La respuesta de Cuba a Trump. Por Iroel Sánchez


Cuando Donald Trump ganó las elecciones presidenciales en Estados Unidos, la maquinaria que busca la confrontación entre Washington y La Habana aprovechó el anuncio de unos ejercicios militares programados con años de antelación en Cuba para decir que de tal talante era la respuesta de la Isla al cambio de gobierno en su vecino del Norte. 

Pasados cuatro meses de la mañana en que nos despertamos con la noticia de que el Sr Trump ocuparía la Casa Blanca, lapso en el cual ha tenido acercamientos a los sectores que en Miami se empeñan en derrocar al gobierno cubano y varios de sus voceros han anunciado se someterá a revisión la nueva política hacia Cuba desarrollada por la administración de Barack Obama, las respuestas que ha venido dando el gobierno de La Habana son de un carácter muy diferente a las anunciadas por quienes intentaron convertir un ejercicio militar ordinario en un gesto más cercano a la “guerra preventiva” de George W. Bush que a la política exterior cubana. 

Desde entonces la participación del Presidente cubano, Raúl Castro, tanto en la cumbre de la Comunidad de Estados de Latinoamérica y el Caribe (República Dominicana, 25 de enero) como del ALBA (Caracas, 5 de marzo) reiteró las posiciones históricas de Cuba en América Latina desde el triunfo de la Revolución en 1959, todas de carácter antiimperialista, al tiempo que en el primer evento, a la vez que expresó la “voluntad de Cuba de continuar negociando los asuntos bilaterales pendientes con Estados Unidos, sobre la base de la igualdad, la reciprocidad y el respeto a la soberanía y la independencia de nuestro país, y de proseguir el diálogo respetuoso y la cooperación en temas de interés común con el nuevo gobierno del presidente Donald Trump”. Sobre el contexto regional Raúl afirmó diplomáticamente en Dominicana que “sería deseable que el nuevo gobierno de Estados Unidos opte por el respeto a la región, aunque es preocupante que haya declarado intenciones que ponen en riesgo nuestros intereses en las esferas del comercio, el empleo, la migración y el medio ambiente, entre otras”.

En Caracas, ya después de los acercamientos de Trump a Miami, el discurso del presidente cubano expresó que:

“La nueva agenda del gobierno de los Estados Unidos amenaza con desatar un proteccionismo comercial extremo y egoísta que impactará la competitividad de nuestro comercio exterior; vulnerará acuerdos ambientales para favorecer los ingresos de las transnacionales; perseguirá y deportará migrantes generados por la desigual distribución de la riqueza y el crecimiento de la pobreza que provoca el orden internacional impuesto.”

Y sobre el muro que se ha vuelto el tema proa de Trump para América Latina añadió en una parte muy aplaudida de su intervención: 

“El muro que se pretende levantar en la frontera norte de México es una expresión de esa irracionalidad, no solo contra este hermano país, sino contra toda nuestra región. Expresamos la solidaridad de Cuba con el pueblo y gobierno mexicanos. La pobreza, las catástrofes, los migrantes no se contienen con muros ), sino con cooperación, entendimiento y paz.”

Cinco días después, en La Habana, sesionaba el Consejo de Ministros de la Asociación de Estados del Caribe (AEC), donde Cuba lanzaba dos iniciativas  aclamadas por los países insulares de la región, relacionadas con la estrategia de respuesta al cambio climático y la articulación de la transportación de cargas y pasajeros entre esas pequeñas islas. Allí, en presencia del presidente Raíl Castro, el canciller  cubano Bruno Rodríguez afirmó: “Ante los muros que hoy pretenden levantarse, nuestra opción deberá seguir siendo la de la unidad, la solidaridad y la complementariedad, en aras de la defensa de los más legítimos intereses de nuestros pueblos”. 

El canciller del gobierno mexicano -que está muy lejos de ser de izquierda y coincidir ideológicamente con las posiciones cubanas- asistió a la reunión de la AEC y agradeció “el respaldo del pueblo hermano de Cuba”. 

Y cuando la reinserción de los ex guerrilleros de las FARC-EP como parte de los acuerdos de paz en Colombia es un problema pendiente, Cuba anunciaba el 10 de marzo el ofrecimiento de mil becas a miembros de las FARC y víctimas del conflicto armado más largo del continente y ayudaba así a otro gobierno en las antípodas ideológicas del cubano a enfrentar exitosamente un complejo camino aun plagado de dificultades. 

