camino de ascenso a un título presidencial, hacen numerosos compromisos con los denominados lobbies de cabildeo, para su apoyo ya sea de orden político o económico, el caso del actual elegido presidente en la república Argentina, Mauricio Macri no  es la excepción de la regla. Aparte de sus compromisos con su clase social, la burguesía nacional y sus pactos con otras tendencias, hubo uno que marca claramente sus proyecciones actuales, los que hizo con el importante lobby judío establecido en ese país. Sigue leyendo

Argentina: convertir el revés en victoria. Por Ángel Guerra Cabrera


La derrota del Frente para la Victoria en la segunda vuelta electoral es un indiscutible batacazo a las fuerzas auténticamente transformadoras de Argentina y un golpe considerable al proceso emancipador iniciado en 1998 en América Latina y el Caribe(ALC) con la elección de Hugo Chávez a la presidencia de Venezuela.

No pretendo en un artículo y sin haber compartido en primera línea con los sectores populares del país del Plata realizar el balance de errores y aciertos que solo a ellos corresponde hacer. Intentaré humildemente hacer algunas consideraciones que acaso sirvan para estimular el debate en el seno de la izquierda argentina, latino-caribeña y de los gobiernos posneoliberales de nuestra América sobre las lecciones que podemos derivar de este acontecimiento. Sigue leyendo

Los enviados de Macri a Cuba: ¿Carromeros porteños?


Iroel Sánchez
Pedro Robledo junto a Mauricio Macri.

Pedro Robledo junto a Mauricio Macri.

En febrero de 2011, el gobernador derechista de la ciudad de Buenos Aires fue cuestionado por enviar policías argentinos a entrenarse en lo que organizaciones de derechos humanos estadounidenses califican como “la Nueva escuela de las Américas”.

El diario porteño Página 12 recordaba entonces que no era la primera vez:

Sigue leyendo