Por México. Por Teresa Melo


Un mensaje reciente del amigo patriota Juan Carlos Calzadilla enciende recuerdos. Como todos, leí sobre los sucesos en El Paso; como otras veces y ante hechos similares, me he dolido y angustiado. Vienen a mí los días de mi primer viaje a México, al Encuentro de Mujeres Poetas en el País de las Nubes en la bella región de Oaxaca, pequeñitos pueblos que guardan tradiciones, en los que me sentía admirada y conmovida, y también un poco avergonzada de que nos brindaran TODO lo que tenían en atenciones y comidas y nosotras (yo) tuviéramos tan poco que ofrecer, a no ser la poesía en sus muchas voces y maneras. Sigue leyendo

Bullying literario. Por Teresa Melo


Así como hace años hablé de los “cubanólogos” que no sabía en qué kilómetro del mar entre Cuba y Estados Unidos se graduaban, para sentirse los únicos autorizados a hablar de los que vivimos en la Isla, me sorprende hoy no saber en cuál kilómetro del mismo recorrido está la escuela de letras que gradúa a tanto crítico literario, sin haber estudiado jamás e incluso sin saber nada de literatura. Más penoso, por cierto, cuando sí saben.
Es curioso que faltando pocas semanas para el Congreso de la Uneac los “críticos” ¿estudien y denigren? ahora el poema de Miguel Barnet “La política”, publicado en el periódico Granma, como lo hicieron antes con el texto “Empujando un país”. Sigue leyendo

Palabras que debo a mis amig@s por mi hija, por La estrella de Cuba, por tanta poesía compartida, por amor a Cuba, por hacerme mejor persona, por mi. Por Teresa Melo


En 2003 Ediciones Unión, de la UNEAC, publicó la compilación “Siglo pasado” de Norberto Codina, que agrupaba crónicas aparecidas durante un año en la revista La Gaceta de Cuba. Un número grande de escritores y artistas de todo tipo y edad fuimos invitados a escribir sobre un año del siglo que terminaba que hubiera marcado nuestras vidas de algún modo: fui la única que elegí 1988. No haré la historia completa, como no la hice en el programa de Amaury Pérez. Pero de muchos modos, escribir sobre lo vivido con otros amigos escritores en la librería El Pensamiento, de Matanzas, me libró de fantasmas que no quería arrastrar por la vida. Y aquí estoy en mi Cuba, como están casi todos los implicados, trabajando por un país que no estamos dispuestos a regalar, pero tampoco a contribuir a que no se parezca a nosotros. La diferencia es que ese año, ante un acto de violencia contra escritores, acudimos a instituciones en las que creemos, y no me fui, en lo personal, a hablar en ningún tribunal internacional, como me invitaron, contra Cuba. Sigue leyendo

Silvio. Por Teresa Melo


Crecí escuchándolo y cuando escribí mis primeros poemas quería escribir como él. Recuerdo que se rieron de mí un poquito porque en la primera entrevista de mi vida dije que él era el poeta que más me influenciaba. Un mediodía de años después, en un descanso de actividades de Feria del Libro, compartíamos con Iroel Sánchez, hermano, entonces su presidente, y hablábamos de nuestras afinidades por Silvio: de Iroel fue la idea y un año después León Estrada, Reynaldo García Blanco y yo presentábamos en La Habana la antología “Silvio: te debo esta canción”, con numerosos poemas inspirados en temas de nuestro trovador. Sigue leyendo

Atrapados por el odio. Por Teresa Melo


Hace años, en un evento en el extranjero, una participante dijo que los artistas cubanos éramos muertos de hambre. Respondí que como al saber que estaba muerta pedía disculpas porque les hablara un cadáver. Aquella ni siquiera conocía Cuba. Suerte que luego fuimos adonde un joven trovador me dedicó su concierto con canciones de Silvio. No lo olvido, café Melancolía. No hay posibilidad de diálogo con los atrapados en el odio fanático. Sigue leyendo