Existe un solo Santiago Álvarez Magriñá y es un terrorista de Miami. Por Edmundo García