Inquisición en Miami, la película (video)


José Manzaneda*

Turba en Miami repudia declaraciones de elogio a Fidel de Ozzie Guillén. Foto: "El Nuevo Herald"

La ciudad de Miami nos enseña, una vez más, en qué consiste la libertad de expresión (1). El venezolano Osvaldo Guillén, entrenador del equipo de beisbol Los Marlins de Miami, declaraba a la revista Time, que ama a Fidel Castro, y que lo respeta.

La maquinaria político-mediática no se hacía esperar. Televisiones, radio y periodicos de la citada ciudad arremetían contra el entrenador. Recibía numerosos insultos y amenazas (2). El alcalde del condado de Miami-Dade, Carlos Giménez, pedía su destitución, y se organizaban concentraciones de repudio por parte de la extrema derecha de origen cubano.

Finalmente, el equipo decidía sancionarle con cinco partidos por sus declaraciones, emitía un comunicado de condena de sus palabras y obligaba al entrenador a convocar una rueda de prensa.

Sigue leyendo