El Señor Nobel


Mario Goloboff

No está mal; sin más, la Academia de Estocolmo parece querer retornar a lo obvio: conceder el Premio Nobel de Literatura a un gran autor de una gran obra literaria. Y por ello acaban de otorgárselo al poeta Tomas Tranströmer, de nacionalidad sueca. Eso sí, poco menos que un completo desconocido para el gran público argentino. Por lo tanto, nadie aquí ha de entusiasmarse o embanderarse con él, nadie ha de tomarlo como estandarte, nadie osará en estas tierras blandirlo contra los totalitarismos del continente o contra los populismos en América latina ni tampoco Sigue leyendo