Dos años de embajada estadounidense en Cuba. (Respuestas a El Colombiano)


A raíz de cumplirse dos años de la apertura de la embajada de Estados Unidos en Cuba, el periodista Daniel Felipe Armirola Ricaurte, redactor del periódico El Colombiano, me envió un cuestionario, estas fueron mis respuestas.   Sigue leyendo

EEUU: “Excesos” sistémicos. Por Iroel Sánchez


En su conversación, revelada por el Washington Post, con el Presidente mexicano Enrique Peña Nieto, Donald Trump dio una de las claves de su comportamiento:

“Tengo que hacer que México pague por el muro. He estado hablando de ello durante un periodo de dos años”

Y ante la respuesta de Peña Nieto en el sentido de que seguiría oponiéndose al muro respondió: 

“Pero no puedes decir eso a la prensa. La prensa irá con eso y es algo que no podría soportar”.

Tal vez ahí esté la clave para comprender al actual gobierno estadounidense de los últimos días de amenazas y más amenazas: Lealtad a sí mismo y obsesión defensiva con lo que dirán sobre él los medios de comunicación. Sigue leyendo

#LaPupilaTv: ¿Murió el marxismo con la caída del Muro de Berlín?


¿Murió el marxismo con la caída del Muro de Berlín? El testimonio de Fidel Castro junto a un profundo análisis de la desigualdad por la economista de OXFAM Rosa Cañete, con la música de Joan Manuel Serrat, Silvio Rodríguez y otros cantautores.

 

Volver a Palabras a los Intelectuales. Por Iroel Sánchez


(Transcripción de la intervención en el espacio Dialogar, dialogar de la AHS, realizado en la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de La Habana)

Gracias por la invitación, gracias por poder estar aquí, en este ambiente más íntimo, y sobre todo por estar sentado al lado de Ana Cairo, yo quisiera callarme para seguirla escuchando. Ana es de esas personas que ha acumulado un conocimiento enciclopédico, no solo sobre la cultura sino también sobre muchas otras cosas, y un tipo de intelectual como ese cada vez escasea más, lamentablemente. Esa calidad, esa visión no solo de lo artístico y literario sino también de lo social, histórico, político, y creo que tenemos que aprovecharla más. Sigue leyendo

Consejos para un buen Oporto*. Por Iroel Sánchez


  1. Cultive las relaciones personales pero solo con los que puedan aportarle visibilidad y más relaciones con gente influyente. Para ello trate de estar en todos los lugares a la vez: En la embajada de los Estados Unidos y en un encuentro de blogueros revolucionarios, en  la “huelga de hambre” donde comen aguacates y en el blog de un intelectual antiimperialista.
  2. Hable constantemente de cuanta causa tenga seguidores y a las que nadie se opone. Todo mezclado: el maltrato animal, un monumento para los médicos internacionalistas, el acceso a internet para todos y el transporte público, así hasta que no quede nadie fuera que le pueda significar un apoyo.
  3. Mezcle, mezcle todo lo posible. Por ejemplo, mezcle a Julio Antonio Mella  con el APRA, que él llamó “Asociación para Revolucionarios Arrepentidos”, o al Che Guevara -que dijo “los términos medios son la antesala de la traición”- con la defensa del “centrismo”
  4. Victimícese, diga que lo persiguen. Desentierre fantasmas, hable de cosas indefendibles que ocurrieron hace más de cuarenta años y asócielas a cualquiera que lo critique a usted. Acuse a sus adversarios de etiquetar, de paso emplee contra ellos etiquetas como “estalinistas”, “extremistas”, “intolerantes”, “Pol Pot tropicales” y, por supuesto, omita, omita hasta el insulto cuando sus correligionarios insulten y amenacen hasta con romper dientes.
  5. Si sus antiguos cofrades quedan desnudos ante verdades evidentes, todo el mundo habla de ellos y no para bien, abandónelos. Escriba y escriba pero sin mencionar el nombre ahora maldito. Pídales que escuchen a José Alfredo Jiménez: “si te acuerdas de mi, no me menciones”
  6. Sea equilibrado. Reclame el derecho de quienes son financiados desde el país más poderoso de la historia, por fondos públicos y privados que superan en varias veces el presupuesto de todos los medios de comunicación cubanos juntos, a hacer uso de estos últimos porque, seguramente pobres de difusión y bolsillo, están en desventaja.
  7. Y mienta, incluso intente ganarse el calificativo de “más mentiroso”. Mienta, que algo queda, como Goebbels le recomendó.

*Oporto solía llamar José Lezama Lima a los oportunistas.