De derechos, oposiciones y activistas políticos. Por Karima Oliva Bello


En honor a Marielle Franco, quien un 14 de marzo de 2018, hace justamente dos años, fue brutal e impunemente asesinada, por ejercer su derecho y alzar la voz en defensa de los más pobres. Cuando la oposición a un sistema es digna.

La primera vez en mi vida que vi una movilización social como acto de protesta política fue en octubre de 2014. Estaba de visita en México y, desde la ventana del Hotel donde me hospedaba, en el mismo centro de la Ciudad, a dos cuadras exactas del Zócalo, vi avanzar una multitud interminable de personas de todas las edades, que se dirigían, imparables, hacia la emblemática plaza en la que se ubica el Palacio de Gobierno. No alcancé a ver dónde concluía la aglomeración. La calle apenas la contenía. Temblaban las paredes de esos predios antiquísimos, medio hundidos en el asfalto, sobre el lago. Sigue leyendo

La Revolución mexicana, el movimiento muralista y la escritura de Alejo Carpentier (1). Por Patricia Pérez Pérez


“Aquí, la Revolución, (acaso fallida, acaso más lograda de lo que se creía: habría que esperar antes de emitir un juicio certero), después de hacerse carne en tierras bien embebidas de sangre – sangre de legítimos ancestros y sangre de intrusos – se había trepado a las paredes”.

      1. Carpentier, La consagración de la primavera, 1978.

No se puede hablar hoy del arte del siglo XX sin hacer referencia a una corriente pictórica que encuentra sus raíces en el pasado de México y en su Revolución: el llamado movimiento “muralista”. Libre de modelos importados, esta expresión latinoamericana en la pintura nació de la necesidad de representar al hombre mexicano en su contexto, confiriéndole así una dimensión universal[2]. Resulta igualmente imposible estudiar la obra de Alejo Carpentier sin considerar la importancia que la Revolución Mexicana y el Muralismo adquirieron en su concepción del ser americano y su expresión creadora. Sigue leyendo

AMLO: mensaje desde La Habana. Por Ángel Guerra Cabrera


Donald Trump proclama en un trino su apoyo a Jeanine Añez, augusta sirvienta del imperialismo en Bolivia. La hasta hace poco desconocida senadora, hoy se sienta en el vetusto Palacio Quemado gracias a un golpe de Estado digitado desde Washington con el apoyo del jefe del ejército boliviano. Según Trump, la autoproclamada “trabaja para asegurar una transición democrática y pacífica a través de elecciones libres”. Y cierra su mensaje con la olímpica afirmación:  ¡Estados Unidos está  con los pueblos de la región por la paz y la democracia¡  Sus palabras llevan el sello de Mauricio Claver Carone, su asesor para América Latina en el Consejo de Seguridad Nacional, el mismo imperial y prepotente sujeto que se retiró enfurecido de Argentina cuando tomó conciencia que a unos metros de él, ¡horror!, se encontraban Jorge Rodríguez, ministro de información de la chavista Venezuela y el ex presidente de Ecuador Rafael Correa, quienes también asistían a la posesión del presidente Alberto Fernández. Salido de las cloacas de la contrarrevolución de Miami, es seguro que a Claver-Carone le molestara aún más la presencia de Miguel Díaz-Canel, presidente de Cuba. Solo que como comenta un compatriota y colega, haberse quejado de eso habría sido demasiado humillante para el enviado de Trump. Sigue leyendo

Evo, el golpe y México. Por Ángel Guerra Cabrera


El recibimiento de Evo Morales como refugiado político por el gobierno de AMLO hace resplandecer la política exterior mexicana de soberanía, autodeterminación y asilo a los perseguidos políticos en proceso de rescate por el tabasqueño. Fue emotivo escuchar a Evo expresar “López Obrador me salvó la vida”. Y es que en realidad, su vida pendió de un hilo desde que los principales jefes militares y policiales golpistas de Bolivia le “sugirieron” renunciar hasta que pudo abordar el avión de la Fuerza Aérea Mexicana que lo trajo al Anáhuac.  Durante las décadas neoliberales la diplomacia de México fue gradualmente perdiendo independencia y se subordinó a los designios de Washington.  Sobresalen en aquella época las desleales actitudes   del presidente Ernesto Zedillo en relación con Cuba, antes y durante la IX Cumbre Iberoamericana celebrada en La Habana(1999); el grotesco “comes y te vas” del presidente Vicente Fox a Fidel Castro, que puso en el más absoluto ridículo al guanajuatense(2002). Luego vendría el triste papel, otra vez de Fox, de enfrentarse junto a Bush a la mayoría de América Latina y el Caribe en un desafortunado intento de defender el neoliberal Acuerdo de Libre Comercio para las Américas(ALCA), derrotado ignominiosamente en Mar del Plata(2005) por una insubordinación de los presidentes progresistas dentro de la Cumbre de las Américas, principalmente Néstor Kirchner, Hugo Chávez, Lula da Silva y Tabaré Vázquez.  Mientras, en las calles, protestaba contra el intento bushista una gran movilización convocada por los movimientos populares, cuyo líder más notable era Evo Morales, entonces por llegar a la presidencia de Bolivia. Pero tal vez nada colocó al Estado mexicano en una tesitura tan bochornosa y obsequiosa hacia Washington   como su ingreso al Grupo de Lima(2017) y el haber asumido una actitud de abierta hostilidad hacia Venezuela bolivariana durante el gobierno de Enrique Peña Nieto.   Sigue leyendo