Paralelamente, en las últimas semanas, varios congresistas norteamericanos de ambos partidos y el Presidente de la Cámara de Comercio de EE.UU. han sido recibidos por autoridades cubanas y abogado públicamente por continuar avanzando en las relaciones bilaterales. Como ha explicado la académica británica Emily Morris, no son pocos los que en Estados Unidos piensan que si la administración Trump adopta una línea dura, perjudicará a los emprendedores emergentes más que al estado, al tiempo que se reforzarán los esfuerzos de Cuba para encontrar nuevos socios en otros lugares, perjudicando los intereses de las empresas norteamericanas. 

En resumen, las primeras acciones del nuevo gobierno estadounidense hacia América Latina han fortalecido las posiciones cubanas en la región y, sin descuidar su defensa, Cuba ha dado inteligentes respuestas que no han sido de orden militar sino políticas y diplomáticas y la han colocado una vez más a la cabeza de los más importantes procesos que interesan a los países latinoamericanos. 

(Al Mayadeen)

 

 

 

 

 

7 pensamientos en “La respuesta de Cuba a Trump. Por Iroel Sánchez

  1. ´´El incremento del gasto militar de Trump responde a que quiere convertirlo en una “baza de negociación” de su plan para expandir las oportunidades económicas estadounidenses

  2. Nuestra política exterior es invariable y los principios no se negocian, hay que mantener la coherencia entre el discurso y lo que decidimos, muy responsables en cada paso que se de con este astuto enemigo al cual no debemos subestimar, el gobierno Revolucionario, nuestro General Presidente saben lo que hacen!!!

  3. A tal grado ha llegado el sometimiento y servilismo de los Estados Unidos Mexicanos a las políticas y designios de su vecino norteño que las organismos policiales y de inteligencia yanquis llevan la voz cantante en materias de orden interior y seguridad dentro de ese país, y toman decisiones en asuntos que competen únicamente a los mexicanos. A cada rato se producen incidentes bochornosos como el que aparece a continuación:

    El sociólogo y politólogo argentino Atilio Borón dio a conocer que fue detenido durante casi tres horas el pasado miércoles en el aeropuerto Internacional de la Ciudad de México debido a una “alerta”.

    Al entrar al país con un vuelo de la empresa Aeroméxico, con el fin de asistir al XXI Seminario Internacional “Los partidos y una nueva sociedad”, fue detenido por las autoridades migratorias porque tenían que verificar una “alerta” que saltaba en la computadora cuando se registró su entrada a México.

    “Bajé del avión y cuando hice migraciones una funcionaria me dijo que me tenía que mandar a una oficina aparte que había ahí al costado de donde estábamos, porque tenían que interrogarme para chequear conmigo una información y saber datos complementarios míos. Me hicieron llenar un formulario y me preguntaron dónde trabajaba, dónde vivía, quién me invitaba a México, quién pagaba el pasaje, dónde me alojaba, etcétera. Llené ese papel, les tuve que dejar el pasaporte que lo fotografiaron hoja por hoja y me tuvieron casi tres horas, sin explicación”, aseguró Borón.

    A su vez, el intelectual comentó que no podía llamar a nadie, ni hacer uso de su teléfono celular durante el tiempo que estuvo retenido, hasta que logró finalmente avisar a los organizadores del evento, el Partido de los Trabajadores (PT) de México, que estaba allí demorado. Entonces dos senadores del PT fueron al aeropuerto, hablaron con autoridades y Borón fue liberado. Luego, relató Boron, le informaron que cada vez que él quisiera entrar a México, iba a presentarse la misma “alarma”.

    “No podían decirme por qué estaba ahí, claramente no lo sabían, pero me dijeron que tardaban mucho porque tenían que chequearlo allá e hicieron un gesto con la mano señalando hacia arriba. La pregunta final que me hicieron es si tenía un problema con la justicia de Estados Unidos. No sé de que se me acusa aunque tengo una intuición pero no puedo manifestarla por razones obvias”, dijo Boron, quien agregó que forma parte de una lista que tiene Estados Unidos donde también está la dirigente comunista colombiana, Gloria Inés Ramírez, a quien le sucedió lo mismo el miércoles previamente.

    Ramírez, de Marcha Patriótica, padeció a su vez la misma situación en un viaje a Cuba, cuya escala fue en la ciudad de Panamá. En esa nación centroamericana fue interrogada por sus actividades y militancia política. Al mismo tiempo, Boron contó que el año pasado, también había tenido un episodio similar, en el que le pidieron el pasaporte (que fue fotografiado con un celular) y con la diferencia de que fue más breve (por 20 minutos) y que aquella vez lo había interrogado gente armada.

    Véase: El Sociólogo Atilio Borón, Interrogado en México
    Detienen a un duro crítico de EE.UU.
    https://www.pagina12.com.ar/27547-detienen-a-un-duro-critico-de-ee-uu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s