Omitir, negar y evitar: la troika de la manipulación. Por Carlos Luque Zayas Bazán


Pedro Monreal (desde ahora PM), se embarca en un fatigoso inventario cronológico de artículos publicados en el blog La Pupila Insomne con el peregrino objetivo de  atribuirles la invención y uso del término centrismo a los autores de los textos que han abordado un fenómeno político e ideológico que existe sustantivamente. Se supone, por lo tanto, que el autor no pretenda negar la existencia en sí misma de los posicionamientos que se denominan del centro político. Pero si no lo niega, entonces dedicar esfuerzos a la arqueología de su uso local-insular es un ejercicio poco menos que inútil. Porque como advierte Enrique Ubieta el asunto de su nominación es irrelevante si no fuera porque necesitamos conceptuar las ideas. Sigue leyendo

Un trabajo referativo de primer semestre. Por Iroel Sánchez


Recuerdo, cuando estudiaba primer año en la Universidad, la tarea tras concluir el primer semestre:  un trabajo, referativo se le llama, donde se debe hacer gala de búsqueda bibliográfica, con abundantes referencias a publicaciones y autores.  Sigue leyendo

Los economistas, el abrelatas y los taxistas. Por Desiderio Navarro


En la tarde y noche del pasado día 20 de diciembre, circulé una nueva entrega de Meditar, consistente en el artículo “La reacción como progreso: Los economistas como intelectuales”, del sociólogo húngaro József Böröcz, en una traducción mía del inglés, acompañada de una breve nota inicial. Ya a la mañana siguiente, supe que ambas habían sido reproducidas por Iroel Sánchez en su blog La pupila insomne (https://lapupilainsomne.wordpress.com/2016/12/21/meditar-la-reaccion-como-progreso-los-economistas-como-intelectuales-de-jozsef-borocz-por-desiderio-navarro/). Y, dos días después, sobre la base de esa reproducción, ya el economista cubano Pedro Monreal publicaba en Cuba Posible un artículo titulado “Los economistas, sus detractores y el abrelatas” (https://cubaposible.com/los-economistas-detractores-abrelatas/) y consagrado a debatir con supuestos detractores de los economistas en general, y de los cubanos en particular, a propósito de los textos reproducidos en La pupila insomne. Sigue leyendo