Los supuestos de AFP


Iroel Sánchez

Hillary Clinton saluda a Hashim Tachi, Primer Ministro de Kosovo

«Comienza, que no tenemos mucho tiempo», le ordenaron después de darle un bisturí. «Puse mi mano izquierda sobre su pecho y comencé a cortar. (…) La sangre brotó».

«Desde que empecé a cortar se puso a gritar pidiéndonos que no lo destrocemos, que no lo matemos, y luego perdió conocimiento. No sé si se desmayó o estaba ya muerto, pues yo no era el mismo».

Sigue leyendo